Buscando

Buscando

Buscar trabajo fuera de México

¿Quién no ha querido quedarse a vivir en otra ciudad o en otro país? ¿Te imaginas trabajando fuera de México?

Las vacaciones son esa época del año en la que muchos de nosotros salimos de viaje en búsqueda de climas más cálidos, un poco de descanso y esa relajación que puede traer el estar lejos de casa y de la rutina diaria del trabajo, así como de tener un desarrollo cultural al conocer otros usos y costumbres.. Es también cuando a veces pensamos en cómo sería nuestra vida si tuviéramos que permanecer en el extranjero durante el resto del año.

Trabajar lejos de tu país de residencia es una experiencia sumamente gratificante que podría pasarte por la cabeza. Además, un profesionista con experiencia internacional es más atractivo para contratar ya que seguro domina otro idioma y comprende otra cultura.

Existen varias modalidades para trabajar en el extranjero, desde trabajos temporales que promueve el Gobierno de México, prácticas profesionales en alguna organización multinacional o incluso vacantes de trabajo poco convencionales.

Pero ¡ojo! no se trata solamente de agarrar la maleta e irte a la aventura. Aquí te presentamos algunos consejos para hacerlo.

  • Planear. La única manera de realizar exitosamente un movimiento hacia otro país, hablando de tu carrera profesional, es planeando cuidadosamente todo. Para empezar, si trabajas en una empresa multinacional podrías investigar si hay una oportunidad de que te transfieran a otra oficina en otro país. Si esta no es una opción viable, necesitarás una estrategia de búsqueda de empleo internacional. Si tu sueño es irte a vivir a Dubai y trabajar allá, necesitarás echar mano de todas las herramientas de búsqueda disponibles. Ya sea en línea o tus contactos personales, es recomendable que pienses cómo sacar el máximo provecho para encontrar estas oportunidades. Sitios como Over Seas Jobs pueden resultar de gran ayuda.
  • Realizar una búsqueda concreta. Ok, ya lo tienes claro, te quieres ir a vivir a otro país. Sin embargo, más allá de pensar en que te quieres ir al extranjero, necesitarás pensar exactamente ¿cuál es el trabajo que quieres realizar?. Tener una imagen clara del tipo de trabajo te ayudará a realizar una búsqueda concreta de estas oportunidades y esto evitará que pierdas el tiempo buscando nomás al azar. De la misma forma, el saber qué es lo que quieres hará que tengas una respuesta clara ante la pregunta que seguramente te hará tu posible próximo contratante: ¿por qué quieres trabajar con nosotros? Sería un gran error contestar simplemente “porque quiero vivir en otro país”.
  • Haz la tarea exhaustivamente. Investiga posibles empresas, países y puestos de trabajo y con esta información haz una lista de opciones. Recuerda revisar cuestiones de logística, requisitos particulares de las vacantes, trámites de visa o residencia y cuestiones de idioma. Con esta información descartarás algunas opciones de tu primera lista y te quedarás con una mucho más concreta para empezar a explorar.
  • Hacer un buen CV y carta de presentación. La primera impresión es la que cuenta. Y esta será a través de la lectura de tu CV y de tu carta de presentación (o carta de motivación o motivation letter). En ambos casos necesitarás ser conciso, profesional, pero además necesitarás adecuar tu CV al país de tu elección y a su cultura laboral. Sitios como https://www.livecareer.com/ son una excelente fuente de recursos para pulir estos dos documentos.
  • Dar a conocer tu búsqueda. Como dicen por ahí, no se trata de lo que sabes hacer sino de las personas que conoces. Si nadie se entera de tu búsqueda y nadie está al tanto de tus deseos de irte a trabajar al extranjero, estarás desperdiciando una red impresionante de contactos que te podrían dar ideas e incluso recomendarte. Asegúrate de que todos sepan de tu búsqueda y de cómo quieres darle este giro a tu carrera profesional obteniendo esa oportunidad en el extranjero. Nunca sabes quién puede ayudarte, así que comunícalo.
  • Preparar tu entrevista. Seguramente (si todo avanza bien) serás entrevistado vía Skype, o vía telefónica, algo a lo que probablemente no estás acostumbrado. Así que prepara tu entrevista, practica, grábate si es necesario y vuelve a practicar.

Como toda búsqueda de empleo, necesitarás hacer un seguimiento preciso de todos tus contactos, procesos de aplicación a vacantes, mails, etc.

¿Y si me lanzo a la aventura?

Esta puede ser otra opción para buscar trabajo fuera. Es decir, irte al país de tu elección y hacer la búsqueda de trabajo ahí mismo. Solo toma en cuenta que para realizar esto necesitarás ¡mucha más planeación!. Para empezar necesitas asegurarte que puedes estar viviendo en ese país sin ningún problema económico por lo menos unos 3 meses. Necesitarás llevar contigo todos tus papeles importantes que te podrían pedir en el proceso de reclutamiento.

¡Buena suerte! Si has decidido ir en búsqueda de tu sueño de trabajar en otro país, enfócate al 100% para conseguirlo.

Los empleos mejor pagados

Seguramente no vas a cambiar tu elección de carrera después de leer este artículo, pero echemos un vistazo a aquellas carreras que, de acuerdo a diversos recuentos, fueron las mejor pagadas en 2015. Esto te permitirá identificar tendencias que pueden resultarte útiles si logras aplicarlas a tu desarrollo profesional.

