Compartir
universidad

¿Te has preguntado varias veces sobre la carrera que debes estudiar y ni siquiera estás convencido de que quieras ir a la Universidad?

Nos inspiramos en este artículo que escribió Tomas Laurinavicius, fundador de Despreneur, una revista para diseñadores y emprendedores, quien explica que probablemente la peor decisión que puedes tomar es ir a la Universidad inmediatamente después de tus estudios de Preparatoria o Bachillerato.

Tomas menciona que la mayoría de la gente te va a decir que “ir a la Universidad es lo mejor que puedes hacer”, pero están partiendo de decírtelo basados en su propia experiencia y eso no forzosamente tiene que funcionar para ti. A veces lo mejor es tomarse un tiempo para explorar las opciones y hacer algunas cosas previas a aventurarte 4 o 5 años en una carrera profesional.

¿Qué opciones hay?

La clave está en probar diferentes cosas y ver qué es lo que realmente te apasiona y emociona. De esta manera podrás identificar cuál es tu verdadera vocación y podrás hacer mejores decisiones.

De acuerdo a Tomas, algunas de las alternativas que pueden cambiar tu vida (además de la Universidad) están:

  • Viajar. Sin duda, hacer un viaje es una de las experiencias más enriquecedoras que podrás encontrar en la vida. Es explorar, ver y conocer lugares nuevos que te permitirán conectar con otro tipo de personas, costumbres y culturas. Te ayudará a ser una persona más abierta y tolerante con los demás. Viajar implica también que tengas retos nuevos que resolver cada día y te abrirá los ojos a cosas que antes no conocías.
  • Voluntariado. Normalmente pensamos que hacer voluntariado tiene que ver con actividades completamente ajenas a nuestra persona. Sin embargo, puede ser una actividad que te ayude a desarrollar muchas competencias que te servirán en tu vida profesional. cualquier actividad voluntaria que realices traerá beneficios y satisfacción personal. Pero para asegurarte que el tiempo dedicado a estas actividades traiga beneficios en tu carrera profesional debes elegir bien qué tipo de voluntariado realizarás.
  • Internship o prácticas. Aunque no lo creas, muchas veces puedes hacer prácticas aun sin tener una carrera profesional. Lo importante son las competencias que tienes y que puedas demostrar que son atractivas para la empresa en la que te gustaría trabajar. En la industria creativa es un poco más fácil encontrar algo: escribir, diseñar, programar, fotografía, video, etc. Para empezar a hacer algunas cosas no es necesario tener tu título universitario.
  • Leer. Nunca pasa de moda y te permite adentrarte, tomar notas y repensar a tu propio paso. A veces te encontrarás con que lees el mismo párrafo una y otra vez, para poder conectar totalmente con el texto. Leer activa tu cerebro y el único secreto está en saber qué tipo de libros leer. Invierte en libros que te parezcan interesantes y atractivos. Una vez que sepas cuál es tu vocación o qué quieres hacer en la vida, checa que tipo de libros pueden ayudarte.
  • Emprender. Empezar un negocio es una de las experiencias que te pueden traer mayor aprendizaje en la vida. Tendrás que intentar, probar, fallar y en ocasiones acertar con alguna propuesta de negocio. Desarrollarás competencias que te serán muy útiles para lo largo de tu vida.
  • Cursos en línea. Hay de lo que quieras y para lo que quieras. Los hay gratuitos y otros a muy bajo costo. Estas experiencias de aprendizaje te dotarán de nuevo conocimiento y te permitirán darte cuenta de qué es lo que te gusta aprender. Si no te gusta algún curso o si te diste cuenta que realmente eso que elegiste estudiar no te apasiona tanto, no pasa nada, dejas el curso y comienzas otro. Es una mini inversión que hiciste pero a cambio podrás descifrar tu vocación.

Piénsalo bien

Algunas de estas alternativas a la universidad pueden ayudarte a encontrar lo que realmente quieres hacer en la vida. Y así podrás evaluar si quieres embarcarte con una inversión tan grande como es lo que cuesta la Universidad hoy en día. Además:

  • No tendrás deudas. Por lo tanto, no tendrás que trabajar forzosamente para pagar la deuda que adquiriste para ir a la Universidad.
  • Tendrás experiencia de la vida real. El viajar o el ser voluntario te dotará de experiencias que te harán un mejor candidato para algunas empresas.
  • Son las competencias. Antes de elegir una carrera universitaria, ya habrás desarrollado algunas de las competencias más buscadas por los empleadores.
  • Conciencia sobre el dinero. Una vez que decides realizar alguna de estas opciones, tu relación con el dinero cambiará. No es lo mismo estar acostumbrado a que tus papás te paguen todo. A hacerte responsable de tus propios gastos en un viaje, por ejemplo.

Estamos viviendo una época en la que cualquier persona puede aprender cualquier cosa. Con el poder del Internet, tienes acceso a cantidades inimaginables de información. Convierte tu vida y tu carrera en un viaje extraordinario. ¡La decisión es tuya!.

 

 

Comentarios