pobreza en Mexico

Y no, si piensas que es porque quieren, estás completamente equivocado. La desigualdad en nuestro país provoca que, de cada 10 mexicanos que nacen en pobreza, 7 de ellos nunca lograrán salir de ella. Si se compara con estadísticas de los Estados Unidos, allá la tasa de personas que nunca saldrá de la pobreza es de 4.8 de cada 10; y si lo hacemos con países como Dinamarca o Suecia (los mejores para vivir en el mundo), la tasa disminuye hasta 3 de cada 10 ¿Quieres saber más? Sigue leyendo.

La pobreza se siente cuando abres el refrigerador, y no hay nada para comer.

No eres pobre porque quieres, es porque así naciste

Toda nuestra vida nos han dicho que, si estudias una carrera profesional, si consigues un buen trabajo y si te esfuerzas lo suficiente, entonces alcanzarás el éxito, pero todo ha sido mentira. De acuerdo con el informe El México del 2018: Movilidad Social para el Bienestar del Centro de Estudios Espinosa Yglesias, de cada 100 mexicanos que nacen en el estrato social más bajo, sólo 30 lograrán salir de ella.

Si naces pobre, tienes un 70% de probabilidades de morir pobre. 

Esto es debido a la desigualdad de oportunidades que se presentan en nuestro país, y especialmente, entre las diferentes clases sociales de nuestra población pues, 9 de cada 10 ricos se mantendrán siendo ricos en su vida adulta; aún más específico, sólo el 0.03% de los que nacen ricos, serán pobres en su vida adulta. Así pues, para la mitad de la población en el país, acceder a la movilidad social será todo un reto, por no decir algo imposible.

¿Tiene relación el lugar en el que naces?

Aunque el gobierno federal y los diferentes gobiernos estatales tienen la obligación de garantizar el acceso a la educación, a la salud y a la seguridad social, el hecho es que, no es lo mismo nacer en la delegación Benito Juárez de la Ciudad de México, que en Cochoapa El Grande, en la sierra de guerrero.

Pertenecer a un grupo de personas que pueden estar en situación de vulnerabilidad, tales como ser mujer, indígena o migrante, también es un factor que puede contribuir al estancamiento de la movilidad social. De igual manera, la educación de los padres influye; por ejemplo, personas cuyos padres no tienen educación media superior o superior, difícilmente podrán avanzar más allá de la secundaria.

El acceso a servicios de salud y educación de calidad debería de cerrar la desigualdad de oportunidades, para garantizar una homogeneidad de resultados, sin embargo, en México no sucede así, y el ingreso económico familiar es clave para acceder a servicios de mejor calidad.

El informe de la OCDE y el desempleo profesional

La situación empeora si relacionamos, empíricamente, los datos del informe del CEEY con el reciente informe de la OCDE, que dice que, en los países miembros de esta organización económica, se necesitan 5 generaciones, en promedio, para salir de la pobreza. Porque, aunque la riqueza ha aumentado exponencialmente, la movilidad social se ha estancado en los estratos más bajos de la población. 

Por otro lado, de acuerdo con datos del INEGI en la última Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) 1 de cada 2 profesionales con estudios de grado o posgrado, se encuentra en situación de desempleo.

Así pues, el escenario luce poco alentador para el futuro de los jóvenes en México, especialmente para los millenials y la generación Z.

¿Estarán los gobiernos mexicanos dispuestos a hacer lo que hay que hacer para cambiar esta situación?

Comentarios