Habilidades necesarias para el sector social

Habilidades necesarias para el sector social

Hoy, más que nunca, las organizaciones requieren personas que puedan resolver una variedad de dilemas “empresariales” .

COMPARTIR
Habilidades necesarias para el sector social

Por muchos años existió la noción de que si trabajabas en una organización sin fines de lucro (ONG, OSC, AC, etc.) no requerirías habilidades administrativas. Pero hoy, más que nunca, las organizaciones requieren personas que puedan resolver una variedad de dilemas “empresariales” en una SA de CV. Veamos algunos:

  1. Ineficiencia. En una empresa, ser más eficiente genera mayores utilidades. En una organización sin fines de lucro, no ser eficiente acaba eventualmente por mermar el impacto y la posibilidad de atraer donativos. Cuando se fundó “Charity Water”, se prometió que todos los donativos irían directamente a financiar proyectos que llevaran agua a personas que no tenían acceso a ella, no a pagar sueldos ni gastos administrativos. La organización dijo que encontraría otras formas de financiar su operación y ese fue una da las piezas claves del éxito.
  2. Impacto. ¿Cómo sabes que, sin tu intervención, no hubiera pasado lo mismo? ¿O que el problema no se resolvió por algún factor no relacionado con tus acciones? Todas las organizaciones necesitan habilidades para generar una teoría de impacto y establecer métricas tanto cuantitativas como cualitativas. Pero ojo, hay que medir sin que este proceso se vuelva carísimo.
  3. Comunicar. Se requieren habilidades de comunicación para entender qué hay que comunicar y cómo hacerlo. Esto va desde explicar qué haces, cómo lo haces y porqué alguien te debería apoyar, hasta entender quién es tu público. Las organizaciones requieren líderes que puedan hacer estrategias de comunicación consistentes con sus objetivos. Esto también pasa por evaluar qué tipo de presencia web se requiere, ya que no todos los instrumentos son para todas las organizaciones.
  4. Motivar. Muchas organizaciones no pueden competir con los sueldos que ofrecen las empresas o el gobierno. Incluso algunas existen gracias a que muchas personas eligen donar su tiempo como voluntarios. Cuando hay recursos escasos, las habilidades para motivar, reconocer, coordinar y que las personas hagan lo que más les gusta se vuelven cruciales. Quizás la Cruz Roja a lo largo de su historia sea el mejor ejemplo de esto.
  5. Solos o acompañados. En la gran mayoría de los temas ya hay organizaciones y/o personas que llevan años trabajando en torno a ellos. Por lo tanto, cualquier líder de una organización tendrá que evaluar si es más eficiente trabajar solos o buscar alianzas con actores ya establecidos.

Administrar y encabezar con éxito una organización del sector social puede representar retos gerenciales igual o más difíciles que manejar una empresa tradicional. Cualquier profesionistas que busque no sólo un reto intelectual, sino un claro sentido de impacto en su entorno, harían bien en considerar este campo.

Comentarios

COMPARTIR
Anterior5 habilidades del deporte para tu vida profesional
SiguienteAgenda los eventos a los que asistirás
Verónica Baz
Directora General del Centro de Investigación para el Desarrollo A.C. (CIDAC) desde 2007. En los últimos años ha desarrollado nuevas estrategias para influir en el diseño y la implementación de políticas públicas en México, ha incrementado y diversificado las fuentes de financiamiento, y coordina la agenda de investigación del Centro. Desde CIDAC ha sido fundadora de sitios como profesionistas.org.mx y proyectojusticia.org. Autora del libro Crecer a Pesar de México y coautora de El Poder de la Competitividad. Ha escrito cientos de artículos relacionados con la coyuntura política nacional y las oportunidades y prácticas de negocios en México y en el mundo. Actualmente es articulista en el periódico Reforma. Ha participado como consejera en el Consejo Editorial del Semanario, el Consejo de Opinión Pública de Grupo Reforma y de empresas como Financiera Progresemos y Grupo Petroquímico Beta, entre otros. Es egresada de la Maestría en Negocios (MBA) de la Universidad de Duke. Cursó la Licenciatura en Ciencia Política en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).