dropshipping

¿Estás buscando alguna forma de comenzar un negocio desde casa y ser dueño de tu tiempo? ¿Ya te cansaste de aguantar el horrible tráfico y el metro lleno por las mañanas? ¿Simplemente quieres mandar muy lejos a tu jefe pero no lo haces porque necesitas la lana? Entonces déjanos contarte acerca de un negocio que puedes montar en tu propia casa y con sólo algunos conocimientos web y de marketing digital. No es muy costoso, pero tampoco es sencillo, y si te animas, las recompensas pueden ser muchas, te decimos lo que tienes que hacer para abrir tu negocio de dropshipping. 

¿Cómo abrir tu negocio de dropshipping? | Imagen: Giphy

¿Qué es el dropshipping?

El negocio del dropshipping es parte del comercio electrónico en el cual el vendedor no tiene un stock de forma física y es un simple intermediario entre el proveedor y el comprador. En pocas palabras, el proceso del dropshipping es así.

  1. Tú tienes una tienda online.
  2. Alguien compra en tu tienda a precio de menudeo.
  3. Tú le compras ese mismo objeto a un proveedor a precio de mayoreo y éste lo envía a tu nombre hacia el comprador.

La ventaja es que tú no tienes que preocuparte en tener un stock físico de productos disponibles para vender al cliente, aunque el cliente nunca se entera que en realidad sólo eres un intermediario.

¿Cómo iniciar en el dropshipping?

El dropshipping es relativamente barato de emprender, pues literalmente lo único que necesitas es una computadora con conexión a internet para iniciar tu negocio. Actualmente hay varios sitios de internet que se encargan de producir tu propia tienda web por una módica cantidad de dinero, aunque siempre puedes considerar contratar a tu propio diseñador web y programador para crear tu sitio e integrarlo con algún sitio o plugin de ecommerce como Shopify o Woocommerce.

Lo primero que tendrás que hacer será analizar un nicho del mercado en el que creas puedes competir con la venta de determinados productos ¡Hay muchos más nichos de lo que crees! Y unos más competidos que otros. Posteriormente tendrás la posibilidad de comprar el dominio y el host para tu sitio y, a partir de ahí, iniciar con el diseño y la instalación de todo lo que vas a necesitar para vender tus productos.

Consigue proveedores

La parte quizá más fundamental del dropshipping no es en realidad abrirte un sitio web y anunciar tus productos, si no, conseguir buenos proveedores, y no nos referimos a uno sólo; al contrario, lo mejor será que tengas dos o más proveedores con los mismos productos y así evitarte la situación de explicarle al cliente que el objeto que acaba de comprar lo tienes agotado.

Cuidado, los proveedores muchas veces no son los fabricantes, porque al final los fabricantes lo único que quieren es sacar los productos de su línea de ensamblaje; en cambio, un proveedor en un mayorista que le ha comprado el producto al fabricante. Hay de proveedores a proveedores, para lo cuál deberás de cerciorarte de la calidad de los productos que enviará a los clientes a tu nombre. Existen sitios en donde se venden las listas de los mejores proveedores por nicho y por ubicación geográfica.

¿Cuáles son las desventajas?

Así como la principal ventaja es que se puede hacer desde casa y sin necesidad de tener un stock de forma física; también existen algunas desventajas del dropshipping:

En primer lugar se encuentra el pequeño margen de ganancias. Algunos nichos se encuentran muy competidos, por lo que algunos dropshippers tienen que bajar mucho sus precios para aumentar sus ventas y así incrementar sus ingresos, por lo que no es un negocio con el que te harás rico de la noche a la mañana.

Luego, también existen los errores que los proveedores pueden cometer, como enviar un producto equivocado o en mal estado; el cliente piensa que te está comprando directamente a ti y no con un tercero; dependerá de ti resolver la situación de forma favorable para que el cliente no se vaya con una mala experiencia.

Otros aspectos a considerar

El dropshipping no es un negocio que se mueva en automático; requiere de posicionar tu propia marca, como todo negocio, dedicarle tiempo a ganar la confianza del cliente, vencer la barrera que hay sobre la desconfianza de las compras en línea, construir una atención al cliente impecable en caso de que algo falle y, por supuesto, dejar al cliente satisfecho para que vuelva a comprar en tu negocio.

Sin embargo, con un poco de esfuerzo y dedicación, el negocio del dropshipping es fácilmente escalable.

¿Ya conocías esta forma de hacer negocios en línea? Déjanos tu respuesta en los comentarios. 

Comentarios