resiliencia laboral

La resiliencia hace referencia a la capacidad que tienen las personas para adaptarse a situaciones adversas, se trata de una cualidad que incluye conductas, pensamientos y acciones que pueden ser aprendidas y desarrolladas por cualquier individuo.

De acuerdo con expertos, poseer relaciones interpersonales sólidas que estimulen la confianza es fundamental, entre los factores que contribuyen al desarrollo de la resiliencia se encuentran:

  • Ten una visión positiva de ti mismo, para ello es importante que identifiques tus fortalezas y confíes en tus habilidades.
  • Plantea metas realistas, define las acciones que te llevarán a cumplir tus aspiraciones personales y profesionales.  
  • Desarrolla tus habilidades sociales, construir relaciones interpersonales sólidas es fundamental para sobreponerse a situaciones adversas.
  • Debes ser capaz de gestionar tus emociones y comprender las de los demás, para lograrlo, es importante que desarrolles la empatía.  

Por otra parte, la resiliencia en el ámbito laboral se convierte en una competencia que te permitirá superar situaciones de crisis; es de suma importancia que aprendas a identificar las causas que ocasionaron dicha situación para evitar que vuelva a presentarse en el futuro.   

Además de sobreponerte a la adversidad, la resiliencia te ayudará a reconocer los momentos de crisis como oportunidades de crecimiento. Para ser más resiliente debes tomar los retos que se presenten en tu día a día como experiencias que contribuirán a tu crecimiento personal y profesional.

Fomentar la resiliencia se convierte en una herramienta que contribuye a elevar la productividad del equipo, ayuda a afrontar de manera positiva aquellas situaciones que generan frustración, resistencia e impiden alcanzar los objetivos propuestos.

Para lograrlo, las empresas llevan a cabo diferentes acciones, entre las que se encuentran:

  • Favorecer la convivencia entre los colaboradores.
  • Impulsar el trabajo en equipo.
  • Establecer canales de comunicación efectivos.
  • Fomentar el aprendizaje y brindar retroalimentación a sus colaboradores.
  • Promover la participación en la toma de decisiones.
  • Ofrecer incentivos a los colaboradores.
  • Desarrollar estrategias que incrementen la motivación y el sentido de pertenencia de las personas.

Por último, la resiliencia es una competencia que te permitirá hacer frente a los constantes cambios del mercado, al contar con las herramientas necesarias para superar la adversidad podrás identificar oportunidades de crecimiento tanto a nivel personal como para la organización.

Comentarios

Artículo anteriorManual para emprender
Artículo siguiente¡Te ayudamos a encontrar trabajo!
Eduardo Zelayaran
Licenciado en Relaciones Industriales por la Universidad Anáhuac del Sur y Maestro en Dirección de Capital Humano por la Universidad la Salle, participó en el Programa D-1 de Perfeccionamiento Directivo por el IPADE. Colabora como profesor a nivel Maestría, en la Universidad Iberoamericana. Actualmente es Socio director y Director General de Grupo Human.