Es momento de evaluar si lograste cumplir los propósitos que te planteaste a inicio de año, ya sea estudiar un segundo idioma, buscar un ascenso, continuar preparándote o cambiar de trabajo, el cierre de año es una excelente oportunidad para reflexionar acerca de tu crecimiento personal y profesional; así mismo, si aún tienes metas pendientes, es momento de cambiar la estrategia y enfocarte para lograr tus objetivos.

El primer paso es analizar tu situación personal, cómo te encuentras ahora y a dónde quieres llegar, lo siguiente será desarrollar un plan de acción y evaluar si cuentas con las habilidades necesarias para alcanzar tus propósitos o debes trabajar en el desarrollo de ciertas competencias y reforzar tus conocimientos.

Para alcanzar el éxito el autoconocimiento es fundamental, realizar ejercicios de introspección te permitirá identificar tus fortalezas, así mismo, podrás reconocer tus áreas de oportunidad y convertir tus debilidades en cualidades que te ayuden a lograr tus objetivos.

La motivación es esencial, mantener una actitud positiva te ayudará a superar los obstáculos que se te presenten en el camino y enfrentarte a la frustración; es necesario que evalúes aquellos factores que han dificultado el logro de tus objetivos y determines si es necesario cambiar  la estrategia.

Además, conocer la opinión de otras personas te ayudará a identificar áreas de oportunidad en tus planes, esto te facilitará el cumplimiento de tus propósitos, al mismo tiempo, puedes tomar su experiencia como ejemplo, esta realimentación te dará la motivación necesaria para continuar.

Por otra parte, debes tomar los fracasos como experiencias de aprendizaje que te ayudarán a crecer tanto en el ámbito personal como profesional, son una oportunidad para redefinir el camino y dirigir tus esfuerzos hacia la meta.  

Desarrollar un plan de carrera te ayudará a trazar el camino a seguir, además de los objetivos, es importante considerar otros factores como los recursos que necesitas, las habilidades que debes poseer, las acciones que llevarás a cabo y el tiempo que te tomará conseguirlo.

Para llevar un control de tus objetivos es recomendable que establezcas un cronograma de actividades y definidas fechas para monitorear los resultados obtenidos, conocer tu progreso te permitirá evaluar la efectividad de las acciones que has decidido tomar y de ser necesario emprender otro camino.

Comentarios