El primer conteo que revisaremos es de Forbes. Es importante considerar que esta medición atiende a la realidad estadounidense, no a la mexicana, pero aún así resulta interesante ver como a pesar de que las mujeres poco a poco van teniendo mayores conquistas laborales, todavía es evidente el rezago y, salvo casos excepcionales, deben conformarse con ganar menos, a pesar de realizar el mismo trabajo que los hombres.

Habiendo hecho estas aclaraciones, te presentamos los 20 empleos mejor pagados para mujeres, según Forbes:

# Empleo % de mujeres en el empleo Ingreso anual promedio
1 Ingeniera de ventas 5% $134,472 dólares.
2 Ocupaciones varias relacionadas con matemáticas y ciencias 67% $128,908 dólares.
3 Astrónoma y física 25% $118,768 dólares.
4 Enfermera anestesista 63% $114,452 dólares.
5 Ingeniera petrolera 25% $104,988 dólares.
6 Farmacéutica 52% $98,904 dólares.
7 Tapicera 9% $95,368 dólares.
8 Ayudante de construcción 4% $92,508 dólares.
9 Técnico nuclear 100% N/A
10 Gerentes en ingeniería y arquitectura 6% $90,168 dólares.
11 Ingeniera eléctrica y electrónica 11% $89,908 dólares.
12 Economista 44% $88,192 dólares.
13 Enfermera 90% $87,464 dólares.
14 Abogada 34% $82,680 dólares.
15 Directora Ejecutiva 26% $81,744 dólares.
16 Ingeniera aeroespacial 15% $80,444 dólares.
17 Socióloga 80% $79,872 dólares.
18 Gerente en Computación y Sistemas de Información 27% $79,508 dólares.
19 Gerente en Ciencias Naturales 56% $79,144 dólares.
20 Mecánica aeronáutica y técnica de servicio 3% $79,040 dólares.

* Tabla elaborada con la información publicada por Forbes http://www.forbes.com/sites/kathryndill/2015/02/09/the-20-best-paying-jobs-for-women-in-2015/

Son aquellas profesiones relacionadas con las matemáticas, las ciencias y las ingenierías las mejor posicionadas en este conteo, a pesar de que también aparecen ocupaciones como la abogacía. Otro aspecto importante a destacar es la especialización y aquí es donde creemos que el revisar este tipo de conteos puede resultarte interesante. No son las enfermeras en general las que están mejor posicionadas en la lista, sino aquellas que están especializadas en anestesia. Lo mismo sucede con las ingenieras petroleras o aeroespaciales, es decir, se trata de encontrar un nicho donde existe una necesidad importante de profesionalización especializada.

Otro rubro importante a considerar, y que en nuestro país muchas veces tendemos a pasar desapercibido, es que por lo menos tres de los 20 empleos mejor pagados son técnicos y/o asistentes. Es decir, atrás quedó el tiempo en que una licenciatura aseguraba un empleo mejor remunerado, el mercado está en permanente cambio e industrias especializadas están dispuestas a pagar salarios sumamente competitivos a aquellos individuos que demuestren las habilidades técnicas requeridas.

En México, el Observatorio Laboral de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social hizo pública la lista de las 10 carreras mejor remuneradas en nuestro país en 2015:

# Carrera Ingreso mensual
1 Finanzas, banca y seguros $22,487.00
2 Química $22,355.00
3 Servicios de transporte $20,281.00
4 Minería y extracción $19,074.00
5 Estadística $18,060.00
6 Medicina $14,490.00
7 Historia y arqueología $13,880.00
8 Ciencias de la tierra y de la atmósfera $13,704.00
9 Arquitectura y urbanismo $13,662.00
10 Construcción e ingeniería civil $13,581.00

Fuente: Observatorio Laboral STPS http://www.observatoriolaboral.gob.mx/swb/es/ola/Top_10_de_carreras

Si, al comparar la realidad estadounidense con la mexicana, la diferencia en salarios es abismal…

En fin, algo que no debemos perder de vista es que el mundo en el que vivimos está en constante cambio, por ello profesiones relacionadas con temas como: biotecnología, cambio climático y genoma humano, cada vez se vuelven más rentables.



Se busca Senior Editor / Music Programmer en Spotify

Aquí les compartimos uno de esos trabajos que no sólo parecen geniales, sino que hace unos años no habría sido posible (al menos no en una plataforma como Spotify). La vacante es para unirse al equipo latinoamericano de Spotify en sus oficinas en Nueva York y el trabajo consiste, fundamentalmente, en la selección y programación de listas para el mercado mexicano.

De manera más detallada, las actividades que el puesto tiene son:

  • Seleccionar y mantener una amplia y variada lista de playlists dedicadas para todo tipo de usuario en México.
  • Presentar y hacer seguimiento de nuevas propuestas y apuestas de programación en México.
  • Escribir artículos y realizar entrevistas respecto a temas musicales y de estilo de vida.
  • Buscar proactivamente usuarios de Spotify que además sean extraordinarios curadores.
  • Analizar indicadores de resultados.
  • Trabajar con el equipo de Programación en Latinoamérica y otros equipos para alcanzar diversos objetivos de contenido.

La vacante es para una persona con experiencia (senior) que pueda entregar resultados desde el inicio, con amplio conocimiento de las diferentes culturas musicales en México, así como de sus mercados y consumo. Se requiere dominio del Inglés y Español a un nivel editorial y capacidad de responder a indicadores. Se espera que la persona que cubra la vacante haya tenido experiencia en programación musical y/o a nivel gerencial en la industria musical o de entretenimiento. Ser un experto es artistas, festivales como el Corona Capital, historia, lanzamientos, influenciadores y relaciones públicas es necesario para el trabajo.

