outsourcing

¿Trabajas o has trabajado para una empresa de outsourcing? Entonces sabrás lo que es amar a dios en tierra de indios. El outsourcing quizá nació con un buen espíritu, pero las empresas malamente lo utilizan para evadir impuestos, evadir el pago de salarios dignos y sobretodo, evitar darle prestaciones a todos los trabajadores. Si nunca has trabajado en una empresa outsourcing, quizá quieras quedarte a leer un poco sobre ellas, a continuación te explicamos el por qué de las outsourcing y la pérdida de derechos laborales.

Sí, el outsourcing es algo así…

¿Qué es el outsourcing? 

También conocido como tercerización o subcontratación, se basa en contratar personal a través de un tercero, es decir, tener como subordinados a los empleados de otro. La Ley Federal del Trabajo establece como condiciones que no abarque la totalidad de las actividades de la empresa, que sean trabajadores especializados y que no comprendan tareas iguales al resto de los otros trabajadores. Por ejemplo, un banco cuyas actividades son esencialmente financieras, puede subcontratar agentes de seguridad, suena bien y en teoría está justificado, sin embargo, esto es muy contrario a la realidad.

La asociación mexicana de capital humano, es una agrupación de varias empresas de tercerización que trata de mejorar la mala reputación que tiene el outsourcing, entre ellas se encuentra Manpower Group o Adecco. Sin embargo, existen muchas empresas que no desean lo mismo.

Una práctica muy común es que contraten a los nuevos empleados a través de una outsourcing para evitar la responsabilidad de la principal y también pagarles menos salario y prestaciones que los empleados de la principal, aunque tengan las mismas actividades. Así pues, a estos empleados tercerizados no les dan prestaciones superiores a las de la ley, como bonos de desempeño, caja de ahorro, más vacaciones o más días de aguinaldo.

¿Por qué sucede esto?

Aunque la Ley Federal del Trabajo establece ciertas restricciones a la tercerización, lo cierto es que lo laxa que es la misma Ley en el sentido de las sanciones propicia este tipo de conductas, pues no existe una entidad que se encargue de regular la subcontratación, sino es hasta que las empresas reciben una demanda por parte de un trabajador.

En ese sentido, estas empresas saben que tienen las de ganar porque los juicios laborales son tardados (en el mejor de los casos se resuelven en dos o tres años), y aunque las empresas principales tienen obligaciones solidarias con las empresas de outsourcing al respecto de los empleados, son pocos los que se animarán a pagar abogados para llevar este tipo de demandas.

Las prestaciones, los derechos laborales y los recién egresados

Más allá de las prestaciones superiores a las de la ley que deberían de ser para todos los trabajadores que realicen un trabajo igual, en muchas ocasiones, las empresas de outsourcing tienen a sus empleados con salarios menores ante el IMSS y esto, a la larga, repercute en las pensiones que los trabajadores pueden solicitar al momento del retiro.

En ese sentido, la Encuesta Nacional de Egresados muestra que las condiciones de contratación para los recién salidos de la universidad, el 35% de los egresados no tiene prestación alguna en su primer empleo, mientras que el 51% tiene las de ley y sólo un 14% superiores a las de la ley. Aunque la encuesta no determina cuántos egresados han estado bajo este esquema, no es difícil poder imaginar que ante las pocas opciones de contratación en el mercado laboral, los universitarios optan por obtener un poco de experiencia en este tipo de empleos precarios.

Definitivamente es necesario un cambio en la Ley Federal del Trabajo para endurecer las posibilidades de subcontratar, sin embargo, en un entorno económicamente adverso para la economía nacional, es muy poco probable que los legisladores tengan la voluntad política para quitarle esta capacidad al sector empresarial, pero tristemente, mientras no haya un cambio, miles de trabajadores seguirán en la precariedad.

¿Y tú que piensas?

No olvides consultar la Encuesta Nacional de Egresados, del Centro Laureate de Opinión Pública.

Comentarios