Ahora sí acabo la tesis

Ahora sí acabo la tesis

COMPARTIR
tesis

Uno de los últimos retos que tienes que sortear para terminar la carrera y obtener tu título es terminar la tesis. A pesar de que algunas universidades cuentan con distintos mecanismos para obtener el grado de licenciatura, muchas de ellas exigen que los alumnos desarrollen un trabajo de investigación original y lo defiendan ante un sínodo.

Muchos alumnos se encuentran en la situación donde ya hicieron la investigación, tienen una pregunta y una estructura de cómo responderla pero aun así no terminan. Terminar la tesis es combatir escenarios de procastinación, ansiedad, distracción y desaliento que hacen parecer la tarea como un desafío imposible de vencer. Sin duda hacer la tesis no es una tarea sencilla pero no tiene por qué ser imposible. Aquí te dejamos unos consejos para terminarla:

1. Ante la hoja en blanco: ¡escribe! No existen atajos ni remedios mágicos, el único truco que necesitas para terminar la tesis es escribir, escribir y escribir. Escribe sin pensar si es perfecto, si el argumento es totalmente claro o si la redacción es adecuada.

2. No esperes el momento de genialidad: Dado que escribir es pensar, no puedes esperar que los pensamientos más creativos e iluminados aparezcan en la página inmediatamente. Las mejores ideas siempre vienen después de varias horas de escribir y tratar de trasladar los pensamientos de tu cabeza a una página en blanco, volver a leer lo que escribiste y debatir contigo mismo si lo que escribiste es en realidad lo que tenías en mente.

3. No mezcles tus ideas. Si bien escribir ayuda a que las conexiones fluyan, uno no puede escribir todo al mismo tiempo. Así que inaugura una hoja de notas organizada por secciones para volcar las ideas geniales que surgen a la mitad de la escritura. De esta forma no se te olvidarán pero tampoco se mezclarán con el tema que estabas desarrollando en ese momento.

4. Establece fechas de entrega. A partir del índice de trabajo pide a tu asesor que fije las fechas de entrega de las secciones del mismo. Esto evitará que te distraigas y una vez que tengas avances, te servirán de motivación para seguir adelante. Además le dará oportunidad a tu asesor de revisar tu trabajo por partes y hacer los ajustes necesarios sobre la marcha.

5. No pierdas tus fuentes. Uno de los aspectos más importantes al hacer una tesis está en la investigación que haces del tema para poder contestar tu hipótesis. Al momento de escribir seguramente utilizarás ideas o citas textuales de otros autores que tendrás que reconocer a través de una nota al pie de página y en la bibliografía. Cuando estás escribiendo puede resultar tedioso citar perfectamente tu fuente. Una buena idea es insertar la cita en el texto y poner los elementos básicos de la nota bibliográfica como el autor, titulo, edición y, sobre todo, el número de página sin preocuparte por el formato. De esta forma tendrás claro de dónde viene la idea que estas desarrollando y una vez que estés dando formato a las citas la tarea será mucho más rápida.

6. No trates de escribir la “gran obra de tu vida”. La tesis de licenciatura tiene como objetivo mostrar algo relativamente sencillo que es: tu capacidad para plantear una buena pregunta y responderla de manera estructurada con un correcto uso de fuentes, datos y literatura del tema. Nadie espera que sea una pregunta inédita o que ganes el premio Nobel. Es simplemente el último ejercicio para demostrar tu pericia como novel profesionista que tiene todavía mucho por delante.

7. No te presiones. Lo más probable es que ni tus padres, ni tus hermanos mayores, ni tus mejores amigos lean tu tesis. ¡No pienses en ellos, ni en sus expectativas cuando estés escribiendo! Y quienes sí la leerán como tus asesores y sinodales (quienes estuvieron en tu lugar) lo único que quieren es ver un esfuerzo sincero, disciplinado y que muestre un razonamiento interesante.

Así que ¡Animo y que termines pronto!

SIN COMENTARIOS