Sin duda, las competencias de análisis de datos, detección de oportunidades de negocio, generación de nuevas ideas, networking y trabajo en equipo serán cruciales para desempeñar bien este trabajo.

Link a la vacante Senior Editor / Music Programmer en Spotify.

¿Introvertido? Estos son los mejores trabajos para ti

Te conviene saber qué tan introvertido eres para saber elegir tu mejor trabajo. ¡No se trata de sufrir!

¿Eres el que sufre cada vez que te dicen que tienes que hacer relaciones o networking para avanzar en tu carrera profesional? Si por ti fuera, ¿preferirías trabajar solo antes que tener que compartir una oficina con cinco personas más?. Para algunas personas la mejor compañía son ellos mismos y eso no necesariamente está mal. Simplemente, cuando estés buscando trabajo, considera qué tan introvertido eres para elegir bien y no sufrir en un trabajo donde no te sientas a gusto.

Afortunadamente hay trabajos para distintas personalidades: por un lado, hay trabajos que son adecuados para las personas que tienden a ser reflexivas y disfrutan de trabajar de manera independiente (introvertidos), mientras que otros trabajos se adaptan bien a las personas que prefieren tener miles de actividades y reuniones sociales (extrovertidos).

Para empezar, ¿qué es ser introvertido?

De acuerdo a la Real Academia Española, la introversión es la condición de una persona que se distingue por su inclinación hacia el mundo interior, por la dificultad para las relaciones sociales y por su carácter reservado.

Un introvertido es aquella persona que se llena de energía estando sola y que cuando está con más personas siente que “pierde o se drena su energía”. El introvertido está más preocupado por el mundo interior, disfruta pensar, explorar sus emociones y sus pensamientos.

Contrario a lo que la mayoría de las personas piensa, un introvertido no forzosamente es tímido. Una persona que es tímida tiene miedo –fobia, aversión- a relacionarse con los demás. Ser introvertido tampoco es sinónimo de ser depresivo, simplemente significa que esta persona necesita recuperar su energía o que simplemente quiere tener tiempo para estar solo con sus pensamientos.

El opuesto a un introvertido es un extrovertido, aquella persona que se motiva mediante la interacción con más personas. Mientras que el introvertido prefiere evitar esas interacciones, el extrovertido las busca para sentirse bien.

Hay distintos cálculos sobre qué porcentaje de la población es introvertida, la mayoría de ellos señalan que aproximadamente la población mundial está dividida en estos dos bandos: los introvertidos y los extrovertidos.

¿Cuáles son algunos rasgos de los introvertidos?, ¿te sientes identificado?

  • Tienen pocos amigos cercanos
  • Escuchan más de lo que hablan
  • Es raro que platiquen con extraños
  • Prefieren las actividades solitarias o con pocas personas
  • Observan las dinámicas antes de participar en ellas
  • Se fastidian rápido después de pasar tiempo con otras personas
  • Sus sentimientos no los comparten con facilidad

El sitio CareerCast, que publica distintas listas de los mejores y peores empleos, publica también una lista de los mejores trabajos para introvertidos. A continuación te presentamos aquellos que seleccionamos y que -según nosotros- podrían aplicar para México.

  • Veterinario o cuidador de animales. Habrá algunos introvertidos que se pueden sentir más cómodos trabajando con animales que con personas.
  • Archivista, capturista, auxiliar administrativo. Por lo general una actividad solitaria que no requiere convivir con muchas personas y que puedes realizar tu solo.
  • Laboratorista clínico o químico. La mitad del tiempo la pasarás haciendo pruebas de manera individual, lejos de compañeros y frente a una computadora.
  • Social Media Manager o community manager. Por más contradictorio que se escuche, todo el trabajo se hace en línea y no necesita mucha interacción con un equipo de trabajo.
  • Editor de video. ¡Lo mejor para un introvertido! Estar detrás de las cámaras y pasar el tiempo cortando y pegando segmentos de videos o películas.
  • Contador. Mantenerte enfocado únicamente en llevar un registro perfecto de gastos y operaciones financieras en una empresa, puede ser el mejor lugar para un introvertido.
  • Traductor, intérprete o escritor. La mayoría trabajan por cuenta propia y requieren poco contacto con muchas personas.
  • Diseñador gráfico. Ideal para los introvertidos-creativos, aunque sí necesitarás hablar en algún momento con tu cliente, la mayor parte del trabajo la realizarás de manera individual.
  • Ingeniero en sistemas, desarrollador o programador. La naturaleza de este trabajo involucra que la mayoría del tiempo estés solo frente a tu computadora ya que la mayor parte de tus interacciones serán con los datos.

¿Se te ocurre alguna otra?, ¡cuéntanos!

 

Competencias transferibles

A cuatro años de haberse titulado en Ingeniería Química y trabajar en un laboratorio multinacional, Valentina se ha quedado sin empleo. El laboratorio fue comprado por otro más grande, y como resultado de la fusión, la plantilla laboral fue recortada en 20 por ciento. Ahora Valentina se encuentra frente a la computadora, preocupada, con una taza de té por un lado. Quiere actualizar su CV para poder aspirar a empleos en varias industrias y empresas. Sin embargo, ¿cómo podría interesarles lo que ella ha aprendido en un nicho tan específico?

* * *

Al comenzar a trabajar, la industria que elijas o en la que entres, o la función que escojas (diseño, finanzas, marketing, RH, administración, etc.,) o en la que te contraten al principio… con el tiempo seguramente se transformará en algo completamente distinto.

