net neutrality neutralidad de la red

En días recientes, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC por sus siglas en inglés), un organismo del gobierno de los Estados Unidos equivalente a nuestro IFT en México, dio por terminada la net neutrality (neutralidad de la red) en ese país y es probable que pienses “¿Y a mí qué?”, pero en realidad debería de ser un tema que nos preocupe a todos, en especial a los emprendedor, porque más tarde o más temprano la sombra de lo que han hecho en nuestro vecino del norte, llegará a nuestras puertas y querrá nuestras almas digitales (y nuestro ancho de banda).

¿Qué es la neutralidad de la red?

Si no estás familiarizado con el concepto, debes de entender que la neutralidad en internet es esa cosa que permite que todos los que tenemos acceso a internet podamos explorar la web sin límite alguno (bueno, con la precaución de encontrarte con algún virus malintencionado). Los proveedores del servicio de internet (ISP’s por sus siglas en inglés) están obligados por la neutralidad a conceder acceso a todo el contenido del internet sin discriminar entre sitios web. Esto quiere decir que no importa dónde te encuentres, si tienes acceso a internet, nadie te puede decir qué sitios puedes visitar o cuáles no.

¿Existe la neutralidad de la red en México?

Legalmente no, pero de facto sí. Verás, con la Reforma en Telecomunicaciones de 2014, el IFT debió de haber expedido los reglamentos encargados de proteger la neutralidad de la red en nuestro país, cosa que hasta el día de hoy no ha hecho. Sin embargo, los proveedores de internet en nuestro país han usado éste vacío legal, no para restar derechos a los usuarios, sino para tratar de ser más competitivos. Por eso Telmex tiene convenios con Clarovideo, mientras que AT&T con Netlfix. Y aunque no existe, los proveedores de internet (Telmex, Cablevisión, Izzi, etc.) no bloquean el ancho de banda que utiliza cualquier contenido en internet, permitiendo que cualquier mexicano pueda navegar libremente y sin restricciones.

¿Qué pasa cuando se mata la neutralidad?

El quitarle la neutralidad al internet es como quitarle las uñas a un gato o el pelo a un perro; sabes que es tal cosa, pero no es lo mismo que antes tenías. El fin de la neutralidad le da libre acceso a cualquier compañía para escoger, deliberadamente, qué contenidos quiere que se muestren mejor y más rápido, y qué contenidos deben de mostrarse más lento. Todo esto en perjuicio del consumidor final. Como ejemplo imagina lo siguiente: el internet es como una carretera y el fin de la neutralidad haría dos tipos de carreteras: libres y de cuota. El internet “por la libre” no te cobra pero está en mal estado y es inseguro; mientras que el internet “de cuota” te ofrece un camino más seguro a tu destino y en menos tiempo pero tienes que pagar por él.

¿La decisión de Estados Unidos nos puede afectar?

Directamente no, pero sienta un precedente importante para que las grandes compañías de internet construyan una agenda para acabar con el internet en México y convertirlo en un esquema de TV por cable ¿Quieres acceso a los canales Premium? Sólo tendrás que pagar más”. Sólo imagina que si se le pone fin a la neutralidad a la red en México, Telmex podría hacer que Netflix sea más lento (o incluso bloquearlo) para favorecer a Clarovideo, y si quieres ver bien Netflix, tendrás que pagar una cantidad adicional.

¿Me afecta como emprendedor?

¡Claro que sí! El acabar con la neutralidad de la red significa un golpe mortal para los emprendedores y las pequeñas empresas que se traduce en un adiós a la competitividad y al crecimiento. Al final, si no eres Snapchat, Wikipedia, WhatsApp o cualquier otro gigante, los proveedores de internet le podrán cobrar más tus usuarios para usar tu plataforma, o simplemente hacer más lento tu sitio de internet y si quisieras que los usuarios no se vieran afectados, tu empresa tendría que pagarle al proveedor de internet para dedicarle más ancho de banda a tu sitio ¡Qué injusto! De igual manera, los inversionistas podrían pensarse dos veces el darte dinero sólo por el riesgo de no ser competitivo por ésta desventaja en el internet.

El acabar con la #NetNeutrality es atentar contra el derecho a elegir libremente los contenidos que queremos consumir en internet y destruir el desarrollo de cientos de proyectos de emprendimiento que utilizan el internet como principal plataforma de comunicación con los usuarios. Bien dicen que “cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pongas las tuyas a remojar”. Mientras esta normatividad no se extienda a nuestro país recuerda redoblar esfuerzos en tu estrategia digital.

Comentarios