horas extra

Todo el día esperando; tratando de dejar todo en orden y sin pendientes para salir temprano; sólo faltan unos minutos para salir y en ese momento el jefe te pregunta si puedes quedarte tiempo extra. Tu sangre hierve del coraje y tienes dos caminos por tomar: aceptar o negarte y dejar que piensen que eres un mal empleado. ¿Cuál eliges? Las horas extra se tratan de manera diferente en muchas partes del mundo y algunos casos nos dan envidia. Aquí te contamos al respecto.

horas extra
Pasar demasiado tiempo haciendo horas extra puede tener efectos adversos.

La tendencia de mejorar las horas extra

En el mundo existe una tendencia a reducir las horas extra que hacen los trabajadores, especialmente por los problemas de salud que esto trae consigo. Por ejemplo, en Japón llevan año tratando de erradicar la costumbre de quedarse a trabajar después de la salida; en España, los trabajadores no pueden rebasar las 80 horas extra anuales o las empresas se ganan buenas multas; y en los Estados Unidos sólo un pequeño grupo de trabajadores son los que pueden optar por hacer horas extra, los que ganan menos. Por otro lado, existe una tendencia creciente en el mundo laboral, especialmente en las grandes empresas, donde ahora no se trabaja por horario, sino por objetivos, es decir, si un empleado aumenta su productividad y termina sus pendientes, puede incluso tener un día libre extra.

Latinoamérica es una zona de contrastes cuando se toca el tema de las horas extra, por ejemplo, en Argentina, la ley reconoce el pago de horas extra cuando se superan las 48 horas de trabajo en la semana, mientras que en Chile son 45. Por otro lado, en Brasil las empresas deben pagar horas extra a los empleados que atiendan llamadas telefónicas o correos electrónicos fuera del horario laboral y en Venezuela, reconoce horas extras cuando la jornada semanal supera las 40 horas. 

¿Cómo se maneja en México?

En México, el límite de jornada laboral es de 48 horas semanales para los diurnos; 42 para los nocturnos; y 45 para los empleos que tienen jornada mixta (es decir, parte en el día y parte en la noche). Además, establece que en una jornada diaria, no puede rebasar de 3 horas extra y esto no debe presentarse más de tres veces en una semana. Las primeras 9 horas extra deben pagarse doble y si se presentan más de 9 horas se deben de pagar el triple. 

Ademas, en tiempos recientes la Suprema Corte de Justicia de la Nación estipuló que los minutos que excedan la jornada ordinaria de un trabajador pueden ser acumulados y ser cobrados como horas adicionales.

No obstante, trabajar demasiado tiempo extra puede traer consecuencias desafortunadas para el cuerpo, como cansancio extremo, enfermedades cardiovasculares, gatrointestinales e incluso cáncer. Así también, se pierde la oportunidad de convivir con la familia y amigos, reduciendo también la calidad de vida de las personas.

Quizá es tiempo de cambiar la mentalidad en la oficina, donde se le ve con desdén al empleado que sale a su hora e incluso se le toma por flojo y poco comprometido, pero se le aplaude al que se queda horas extra a ‘sacar la chamba’.

¿Tú que piensas? 

Comentarios