  • Si entraste a servicios, probablemente acabarás en manufactura.
  • Si entraste a tecnología, probablemente acabarás en hospitalidad.
  • Si entraste a marketing, probablemente acabarás en recursos humanos.
  • Si entraste a banca, probablemente acabarás en logística.

Las empresas y las industrias están cambiando, apareciendo ¡y desapareciendo! cada vez más rápido. Lo que hoy hacen humanos, mañana hará algún software o robot. Y para supervisar, desarrollar y decidir sobre de los resultados de ese software -o la operación del robot-, tendrá que haber un humano. Por ejemplo, cada vez tenemos más datos sobre consumo y producción, pero eso, a su vez, ha creado una disciplina humana dedicada a la interpretación de ese datos: business analytics, o “big data”. Y aún en las organizaciones que perduran, hay y habrá tantos cambios que nadie podrá garantizarte que, aún si eres excelente en tu función, seguirá existiendo ese empleo para ti a largo plazo. Puedes preguntárselo -por ejemplo- a un diseño gráfico, que hace 20 años hacía trazos a mano sobre de un restirador, luego pasó a hacerlo con algún programa de desktop publishing, y hoy más bien diseña y programa sitios web mientras que sus jefes delegan el diseño de logotipos y papelería a sitios como LogoTournament.com.

Esto significa que deberás enfocarte en competencias transferibles, que puedan emplearse para distintos fines, de ahora en adelante. Hazlo así:

Si estás por elegir carrera: elige una donde quede claro en el plan de estudios qué habilidades obtendrás y cómo éstas podrán ser aplicadas en distintos puestos y/o industrias. Si no lo tienes claro, busca conversar al respecto con algún profesor o representante de la facultad.

Si te encuentras estudiando la carrera: enfócate en obtener habilidades que sean “transferibles”, es decir, aplicables en varias partes. Esto podrás conseguirlo más allá del salón de clases, pues mediante actividades extracurriculares también adquieres liderazgo, capacidad de trabajo en equipo, capacidad de comunicación y otras habilidades necesarias en todas partes.

Si ya te graduaste de la carrera o estás trabajando: busca que tus experiencias profesionales te permitan fortalecer las habilidades “transferibles” que se listan más abajo. Haz de tu ámbito laboral un “gimnasio” donde fortalezcas “músculos” específicos. Escucha y aprende de personas que trabajan en otras partes y ve cómo tus propias experiencias y retos son similares a las suyas.

No todas las habilidades son “transferibles”. La explicación es que cuando haces un cambio de función y/o industria -por gusto o necesidad-, se ven involucradas dos cosas:

Primero, tu conocimiento sobre la industria o función: cuáles son sus procesos, herramientas, actores principales, perfiles de gente o mercados y criterios de calidad;

Segundo, tus habilidades, algunas de las cuales son específicas a esa industria o función -el uso de ciertas herramientas, conceptos y metodologías que no sirven en otro lugar- y otras que puedes llevarte contigo a posiciones e industrias diferentes:  liderazgo, administración de proyectos, metodologías de calidad total, trabajo en equipo, manejo de emociones -tuyas y de los demás-, estadística, el uso de Excel, creatividad, idiomas extranjeros, ventas, manejo de clientes, manejo de proveedores, o diseño organizacional.

Respecto al primer elemento -tus conocimientos-, mucho de esto lamentablemente no será fácil de llevar contigo de una industria o función a otra. Los clientes, proveedores, estándares y procedimientos suelen ser muy diferentes en un área contable que en un área de ventas; en un área de laboratorio que en un área de logística.

Pero en lo segundo -habilidades- encontrarás capacidades que te harán competente estés donde estés. Aquí está la clave para ser laboralmente versátil. Poseer este tipo de habilidades -y saber comunicarlas- también te ayudará a convencer a los reclutadores sobre cómo tu experiencia en una industria o puesto diferente te ayudará a detectar oportunidades para importar prácticas de otros lados, resolver problemas con los métodos de otras partes, o abordar nuevos mercados. Por ejemplo, cómo copiar el programa de lealtad de una aerolínea… en la industria de la hospitalidad; o cómo implementar, en un banco, el estilo de innovación en procesos que se acostumbra en el sector manufacturero.

* * *

Con la ventana de Word abierta, Valentina comienza a teclear. Ha reflexionado que muchas de sus habilidades, aunque hayan sido aplicadas en procesos químicos, le podrían resultar valiosas a otras organizaciones: Análisis de fórmulas y procesos químicos. Organización de experimentos y recolección de datos. Diálogo con clientes para entender sus necesidades y forma de aplicación de los productos. Trabajo en equipo con otros integrantes del laboratorio. Ayuda en la coordinación de procesos de “lluvia de ideas” sobre cómo mejorar un producto. Comunicación de avances y resultados delante de grupos, tanto en español como en inglés. Entrenamiento y supervisión de becarios. Con un poco de adaptación, todas éstas son habilidades que miles de empresas, sin importar su industria, necesitan.

Por último, Valentina se asegura de listar, debajo de su puesto, los logros que reflejan que ella realmente posee dichas habilidades. También incluye actividades extracurriculares, en la universidad y después, que sustentan su destreza en varias de dichas habilidades. Hasta su “servicio social” le resulta útil en este sentido: escribe en su CV cómo su ayuda voluntaria en una asociación consistió en identificar mejoras en su manual de procedimientos.

Tras dos horas de trabajo, Valentina hace clic en “Imprimir” y suelta un suspiro de alivio mientras que la impresora hace su trabajo. Intuye que con este CV, su búsqueda de empleo será mucho más exitosa. Tiene razón.

