Consejos para una entrevista de trabajo ¡No digas esto por favor!

Consejos para una entrevista de trabajo ¡No digas esto por favor!

COMPARTIR
consejos para una entrevista de trabajo

Lo tengo comprobado. Todos los candidatos que entrevisto dicen (decimos) por lo menos una de las siguientes frases. ¿Quieres ser auténtico? Aléjate de estas frases.

Si. Así como lo lees. Todos los candidatos dicen (decimos, porque claro que me incluyo) alguna(s) de estas frases. Claro está que estoy siendo drástica y estoy hablando en términos generales. Yo sé que hay personas allá afuera que realmente se preparan de verdad para una entrevista y han seguido varios de los consejos que les hemos dado aquí en Profesionistas.

Sin embargo, me sigue llamando la atención que en toda la gente que entrevisto sigue existiendo una constante en varias de las respuestas o frases que dicen en el momento de la entrevista. Son las típicas frases cliché que arruinan la experiencia de la entrevista. Y a nosotros como reclutadores nos hacen pensar: “uf…otro cuate que responde como todos”.

Trata de decir la verdad y demostrarte auténtico como eres.

¡No digas esto por favor!. Estas son las 10 frases que más dicen los candidatos:

1. “Soy un gran compañero de equipo/Me encanta trabajar en equipo”.

Admitámoslo. Trabajar en equipo muchas veces es frustrante y hace sacar nuestra desesperación. Además, el hecho de que hayas trabajado en equipo una vez no significa que ames esa técnica de trabajo. En lugar de decir esto, trata de poner un ejemplo donde hayas colaborado en un equipo y deja claro cuáles fueron las maneras en las que colaboraste para que el resultado se consiguiera.

2. “En mi trabajo anterior ya no había oportunidades de crecimiento/ En mi trabajo me sentía estancado, ya no había para dónde crecer”.

En todos lados hay oportunidades de crecer. Lo que pasa es que veces nos atoramos en explorar estas posibilidades y pensamos que nuestro jefe es quien “tiene” que decirnos o indicarnos nuestro plan de carrera. ¿Qué si fuera al revés? Una actitud propositiva y exploradora muchas veces puede ayudar a solucionar esto.

3. “Decidí renunciar a mi trabajo (y ahora no tengo)”.

¿Prefieres renunciar a un trabajo, quedarte sin empleo y empezar a buscar? Suena a que toleras muy poco la frustración y hace parecer que eres una persona que tira la toalla a la primera. También hace parecer dos cosas: o vives en casa de tus papás y no tienes necesidades económicas importantes o tienes suficientes ahorros para vivir durante los meses que dure tu búsqueda de empleo.

4. “Renuncié para dedicarme a mi tesis”.

¿En serio? Wow. Volvemos a las razones del punto anterior. A menos que tu tesis sea doctoral (y aun así), esto demuestra que careces de la habilidad de hacer dos cosas al mismo tiempo y peor aún, que no eres capaz de organizarte y de establecer tiempos para todo.

5. “En mi trabajo anterior me llevaba muy bien con todo el mundo. De hecho, siempre me llevo bien con todos”. No te puedes llevar bien con todo el mundo. Por más que nos esforcemos, siempre habrá a nuestro alrededor personas que sencillamente no nos soportan. Y eso está bien, no pasa nada. No se trata de ser el amigo de todos.

6. “Me gusta mucho esta empresa. Me siento realmente identificado con ella”. Siempre que me dicen esto, les pregunto: “¿Qué es lo que más te gusta?, ¿cuál de nuestros proyectos te atrae más?”. En ese momento el candidato (si no hizo bien su tarea de investigar) empieza a dudar y no logra dar una respuesta concreta.

7. “Mi peor defecto, ¿mi peor defecto? Ummm…creo que soy muy perfeccionista” o “Soy un adicto al trabajo”. Además de hacer parecer que eres un candidato que no tiene defectos (lo cual es imposible), estás usando dos de los efectos que ¡todo mundo dice tener!. En su lugar podrías realmente pensar ¿qué es lo que más te cuesta trabajo hacer en tu trabajo?, pensar en cuál es tu limitación al respecto. Ese será tu defecto y no hay nada de malo en decírselo al reclutador, siempre y cuando también le digas qué es lo que estás haciendo para aminorarlo o hacer que tenga menos efectos negativos. Por otra parte, decir que eres alguien “adicto al trabajo” a veces demuestra que eres una persona que no se puede organizar y que no tiene un balance de vida/trabajo.

8. “Tengo total disponibilidad para cambio de residencia” o “Estoy abierto a lo que sea”. Muchas veces pensamos que el poner esta frase en nuestro CV, nuestras solicitudes de empleo y decirlo en la entrevista va a hacer parecer que somos flexibles. Sin embargo, muchas veces demuestra lo desesperado que estás por obtener un empleo. Sobretodo si el empleo está por ejemplo, aquí en la Ciudad de México y tu estás viviendo en Chihuahua. Trata de realizar tu búsqueda de empleo cerca de la zona de donde vives.

9. “Soy el candidato perfecto para este puesto”. No me digas, ¿de verdad?. Es imposible que digas esto, ya que no conoces al cien por ciento las necesidades del puesto y del perfil que está buscando el de recursos humanos. Es muy distinto decir “tengo mucho interés en esta posición debido a x, y, z”. Deja que el de recursos humanos decida si eres o no el candidato perfecto.

10. Y la reina de todas las frases: “En mi trabajo anterior no me sentía motivado”. Te tengo una noticia: cambiar de trabajo no es la solución. A la larga, te vas a sentir igual de desmotivado. La motivación es un auto deseo de buscar cosas nuevas y nuevos retos. La empresa o el empleo no te da la motivación. Te da satisfacción.

¿Quieres asesoría para tu próxima entrevista de trabajo? ¡Contáctanos! Escríbeme a lsuarez@cidac.org

SIN COMENTARIOS