ODS

Los Objetivos del Desarrollo Sostenible son la evolución de lo Objetivos del Milenio de la ONU. Son 17 metas a cumplir antes del 2030 para erradicar las múltiples amenazas que tiene nuestra civilización. Y aunque casi todos los países del planeta se han sumado a los ODS, el compromiso también debe ser individual. Por ello, en Profesionistas te traemos una pequeña guía para hablar de cómo contribuir a los ODS desde la comodidad de la oficina.

Si, hay que preocuparnos por el cambio climático.

Erradicar la pobreza

Hay más de 800 millones de personas que viven con menos de un dólar al día (no, tú al final de quincena no entras en esa categoría). Las empresas pueden contribuir de muchas formas, desde donando productos a refugiados o grupos vulnerables, hasta teniendo claras políticas de respeto a los derechos humanos y contratación a personas vulnerables con salarios dignos.

Sin embargo, también desde la oficina cualquier puede apoyar, impulsando y promocionando el respeto a compañeros de trabajo en condiciones de vulnerabilidad, o generando acciones de filantropía o voluntariado entre los mismos empleados.

Poner fin al hambre

¿Alguna vez has pensando en la comida que se tira de los restaurantes o supermercado y que aún está en buen estado? Quizá tu mismo lo has hecho alguna vez. En el mundo 1 de cada 9 personas no come, por lo menos, tres vece al día. Las empresas de alimentos, fármacos o tecnologías pueden crear productos accesibles que ayuden a combatir la desnutrición y como empleados se puede donar a bancos de alimentos.

Garantizar una vida sana

Cada año mueren seis millones de niños antes de cumplir los cinco años. Y 400 millones de personas no tienen acceso a servicios básicos de salud. Aquí es primordial fomentar la cultura sana entre los empleados y de ser posible, buscar convenios para que se tengan descuentos o beneficios en diversas cadenas de gimnasios. Contra el sedentarismo y contra la diabetes.

Garantizar una educación de calidad

Hay 103 millones de jóvenes sin alfabetización, es decir, no saben leer ni escribir. Para cambiar esto, es necesario que los gobiernos se enfoquen en mejorar la calidad de la educación en sus países, pero también las empresas y los empleados pueden apoyar a jóvenes universitarios que realicen prácticas y no sean sólo los que sacan copias o traen el café.

Lograr la igualdad de género

México es testigo de primera mano sobre la tortura que sufren millones de mujeres diariamente ante el acoso y la violencia sexual. Para erradicarla, es necesario tener políticas integrales de tolerancia cero ante las conductas que busquen violar la dignidad de cualquier persona, especialmente de las mujeres; acabar con la inequidad salarial y sobre todo, eliminar el machismo y los prejuicios que existen sobre el rol de las mujeres en la oficina.

Agua para todos

La Ciudad de México pronto se quedará sin agua como ya lo padece Ciudad del Cabo, en África. Las empresas pueden ayudar a proveer de sistemas de recolección y purificación de agua a comunidades rurales, así como desarrollar nuevas tecnologías para el saneamiento del vital líquido. Mientras tanto, los empleados deben de tomar la postura, tanto dentro como fuera de la empresa, de cuidar el agua y no desperdiciarla.

Combatir el cambio climático

Son muchísimas las formas en las que se puede combatir el cambio climático desde la oficina. Empezando por no dejar conectado el cargador del celular todo el día, todos los días; utilizar el transporte público o compartir el auto; apoyar la adquisición de transportes híbridos o eléctricos; dejar de usar el unicel para el café y usar una taza de cerámica. Reutilizar hojas de papel y decirle no a los popotes. Las empresas deben de comprometerse a adoptar políticas de no contaminar el medio ambiente con sus desechos y contratar con proveedores que actúen bajo el mismo tenor.

Si quieres aprender más sobre cómo contribuir a los ODS desde la oficina, puedes checar este micrositio de las Naciones Unidas.

¿Cómo te imaginas en una década? Pues si no llevamos a nuestra vida diaria los ODS, quizá ninguno de nosotros llegue a esa etapa. Sólo tenemos un planeta, hay que protegerlo.

Comentarios