Tengo una llamada perdida de recursos humanos

recursos humanos

¿Estás buscando trabajo? Entonces seguramente ya te ha pasado que te llama alguien de recursos humanos y no tienes chance de contestar el celular

Dime, ¿qué haces cuando ves la llamada perdida del reclutador?. ¿Entras en pánico y –sin pensarlo- le llamas de vuelta de inmediato? Te contesta alguien y le dices con voz agitada: “tengo una llamada perdida de este número”.

Espérate tantito…¡no le llames tan rápido!

Aunque esto suene como un consejo que te daríamos para ligarte a alguien, es muy en serio: cuando te encuentres en esta situación, NO le llames enseguida. ¿Quéeee? Si.

Ya sé que te mueres por entrar a esa empresa y que darías lo que fuera por ser entrevistado por ellos. Pero tranquilo, la oferta no la van a cancelar si no contestas el teléfono.

Para empezar, tómate unos minutos y piensa de dónde te pudieron haber llamado. Muchas veces en la búsqueda de empleo mandamos tantos CV al mismo tiempo que lo que pasa es que luego ya ni te acuerdas de las vacantes para las que te postulaste.

Una sugerencia previa a este paso es que lleves un registro (nada elaborado, basta con que anotes en una hojita) de todas las vacantes a las que has mandado tu información. Mínimo anota el nombre del puesto, empresa, y fecha en la que lo hiciste. Ya si te quieres ver más profesional y quieres impactar al de recursos humanos cuando te llame, anota también el nombre de la persona a la que le enviaste la información y las características de la vacante o del perfil que están buscando.

Algunos reclutadores de recursos humanos incluso sugieren que no contestes todas las llamadas, es decir, que deliberadamente tengas llamadas perdidas y que con esto  “te des a desear” un poquito.

El tener una llamada perdida de un reclutador puede tener algunas ventajas como:

  • No te agarran en curva. Cuando un reclutador está buscando al candidato ideal para su vacante intentará ponerlo en situaciones donde lo pueda agarrar “en curva” o desprevenido. El marcarle a alguien que no está esperando esa llamada es un momento excelente para conocer un poco más al candidato (más allá de lo que dice su CV) y ver cómo reacciona ante una situación inesperada. Recuerda que es muy lógico que si le interesaste al reclutador o llamaste su atención, te llame para corroborar datos o para preguntarte algo.
  • Puedes prepararte para la llamada. Si no tomas la llamada o la ves como llamada perdida, lo más seguro es que te dejen un mensaje en tu buzón de voz (suponiendo que te llamen a tu celular, claro). Esto te dará una pequeña ventaja a ti para saber quién te llamó y para qué te llamó. También te dará oportunidad de buscar la vacante o la empresa, echarle un ojo y recordar qué fue lo que te gustó de esa vacante antes de regresar la llamada.
  • Puedes revisar tu CV. Si estás buscando trabajo de manera profesional, entonces ya dominarás el “truco” de mandar un CV personalizado a cada vacante de trabajo. Por lo que antes de hacer o recibir la llamada, haz memoria o busca el CV que les mandaste a ellos.
  • Puedes darle el tiempo y trato que necesita. Aunque este tipo de llamada no dura más de cinco minutos, el no contestarla a la primera te dará oportunidad de encontrar un lugar adecuado para llamar: sin ruidos, sin coches, con buena señal de celular, donde te puedas concentrar totalmente y sobretodo donde puedas hablar con total libertad. Esta llamada es igual de importante que todas las demás etapas a las que te enfrentas como candidato. ¡No desaproveches esta oportunidad de hacerlo bien!.
  • Parecer un candidato ocupado. Darle al reclutador una impresión de que eres una persona ocupada es mucho mejor que hacerlo pensar que estás en tu casa acostado viendo la televisión. Cuando lo llames de vuelta puedes decirle algo muy sencillo como “Me estoy reportando a tu llamada. Disculpa que no te pude atender”. Sin mayores explicaciones.

Ahora, ¿contestaste la llamada, no te sientes seguro para recibirla y te están agarrando en curva?. ¡No pasa nada!. También se vale decirle al reclutador algo como: “¿Te puedo regresar la llamada en unos minutos?”. Esto te dará tiempo suficiente para prepararte y tratar de que te salga muy bien. ¿Te ha pasado?

Cómo hacer que te contraten más rápido

hacer que te contraten

Mandas tu CV a todas partes y ¿nadie te llama? Tal vez sea momento de pensar en otra estrategia

Es muy probable que no te importe la forma en que una persona de recursos humanos llene sus vacantes. Si estás buscando trabajo, para ti lo más importante es hacer que lean tu CV y obtener una entrevista. Pero ¿qué tal si te decimos que hay maneras mucho más efectivas para hacer que te contraten más rápido?. La empresa SilkRoad, especialistas en adquisición de talento, acaba de sacar su quinto reporte sobre formas de contratación. Analizaron 1200 empresas y más de 300 mil empleados. ¿Qué encontraron?

Cómo se han llenado las vacantes en este 2016

Lo hemos dicho anteriormente y por lo tanto tal vez no te sorprenda saber que las tres principales fuentes de contratación son:

  • Referencias de los empleados (22%)
  • Motores de búsqueda de empleo (19%)
  • Bolsas de trabajo (12%)

Todo sobre las referencias

Si quieres que te contraten más rápido necesitas conocer gente (networking), que te pueda recomendar o referenciar en alguna vacante que te interese. Esta es la mejor manera de aumentar tus probabilidades de conseguir presentarte a esa vacante como un buen candidato.

