empresas toxicas

¿Te has sentido estresado en la chamba? ¿Haces un esfuerzo titánico para levantarte por la mañana? ¿Te causa ansiedad sólo tener que entrar a la oficina? ¿No hay compañerismo y todo está lleno de envidias y chismes? ¿Nadie te da el crédito por lo que haces o tus jefes se roban tus ideas? ¡Alto! Estás envuelto en un ambiente de trabajo tóxico y tu salud está en riesgo. La mala noticia es que, así como tú, el 85% de las empresas en México son tóxicas ¿Quieres saber por qué? Sigue leyendo.

Pésimos ambientes de trabajo

Para la Organización Internacional del Trabajo, el estrés laboral se produce cuando las exigencias del trabajo no se corresponden o exceden de las capacidades, recursos o necesidades del trabajador o cuando el conocimiento y las habilidades de un trabajador o de un grupo para enfrentar dichas exigencias no coinciden con las expectativas de la cultura organizativa de una empresa.

De acuerdo con Erika Villavicencio y Gladys Martínez, académicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, el 85% de las empresas del país son tóxicas, es decir, sus ambientes de trabajo promueven conductas que van en detrimento de la salud de sus trabajadores y que producen estrés crónico, síndrome burnout, workaholics, presentismo, acoso laboral, entre otros.

“La cultura laboral en el país ha confundido la adicción al trabajo con el compromiso […]”

Seguro te sonará conocida la situación en donde los jefes te piden ‘tiempo extra’ y si te niegas piensan que no estás comprometido con la empresa o con el equipo; peor aún en aquellas empresas donde si sales a tu hora es mal visto, porque tienes que quedarte más tiempo para demostrar que sí estás trabajando. Mucho de esto es resultado de jefes que son adictos al trabajo, workaholics, y pretenden que sus equipos de trabajo también lo sean.

Un workaholic trabaja hasta 50 horas a la semana (o más), pero la cosa se pone aún más seria cuando no puede despegarse de la oficina, pues vive pegado a la pantalla de su smartphone, atendiendo asuntos o contestando correos electrónicos. El compromiso y la adicción al trabajo no se llevan de la mano.

Actitudes tóxicas, consecuencias tóxicas

De acuerdo con el informe de la OIT “Estrés en el trabajo: un reto colectivo”, algunas de las situaciones tóxicas en el trabajo van desde la falta de mantenimiento o simplemente falta del equipo necesario para trabajar, infrautilización, exceso de carga de trabajo, horarios inflexibles o jornadas extenuantes que no permiten una vida social, comunicación pobre, estancamiento profesional sin posibilidad de crecimiento, ritmos elevados de presión, salarios bajos, ambigüedad al respecto de las funciones del trabajador, entre mucha otras…

Todas estas situaciones que producen estrés en el trabajo tiene consecuencias devastadoras para los empleados, que van desde el alto consumo de alcohol, hasta el sobrepeso, menor actividad física, mayor consumo de tabaco y problemas del sueño. Sin embargo, dentro de las consecuencias más graves que pueden desencadenarse por el estrés laboral y ambientes laborales tóxicos se encuentra el síndrome burnout y la depresión.

Por un lado, el burnout se produce por una exposición crónica a riesgos emocionales e interpersonales en el trabajo y que tiene como resultado un agotamiento físico y mental, junto con una deshumanización, falta de implicación y bajos niveles de realización personal; mientras tanto, la continúa exposición al mobbing, la insatisfacción del trabajo, el conflicto, las malas relaciones en el trabajo, el exceso de compromisos, los bajos salarios y la falta de justicia laboral están relacionados con el inicio de síntomas de depresión que, en situaciones extremas, puede llevar al suicidio. 

Pierden las empresas, perdemos todos

Las empresas más grandes y com mayor consciencia sobre la salud de sus empleados, invierten en programas que ayudan a combatir el estrés en el trabajo, Google, Facebook, Volaris, Nestlé, por sólo mencionar algunas; sin embargo, muchas empresas distan de tener una cultura corporativa para prevenir el estrés laboral; sin embargo, es obligación de las empresas prevenir y erradicar este tipo de situaciones, desde las regulaciones que se encuentran en la Ley Federal del Trabajo y la Ley del Seguro Social, hasta los Convenios 161, 171, 187 y 197 de la OIT que hablan acerca de la salud y la seguridad en el trabajo. 

Los trabajadores no sólo ven mermada su salud física y mental, si no que también, las empresas tienen una alta rotación de personal que se traduce en costos por continuas capacitaciones, productividad perdida, mayor carga de trabajo para el área de recursos humanos y hasta demandas ante la Junta de Conciliación y Arbitraje.

Para los egresados, un ambiente de trabajo inadecuado tampoco es fácil de sobrellevar, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Egresados del Centro Laureate de Opinión Pública, sólo 1 de cada 4 nunca ha cambiado de trabajo; mientras tanto, 21% ha cambiado una vez de empleo, 18% dos veces, 18% tres veces, 14% de cuatro a cinco veces y 5% ha tenido seis cambios de empleo o más; dentro de las causas para el cambio de empleo (e incluso el cese de actividades productivas) se pueden encontrar desde la falta de oportunidades para crecer, el cambio en las condiciones de trabajo, el conflicto con los jefes o con los compañeros de trabajo y hasta el acoso. 

¿Tú qué piensas? ¿Crees que en tu empresa tienen un ambiente de trabajo tóxico? Deja tu respuesta en los comentarios. 

No olvides consultar los resultados de la Encuesta Nacional de Egresados 2018

 

Comentarios