pension imsss afore infonavit

Ser asalariado, es decir, trabajar para una empresa y estar afiliado al Seguro Social, puede que no sea tan atractivo para algunos millennials, pero ciertamente tiene algunas ventajas, aunque no para todos, de hecho, si empezaste a cotizar ante el IMSS antes del 1 de julio de 1997, tenemos buenas noticias para ti, pues podrías tener tu pensión del IMSS, más tu dinero del AFORE, más tu dinero del INFONAVIT, acá te contamos cómo.

Paso 1: identifica que régimen tienes

Lo primero es que sepas que opciones tienes para pensionarte y para ello necesitarás saber en qué régimen comenzaste a cotizar, si en el del 73 o el del 97. Para saberlo, lo único que tienes que hacer es determinar cuándo comenzaste a cotizar ante el Seguro Social, antes del 1 de julio de 1997 o después. Si fue antes, perteneces a la llamada Generación de Transición, por lo que cuando te pensiones, podrás optar por pensionarte por la Ley del 73 o la Ley del 97. Si fue después, sólo podrás pensionarte por la Ley del 97.

¿Por qué es tan importante saber bajo que régimen estoy?

Porque en la Ley del 73, es el IMSS quien se encargará de otorgarte una pensión para toda tu vida y, adicionalmente, podrás disponer del dinero de tu AFORE. En cambio, bajo la Ley del 97, tu pensión se compondrá con lo que hubieras juntado en tu AFORE a lo largo de tu vida laboral.

Paso 2: cumplir con los requisitos

Lo siguiente es que cumplas con los requisitos que establece la ley para obtener tu pensión:

Ley del 73: Tener al menos 500 semanas de cotización (algo así como 10 años) y cumplir 60 años para una pensión por cesantía (75% del salario) o 65 para una pensión por vejez (100% del salario).

Ley del 97: Tener al menos 1250 semanas de cotización (esto es 25 años) y cumplir con 60 años (para una pensión por cesantía) o 65 (para una pensión por vejez). 

¿Puedo pensionarme si apenas tengo 45 años?

La respuesta es no, por ley es necesario que tengas 60 años o más para poder pensionarte. Sabemos que muy probablemente tu no estés próximo a tener esta edad, pero quizá tus papás sí o un tío o un primo, a ellos les puede ser muy útil esta información.

Paso 3: solicitar tu dictamen de pensión

Si cumples con los requisitos, debes de acercarte a la UMF que te corresponda al área de prestaciones económicas y solicitar un dictamen de pensión; para este momento, es muy importante que ya no estés trabajando. De estar todo en orden, te darán una afirmativa de pensión (o una negativa en caso de que no cumplas con lo que pide la ley) y te asignarán una pensión mensual que te será pagada para toda tu vida si te decidiste por la Ley del 73 y un aguinaldo cada año.

¡Espera, aún hay más! Paso 4: Ir a tu AFORE

Ya con tu dictamen de pensión, deberás acudir a tu AFORE junto con tu identificación oficial y tu último estado de cuenta de tu ahorro (aunque lo puedes pedir ahí mismo). Así pues, la AFORE estará obligada a devolverte en una sola exhibición los recursos que hayas juntado a lo largo de toda tu vida laboral, ya sea en cheque o en una cuenta que tu determines para ello.

Si no conoces en que AFORE estás, lo puedes consultar con esta herramienta del SAR. 

¡No te vayas, todavía hay más! Paso 5: retirar tu ahorro del INFONAVIT

Ya tienes una pensión del IMSS, tu dinero del AFORE y aún puedes obtener un dinero extra del INFONAVIT, a través del ahorro generado en la Subcuenta de Vivienda. Esto es sólo para aquellos que ya tengan una resolución de pensión por parte del Seguro Social emitida después del 1 de julio de 1997 y que se hayan pensionado bajo el régimen de la Ley de 73 (de lo contrario no podrán retirar ningún ahorro). Acá te dejamos nuestro artículo para más detalles sobre cómo retirar tu ahorro del INFONAVIT

¿Y qué pasa si no estoy bajo el régimen del 73?

Si comenzaste a cotizar después del 1 de julio de 1997, lamentamos decirte que los recursos de tu AFORE serán lo único que te sostendrá económicamente durante tu vejez. Si este es tu caso y quieres saber si hay alternativas para ti checa nuestro artículo sobre el triste retiro que le tocará a los millennials.

Así que ya sabes, al cumplir 60 años o más, te tocará una buena lana para tu retiro, sólo que esto no aplica para millennials. 

Comentarios