Los candidatos con referencias o recomendados tienen más posibilidades de ser contratados, se desempeñan mejor y duran más tiempo en el empleo.

60% de los empleados han recomendado a una persona para una vacante. Mientras que un 38% de los empleados han recomendado 2 o más personas para una vacante.

Si tu búsqueda de trabajo está orientada a empresas de 99 empleados o menos, necesitas saber que el 14% de las nuevas contrataciones fueron realizadas a través de referencias. Las empresas medianas (de 100 a 999 empleados) contrataron así a un 24% de sus trabajadores y las empresas con más de  1000 empleados llenaron el 27% de sus puestos de trabajo a través de referencias. Como verás, no importa el tamaño de la empresa, las referencias pueden hacer que te contraten en cualquier lado.

Motores de búsqueda de empleo y bolsas de trabajo. ¿Cuál es la diferencia entre ellos?

Los motores de búsqueda de empleo incluyen sitios como Indeed y Simply Hired. Estas plataformas lo que hacen es que extraen ofertas de trabajo de diversos sitios o fuentes, incluyendo bolsas de trabajo en línea, anuncios clasificados, y sitios web.

Las bolsas de trabajo incluyen OCC, Monster, Lucas5, LinkedIn, Trabajando y Bumeran (por nombrar algunas). En estos sitios las compañías pagan por publicar sus ofertas de empleo.

Enfoca tu búsqueda

Antes de mandar tu CV a todas las vacantes que “te laten” piensa un poco. Tu búsqueda de trabajo la estás haciendo en línea, por lo que necesitas priorizar y planear cómo vas a invertir tu tiempo en esta tarea. Una manera fácil para empezar con esta estrategia, y pensando sobretodo en que las referencias son la puerta número 1 para entrar a una empresa, necesitas pensar en las empresas que te gustaría trabajar:

  • Investígalas y revisa si tienen oportunidades de vacantes.
  • Después encuentra personas a las que puedas contactar o conocer que trabajen ahí.
  • Contáctalas y cuéntales de lo mucho que te gustaría trabajar ahí y de lo buen candidato que eres.
  • En este punto no importa cuál es el papel o la posición que tenga esa persona. Lo que importa es que se les cuentes los tipos de trabajo y funciones que te interesan. Para que esto lo puedan tener “en su radar” en caso de que surja algo.

La mejor estrategia de búsqueda de empleo es que diversifiques adecuadamente los métodos que utilizas. No te limites a mandar tu CV por mail y esperar que mágicamente todo se resuelva. Esfuérzate, ve por los trabajos que realmente quieres.

17 errores al buscar trabajo sin estrategia

Buscar empleo tal vez sea una actividad común y recurrente para algunas personas, pero generalmente no se realiza mediante una estrategia, sino como acciones aisladas que no conducen al mejor resultado.

El ser humano elige considerar a ésta búsqueda como algo estresante (negativo) o como un reto (positivo). ¿Qué hay de diferencia entre estar en el punto negativo y en el positivo? Varios autores y reclutadores aseguran que esto radica en tener o no una estrategia de colocación laboral. Tener una estrategia permite a las personas colocarse en un empleo que les apasiona y que les reditúa no sólo en lo económico, sino también que complementa todas sus demás esferas de lo humano (espiritual, familia, amistad, profesional, etc).

Cuando las personas no definen una estrategia real de búsqueda de empleo cometen muchos de los siguientes errores:

1. Tomar cualquier empleo que se ponga enfrente- La desesperación muchas ocasiones controla a la persona y sobre todo por cuestiones económicas toma la primer actividad que se le presenta.

2. No definir búsqueda con base en su perfil- Para ser el mejor en algo, debemos tener esas competencias y habilidades, la pasión que te lleve a ese punto. Buscar empleo sin ligarlo a quién eres o qué buscas, es un gran error.

3. Tener un Currículum tradicional- Recuerda que tu currículum es tu carta de presentación.. Presentar un CV de formato convencional te hace ver como uno más de los que envían, recuerda que el CV puede ser tu llave o tu candado a ese empleo. Sugiero no utilizar formatos que ya la mayoría utiliza, sino que tu mismo logres destacar lo mejor de ti en tu redacción, o en tu acomodo, etc. Por lo general los currículos tradicionales no incluyen puntos relevantes como: Manejo de redes, software que manejas, competencias desarrolladas, valores, etc.

4. Considerar que únicamente puedes trabajar en algo en lo que tienes experiencia: El mercado laboral está cambiando, por lo que la experiencia e incluso los estudios no lo serán todo, serán primordiales los valores y las competencias, por lo que puedes definir tu perfil a partir de competencias, no sólo de experiencia o estudios.

5. No generar relaciones públicas- El networking es una estrategia que te permite ser visto o conocido por otros en tus múltiples facetas de vida, no sólo lo laboral, por lo que las relaciones públicas serán fundamentales para que logres una colocación satisfactoria.

6. Creer que empleo sólo existe en las vacantes que se publican en diversos medios- Muchas personas basan sus búsquedas de empleo a partir de la información que las empresas lanzan al exterior a través de bolsas de trabajo, clasificados, etc. Sugiero incluso, si tienes ubicado un lugar donde te gustaría laborar, seguirlo por redes, hacerte presente en eventos y en algún momento mostrar tu interés para integrarte. ¡Aunque no haya vacante!

