Compartir
errores de comunicación

¿Crees que te comunicas perfectamente? Asegúrate de no estar cometiendo alguno de estos errores

La comunicación oral y las conversaciones forman gran parte de nuestra vida cotidiana. La comunicación eficiente es una de las características fundamentales de un líder y demuestra su capacidad para comunicar ideas y establecer vínculos de fortaleza y compromiso entre sus compañeros o jefes.

Independientemente de cuál sea tu caso, ya sea que eres un gran conferencista o que eres un representante de atención al cliente, todo el tiempo estás comunicando algo. Mandando un correo electrónico, poniendo un tuit, haciendo una llamada y por supuesto, teniendo una conversación cara a cara, son solo algunos ejemplos de nuestra comunicación diaria.

Dentro de todos estos procesos de comunicación, lo más probable es que estés cometiendo por lo menos un par de errores en tu comunicación que pueden volver loco a cualquiera. Te comparto estos nueve errores de comunicación que si evitas, te harán un profesionista mejor preparado.

1. Interrumpir constantemente. Hay una cosa que todos tenemos en común cuando estamos hablando: queremos que ser escuchados. Si eres el clásico que no se puede mantener callado mientras el otro habla, o peor aún, si eres del que completan las frases que la otra persona está diciendo, lo que necesitas trabajar es cómo mantenerte bajo control. Tal vez podrías pensar que hablando estás “aportando” ideas o estás demostrando tu nivel de compromiso o entendimiento con la otra persona. Pero en realidad solo demuestran que no puedes esperar ni un segundo para hablar. (¡¡Ojo en la entrevista de trabajo con este error!!)

2. Hacer “como que escuchas”. Las conversaciones (tanto cara a cara como a través del teléfono) necesitan de tu atención completa. Si eres de esos que no pueden dejar el celular mientras el otro está frente a ti hablándote…estás cometiendo un gran error. Ya sabemos que eres capaz de hacer varias cosas a la vez, y que mientras alguien te está hablando tu puedes estar pidiendo tu comida a domicilio por el celular, pero necesitas ser una persona “presente” durante las conversaciones. No importa cuál poco o inútil te parezca la conversación, dale a tu interlocutor la atención que se merece.

3. Usar excesivamente las introducciones. “Espero que lo que te voy a decir no te lo tomes de manera personal, pero…”, “Tal vez podría ser una mala idea, pero estaba pensando que…”, “Sé que esto te lo he dicho un millón de veces, pero creo que deberías…”. Introducir la frase es una forma de suavizar su contenido, pero si abusas de esta herramienta estarás prolongando todas tus oraciones y sonarás demasiado condescendiente (e incluso dulce) con la otra persona.

4. Ser hiper empático. Alguien está hablando sobre una situación difícil a la que se está enfrentando. Tú de pronto ¡te suena completamente familiar! Es más: has pasado exactamente por lo mismo. Así que cometes el error número 1 (interrumpes) y dices algo como “Sé exactamente cómo te sientes” y después de eso corres a contar tu propia historia. Incluso cuando la historia no sea idéntica, tu sientes este impulso incontrolable por decir tu experiencia. Si te sientes identificado con este error, recuerda que todas las experiencias humanas son distintas. Es maravilloso que sientas esa empatía con la otra persona, pero en la mayoría de los casos, es mejor primero escuchar y después si te lo piden, prestar ayuda.

5. Cantinflear. “Hablar o actuar de forma disparatada e incongruente y sin decir nada con sustancia”. Seguramente te ha pasado, estás con una persona que habla y habla y nomás no dice nada. De esas personas que están enamoradas de su propia voz que divagan y no “aterrizan” lo que quieren decir. Para evitar caer en este error, piensa exactamente lo que quieres decir antes de hablar. Si no hay nada que puedas aportar porque ya se ha dicho todo (pensando en una junta por ejemplo), mejor no digas nada. No te sientas con la necesidad de “tener que decir algo”. Mejor asegúrate de que lo que vayas a decir sea algo que abone a la conversación, que tenga un propósito claro y que sea claro y conciso.

6. Evitar el contacto directo y abusar de la comunicación escrita. Los correos electrónicos y el whatsapp son una maravilla para agilizar la comunicación. Sin embargo, hay ocasiones donde una llamada o una conversación cara a cara podrían ser formas mucho más exitosas para comunicarse. Eso también pasa mucho en las oficinas, en lugar de que alguien se levante de su lugar y le diga a la otra persona lo que quiere…¡va y le manda un email!. La sugerencia para evitar cometer este error es: antes de enviar un mensaje, pregúntate si eso que quieres decir no sería mucho más eficiente decirlo en persona o por teléfono.

7. Esperar en lugar de escuchar. Ya lo has oído antes: no es lo mismo oír que escuchar. Así que si vas a tener una conversación con alguien, lo mínimo que debes hacer es “escuchar activamente”. O sea, no simplemente quedarte callado y esperar tu turno para hablar. Sino estar involucrado en lo que la otra persona está diciendo o explicando. De esta forma te evitarás errores como repetir algo que esa persona ya dijo.

8. Suponer. O dar las cosas por sabidas sin estar seguros de ello. Creer que tu interlocutor sabe perfectamente de lo que estás hablando sin haberte asegurado de que así sea. Cuántas veces la persona con la que estás hablando te dice: “No tengo la menor idea de lo que me estás hablando”. Sugerencia: antes de hablar, asegúrate de hacer un resumen, prefacio o mínimo de darle un poco de contexto a la persona con la que estás tratando para que te entienda a la primera y evitar confusiones.

9. Este…um. Usar excesivamente las palabras de relleno es otro error en el que puedes caer en tu comunicación. Todos estamos tan acostumbrados a esta forma de hablar que ya ni siquiera la vemos como un error. Es como si ensuciaras tus oraciones con estas palabras y hacen verte como una persona insegura e incluso a veces hasta nerviosa. Intenta recortarlas o eliminarlas de tus mensajes. Tu comunicación será mucho más limpia, clara y exacta.

Cambiar estos errores no es fácil. Sin embargo, eliminar algunos de ellos te harán ser un mejor comunicador.

Comentarios