vestimenta para el trabajo oficina

A través del tiempo la moda ha jugado un papel crucial en el desarrollo de las sociedades porque estableció jerarquías, revolucionó ideas, rompió paradigmas, creó generaciones, dio voz a los jóvenes y empoderó a las mujeres, pero seguro eso es lo último que pasa por tu cabeza cuando te encuentras frente al closet resolviendo cuál será tu vestimenta para tu primer día de trabajo.

La universidad quedó atrás y quizás ahora piensas que esos jeans rotos u ombligueras jamás las volverás a usar, tus tenis y la playera de tu grupo favorito terminarán arrumbados en algún rincón de tu habitación, todo porque ahora comenzarás a trabajar y en esta nueva vida no hay lugar para la vestimenta informal porque de ahora en adelante serás esclavo de la corbata o de una falda larga y aburrida.

Sin embargo debes saber que aunque es cierto que existen códigos de vestimenta en las organizaciones que van en función del giro o sector al que pertenecen, de sus políticas internas y valores, no siempre son rigurosos, o al menos no al grado en el que te los puedes imaginar. Existen sectores como el financiero o el legal que por su naturaleza la vestimenta que se solicita suele ser más discreta, pero eso no quiere decir que no puedas verte y sentirte bien. Evidentemente habrá otros campos laborales en los cuales la vestimenta sea mucho más relajada, sin embargo siempre deberás de cumplir con ciertas normas que dicta el protocolo laboral.

Antes de pasar a los consejos para vestir bien en la oficina, es esencial que tengas claro cuál es estilo que te define, pues aunque cumplas con el código de vestimenta que la empresa establece, tu ropa proyectará una imagen de ti, de tus gustos, preferencias, hasta tu forma de ser, de ahí la importancia que seas genuino y tengas claro que deseas proyectar. 

Vestimenta para profesionistas.

  • Ten presente cuál es tu puesto y en dónde trabajas, eso te guiará muy bien para saber cómo vestir.
  • Conoce la cultura de tu empresa, eso te ayudará a saber que se permite o no, por ejemplo escotes o vestimenta casual.
  • Recuerda, vestir bien no es sinónimo de lujo, basta con ropa, sencilla, bien combinada y limpia para dar una buena imagen de ti a tus compañeros.
  • Vas a trabajar, así que no vistas como si fueras a salir de fiesta con tus amigos o vayas a tu graduación.
  • Si tu trabajo te permite vestimenta relajada, no olvides los protocolos de moda, por ejemplo calzado limpio, siempre usar cinturón, maquillaje discreto o accesorios que combinen con el atuendo.
  • ¡Los colores importan! Cada color indica o proyecta algo, dependerá la situación para que tú uses eso a tu favor. Por ejemplo el color azul refleja empatía, el negro autoridad y blanco confianza.
  • Si tienes contacto con clientes o  visitas continuamente diversas empresa, lo mejor es una vestimenta formal, pues independientemente de la cultura organizacional de tu empresa, desconocemos el de las demás y siempre una buena imagen abrirá mejores canales de comunicación.
  • El aseo personal y de las prendas que usas es primordial, a nadie le gusta estar en una oficina con alguien que tiene mal olor.
  • ¡Rompe estereotipos! No caigas en lugares comunes, a través de tu vestimenta tienes la oportunidad de proyectar tu personalidad, mostrar a los demás quién eres. Crea un diferenciado en tu marca personal.
  • Ya conoces el viejo dicho “si hay duda, vete a la segura”. Si aún no identificas el código de vestimenta de tu empresa o no estás seguro de las situaciones que vivirás en el trabajo, la opción segura es ir por los clásicos que no pasarán de moda, para las chicas un traje sastre de algún color neutro, falda y blusa blanca, para los chicos traje negro o bien simplemente pantalón de vestir y camisa.

La realidad es que tu vestimenta hablará de ti, para bien o mal es una realidad, saber aprovecharlo y marcar un diferenciador para tu imagen personal sin duda contribuirá a tu formación. Sin embargo recuerda que no importa que tan bien vistas si no cuentas con la preparación adecuada para el puesto o que tan bien estés preparado si no cuidado tu imagen, todo debe encontrar su justo equilibrio. Y si aún estás en búsqueda de tu trabajo ideal, no olvides nuestros consejos para que vistas colores a tu favor en una entrevista laboral.

Comentarios