gamers

La gran mayoría de los millenials que son simples mortales estudian mucho años para luego hacer lo que les gusta. Normalmente durante unos 8 o 10 años, desde preparatoria hasta la universidad. Y, si bien les va, logran encontrar un trabajo, ya no hablemos de un trabajo que los apasione. Pero hay un muy selecto grupo que, no solamente hace lo que le gusta: videojuegos ¡Además se retiran a los 25! Sigue leyendo. Hoy te vamos a platicar sobre: los Gamers Profesionales.

Admítelo. También te has obsesionado con algún videojuego (Candy Crush no cuenta).

Los ESports: deportes electrónicos

Que buenos tiempos cuando jugabas con la PS1 o la GameCube y pasabas toda la tarde frente al televisor. Bueno, si hubieras seguido en ello en vez de andar jugando a la ‘cascarita’ en la calle, ahorita podrías ser millonario. Para entender a los Gamers Pro, primero hay que saber que son los ESports. Advertencia: lo que te vamos a decir a continuación puede ser muy friki.

Se les llama ESports a las competiciones de videojuegos. Sí, un grupo de grandes jugadores que compiten, en línea o presencialmente para ver quién es el mejor. Esto empezó en la década de los 90’s con los torneos que realizaban compañías como Nintendo. Pero no fue hasta inicio del nuevo mileno que, en Corea del Sur, los primeros grandes jugadores de videojuegos fueron fichados por marcas, así como Messi o Ronaldo. Y sí, hay mucho dinero en ello. Juegos como FIFA, Tekken, Mortal Kombat, Dota o League of Legends son algunos claros ejemplos de ESports. Si sabes algo de videojuegos sabrás que, los multijugador tienen rankings y varias ligas. De toda la cantidad completa de jugadores en el mundo, sólo el 0.12% es un Pro. 

Tan sólo para que te des una idea de cuán grande son estos eventos, en 2016 el torneo The International, donde juegan DotA2, sus 10,000 entradas se vendieron en tan sólo 10 minutos ¡Y repartieron más de 10 millones de dólares en premios! Cifra que en 2017 fue superada hasta 24 millones de dólares.

¿Quiénes son los Gamers Pro?

Sabiendo lo anterior, los Gamers Pro son estos jugadores de videojuegos que ganan millones. Pero no lo hacen simplemente por andar jugando Angry Birds. Por el contrario, las habilidades y reflejos que se tiene con el ratón o el teclado son superiores. Quizá parezca trivial, pero el jugar con un balón también lo sería, de no ser por los millones de personas que acompañan el deporte.

La edad promedio para convertirse en un profesional es a los 17 años. En este momento, los jóvenes ya han dedicado cientos de horas en un juego determinado. También se han clasificado como los mejores e incluso podrían haber ganado un torneo. En este punto, los equipos los fichan e incluso deben de viajar a otros países. Sus carreras son exigentes y fugaces, pero la recompensa lo vale.

Estos jugadores profesionales lo tiene que abandonar todo: amigos, escuela, familia, romance. El juego exige un muy alto rendimiento. La rutina es de despertar tarde y dormir tarde. Empieza cerca del mediodía para desayunar, seguidos de 8 horas de entrenamiento en equipo, la comida, y otras 5 horas de jugar en solitario. Cada uno de ellos, más allá de la retribución económica, aspira a convertirse en uno de los mejores del mundo. Un jugador legendario.

League of Legends (LoL).

Carrera fugaz y gloria eterna

Un jugador común, puede generar hasta 200,000 dólares al año sólo en torneos. Además, si transmite sus entrenamientos por streaming (las personas pagan por verlo día con día), junto con los contrato que las marcas hacen para promocionar productos (sponsors), estaríamos hablando de un millón de dólares al año ¡Increíble!

Sin embargo, a los 22 años ya son considerados veteranos. Existen poquísimos que se mantienen hasta los 25. Con el tiempo, el desgaste físico y mental disminuyen los reflejos. Así que la opción es retirarse. Ya sea como entrenadores de otros equipos o haciendo vidas comunes. Ahora con bastante dinero acumulado, pueden regresar a estudiar, tener amigos, familia o romancear.

Los Gamers profesionales son uno de esos escasos ejemplos que parecen ir contra la corriente del sistema. Al contrario que todos los demás jóvenes, ellos ganan millones haciendo lo que les apasiona (jugar videojuegos) y luego estudian lo que se les plazca. Pero no es una vida sencilla. Sólo el 0.12% puede lograrlo. Pero como todo deporte, exige sacrificios.

Lamentamos decirte que, si ya tienes más de 17 años, no intentes ser un gamer profesional.

Y a ti ¿Te hubiera gustado hacer fortuna jugando videojuegos? Déjanos tus comentarios y comparte este artículo con tus amigos.

 

Comentarios