7. Creer que el tiempo de desempleo es sólo para descansar- El tiempo de desempleo si bien puede ser tomado para descansar un poco, también deberás utilizarlo para invertirlo y prepararte para ese puesto que deseas. Imagina que buscas empleo en el que por lo general te solicitan alto nivel de inglés y no lo estudias, y además comentas que “no tienes suerte porque nunca te contratan”.

8. Olvidar teléfono, correo, redes, etc- Los medios serán de vital importancia para que, después de haber enviado tu CV, los reclutadores se pongan en contacto contigo, pero si no lees correos, ni contestas teléfonos o mensajes en redes, posiblemente se te escaparán varias oportunidades.

9. Agendar cita para entrevista y no presentarte- Entre reclutadores comentamos esta recurrente práctica. Agendas cita para que te entrevisten en una empresa y al final eliges no ir. Es válido retractarse, pero también es válido llamar para cancelar.

10. Tener un bajo nivel de autoconocimiento- En entrevista no sólo los reclutadores revisarán tu currículum, también desearán saber tus capacidades y áreas de oportunidad. Recuerda que es un momento crucial para que “te vendas”, si no tienes ese material denominado autoconocimiento, será imposible venderte o incluso, terminarás vendiendo una persona que no eres tú.

11. Creer que el entrevistador es quien únicamente pregunta- Es una realidad que en las entrevistas de trabajo será necesario que tú también hagas preguntas sobre horarios, sueldo, prestaciones, actividades y demás puntos que consideres importantes para tomar la decisión. Recuerda que no sólo ellos eligen a su candidato ideal, tú también eliges a tu empresa ideal.

12. Vístete para el empleo que deseas- La imagen es algo útil en la cuestión laboral, pero en este punto no hablaré de ello, sino de estar listo en esos días de búsqueda, para que, en caso de que te marquen para alguna entrevista puedas estar casi listo al momento, es decir, bañarte temprano, tener tu ropa limpia y dispuesta, tener agenda que permita hacer algunos movimientos en caso de ser necesario.

13. Creer que tus redes sociales sólo son para cuestiones personales– Cada vez más reclutadores realizan búsquedas en redes sociales por múltiples cuestiones: Identificar algún perfil interesante, contactar a alguna persona, valorar el comportamiento social que tienen los candidatos, etc.

14. No saber escuchar o leer: En este proceso de comunicación entre tú y el entrevistador, debes, además de saber expresarte tanto verbal como no verbal, saber leer y escuchar. Si te mandan algún correo, procura leerlo con calma, y si te queda alguna duda, ponte en contacto y aclara. Así mismo, cuando recibas llamada o estés en entrevista, no interrumpas y permítete escuchar al otro, también tiene información que puede ser de utilidad.

 

15. Hablar mal de tu jefe o trabajo anterior: Recuerda que es válido comentar que no llevabas una buena relación o que el ambiente ya no te era grato, eso es ser asertivo, en caso de que así te hayas sentido. Pero eso no es lo mismo a llegar a hablar mal de tus anteriores experiencias, recuerda que el que habla mal de el otro, puede hablar mal de cualquiera.

16. Renunciar a tu trabajo anterior sin anticipación: Dependiendo del tipo de puesto los días para hacer entrega y por ende, para renunciar, pueden variar, pero generalmente no debería ser menor a una semana laboral. Negocia con la nueva contratante para que te permita hacer las entregas correctas, esto también dará una buena imagen de ti.

17. Mentir para agradar: Si mientes con la intención de “encajar” en el puesto, posiblemente logres entrar, pero a la larga, tú serías el más afectado, tanto porque tu reputación en cuestión de honestidad quedaría mal y porque estás forzando tener un puesto que posiblemente al final del día no será de tu agrado, ya que no tienes el perfil o experiencia necesaria.

Si evitas estos errores, podrás tener mejores resultados en tu proceso de búsqueda laboral.



¿A quién poner como referencia para un trabajo?

referencia para un trabajo

El nivel de importancia que las referencias pueden tener en un proceso de reclutamiento es muy variable. En algunos casos pueden ser casi un mero trámite o que, a lo mucho, sirvan para verificar que eres quien dice ser (y que no debes ser tan mala persona si alguien está dispuesto a confirmarlo). Sin embargo, hay casos donde la referencia para un trabajo puede ser determinante para que lo consigas o, bien, que tenga un impacto en la oferta económica que puedan hacerte.

No conozco una forma infalible de saber qué importancia tienen las recomendaciones en cada caso específico y, como no vale la pena ponerse a adivinar, lo mejor es poner las mejores recomendaciones que puedas. Aquí algunas ideas que te servirán para elegir a esas personas:

1. Contactos profesionales (no amigos).

Lo más importante de una referencia laboral es ¡que conozca tú trabajo! Eso implica que pueda argumentar por qué eres bueno haciéndolo y que incluso tenga ejemplos (así que olvídate de amigos o compañeros de oficina con los que sales de fiesta pero realmente no trabajas tanto). Recuerda, mientras mejor pueda explicar por qué eres indispensable en un equipo de trabajo mejor.

2. Personas con alto nivel de discreción o fuera de tu entono laboral actual.

No siempre se puede ser muy abierto respecto a la búsqueda de una nueva oportunidad laboral. Si ese es el caso, lo mejor es poner referencias externas a tu trabajo actual. Ahora que, si es el único trabajo que has tenido, o de verdad no se te ocurre a nadie externo a quién poner, asegúrate de pedirles discreción al respecto (lo último que quieres es que en tu trabajo se enteren de tu búsqueda por alguien que no sea tú).

