manejar emociones

Una de las cualidades que te harán destacar en el ámbito profesional es la gestión de tus emociones, reconocer sus causas te permitirá actuar adecuadamente ante situaciones de incertidumbre.  

El control de tus emociones te ayudará a construir relaciones sólidas con tus compañeros de trabajo, esto facilita la generación de un ambiente positivo que promueve el crecimiento profesional tanto individual como colectivo; lo que da como resultado el aumento de la productividad.

Ahora bien, la gestión de conflictos es una competencia fundamental para destacar en el mercado laboral, comprender las emociones de los demás te dará la posibilidad de resolver estas situaciones y aprovecharlas como una oportunidad para mejorar la relación entre colaboradores.  

Al encontrar mecanismos para manejar los conflictos se crean condiciones laborales que promueven la sana convivencia entre los colaboradores, favorecen la comunicación y estimulan la cohesión del equipo. Además, al convertir estas situaciones en experiencias enriquecedoras para la empresa demostrarás tu capacidad de liderazgo ante determinada problemática.      

Para aprender a gestionar tus emociones de forma efectiva en el ámbito profesional es importante que consideres lo siguiente:  

  • Autoconocimiento: El primer paso es conocer tus emociones, de esta manera sabrás cómo tu estado de ánimo influye en tu comportamiento y en la relación con tus compañeros. Es recomendable que realices ejercicios de introspección para identificar tus áreas de mejora y fortalezas.
  • Mantén una actitud positiva: Al ser optimista podrás enfrentarte a situaciones difíciles, ya que podrás enfocarte en los objetivos propuestos. A su vez, al contagiar a tus compañeros de entusiasmo ayudarás a crear un clima laboral positivo que estimule la competitividad.
  • Comprende las emociones de tus colaboradores:  Reconocer las emociones de los demás así como sus causas es imprescindible para dirigir equipos de trabajo; desarrollar tu inteligencia emocional te permitirá ejercer posiciones de liderazgo.    

Por último, el autocontrol es clave en la gestión de emociones, durante la jornada laboral es posible que se presenten situaciones que demandan una respuesta inmediata y pueden ocasionar estrés; para superar los obstáculos es importante que mantengas tu mente fija en los objetivos propuestos, esto facilitará la toma de decisiones.

Comentarios