3. No pongas a tu tío (sé profesional)

Se ve muy poco profesional que pongas al tío o la prima como referencia laboral. Si tu experiencia es en una empresa familiar siempre puedes poner un cliente. Otra opción es poner alguna referencia académica (muy recomendable si no tienes experiencia profesional aún). Si de verdad no tienes otra opción que poner al tío (algo has estado haciendo muy mal en tu vida profesional) se transparente al respecto con el reclutador.

4. No pongas al presidente de tu país o al CEO de la empresa (con sus excepciones)

Siempre es bueno poner como referencia a la persona con el nivel organizacional más alto. Sin embargo, de nada sirve si no tuviste una relación laboral significativa con la persona (o peor aún, si dado que no te conoce tanto nunca va a atender el mail o llamada). Recuerda, no se trata de presumir con nombres.

Si eres bueno en tu trabajo seguro no tendrás problemas para seguir estos cuatro puntos. Ahora sólo recuerda avisar a las personas que pusiste como referencia, de modo que estén enterados, listos para atender esa llamada e, incluso, preparados para hablar de lo genial que eres en el trabajo.

¿Cuál es tu USP (o por qué deberían contratarte)?

Estás frente a la persona que tomará la decisión de contratarte o no, tu experiencia profesional es muy buena, has logrado comunicar que dominas el área de trabajo y no te imaginas por qué no te contratarían. Te hacen la pregunta “¿ por qué deberían contratarte a ti y no a alguien más?” y por primera vez consideras—lo que parece obvio pero a veces olvidamos al postularnos para un trabajo— que otros podrían tener la misma experiencia y conocimiento que tú.

Una buena respuesta a esta pregunta depende de las competencias de cada persona y varía mucho en función al puesto, área, industria, etc. No hay receta infalible, pero un enfoque útil para responderla está en el unique selling proposition (USP), un concepto de marketing relativo al elemento o consideración que hace a un producto o servicio diferente y mejor que su competencia. El origen del término está en la publicidad e implica el desarrollo de un mensaje que es al mismo tiempo importante para el consumidor que característico del producto cuando se le compara con otros del mercado.

Piensen en cerveza por un momento, una categoría de producto en la que los competidores buscan diferenciarse por características físicas (clara, obscura, lager, ale, de trigo, porter, stout, etc); por métodos de producción (industrial o artesanal); por elementos emocionales o de pertenencia (exclusividad, aventura, entretenimiento, ironía, etc) y por lugar de producción. De hecho, conforme se agota la oportunidad para posicionarse por medio de las características tradicionales de un producto, se vuelve necesario recurrir a consideraciones más allá de éstas que sean importantes para el consumidor. Aquí un buen ejemplo de Mad Men respecto al posicionamiento de una marca de cigarros.

Un potencial empleador, como el consumidor de cualquier cosa, busca reclutar a la persona que, en función a sus requerimientos, le proporcione la mejor oferta de servicios. Por eso es crucial que pienses muy estratégicamente cuál es ese elemento que te hace único y que potencialmente es importante para tu futuro empleador.

Respuestas como “soy súper dedicado y estoy dispuesto al trabajo duro y bajo presión” o hasta “puedo hacer el mismo trabajo por menos dinero que los demás” suelen ser poco afortunadas porque denotan que ni siquiera imaginas cómo podrías aportarle valor a la empresa más allá de cumplir, o, peor aún, que tu único valor es costar menos y no crear más. En otras palabras, si fueras una marca de cerveza serías una que no considera las necesidades del consumidor, ni que éstas pueden cambiar a lo largo del tiempo. Por ejemplo el USP de Domino’s Pizza, “entrega en 30 minutos o menos” que fue exitoso por mucho tiempo, hoy ya no lo es debido a estas razones: 1) cualquiera entrega en ese tiempo y; 2) el consumidor privilegia más otros elementos (calidad, precio, pertenencia local, etc).

Tres elementos que pueden ser muy útiles para determinar tu USP para un potencial empleador son los siguientes:

1. Ponerte en los zapatos del empleador.

Piensa en cuáles son sus problemas a resolver y cómo tus competencias son útiles (más allá de tu conocimiento específico del puesto) para solucionarlos o, bien, considera qué se requeriría de la persona que ocupará el puesto para sobrepasar las medidas de éxito definidas para el mismo de forma significativa.

2. Considerar escenarios adversos.

Plantea escenarios por los que tu futuro empleador elegiría a alguien más en lugar de ti. Esto puede serte muy útil para pensar cómo tus competencias pueden ayudarte a superar la falta de experiencia o conocimiento específico de algún tema (particularmente útil si estás pensando en un cambio de industria).

3. Vincular a resultados

Un USP personal que puede conectarse a resultados específicos en el pasado gana mucho en contundencia, pero también aporta mucho valor cuando puede establecer prospectivamente que impactará en un área de interés significativa para la empresa (considera que no todo lo que importa son utilidades).

Si en el proceso de definir tu USP sientes que te falta información respecto a las necesidades de tu potencial empleador, aprovecha las entrevistas para hacer preguntas que te proporcionen esos datos (sobre todo si es un proceso de varias entrevistas). Otra opción es buscar la opinión de personas con experiencia en áreas similares o, bien, en la industria específica. El tema es no dejar de investigar.



Lo Más Leído

Este 2017 ¡retoma tu carrera!

Ya sea por la necesidad de empezar a generar ingresos, cuestiones de salud, los nuevos estilos de vida o simplemente porque en ese momento...

Redes Sociales

9,071SeguidoresSeguir