Home Prepárate Tómate un año sabático

Tómate un año sabático

Visto 102
0
SHARE
sabático

Muchos lo piensan pero pocos lo hacen. Decidir darte un año sabático, de libertad, alejado del trabajo o el estudio, es una decisión que requiere de una importante reflexión. Se debe pensar en el tiempo preciso, en donde se quiere pasar ese año y, por supuesto, resolver qué se quiere hacer durante esos 365 días.

Una opción seductora pero de poco valor es no hacer nada. Dedicarle los días a Netflix, videojuegos, dormir u otras cosas de poca trascendencia. La realidad es que un año con este tipo de ocupaciones es algo que a la larga se torna aburrido y repetitivo. Sin embargo hay ciertas  actividades que no requieren una dedicación total y puede brindar un plus a ese año de inactividad:

  • Ir al gym
  • Aprender a tocar un instrumento
  • Aprender un nuevo idioma
  • Practicar algún deporte

La otra amalgama de posibilidades dentro de un año sabático incluye actividades que requieren un mayor esfuerzo y planeación. Se tratan de las primeras opciones por las cuales las personas deciden alejarse del ajetreo laboral y académico, ya que se tratan de acciones que le dan preferencia a la creación de experiencias.

  • Realizar un voluntariado en el extranjero. Existen muchas opciones para viajar por el mundo ayudando a las personas. La gran mayoría son baratas, ya que muchas solo piden que el voluntario pague su boleto de avión, el hospedaje y hasta la comida ya viene incluido. Conoce el mundo dejan tu huella en la vida de las personas. Buenas compañías para buscar opciones interesantes son IVHQ, Aisec o Vive México
  • Aprender otro idioma en el extranjero. Poder viajar a un país lejano, conociendo cara a cara su cultura, es la mejor manera de aprender un nuevo idioma de manera eficiente. Ya sea un año después de acabar la prepa o la universidad, un viaje de este tipo no solo te ayudará a poder perfeccionar tus habilidades lingüísticas, sino que será una experiencia inolvidable. EF, Kaplan o Egali son compañías especializadas en la enseñanza de idiomas en el extranjero que tienen grandes propuestas.
  • Dedicarte a tus hobbies preferidos. ¿Te gusta pintar, escribir, leer o componer? Es tu momento. Nunca tendrás más tiempo para hacer aquello que te apasiona como en un año sabático. Al final, tendrás algo terminado de lo que te podrás sentir orgulloso.
  • Tener tu primera experiencia laboral: Experimentar la primera inserción dentro de un ambiente laboral, conocer a una empresa, cumplir con responsabilidades y entregar resultados, hacer contactos para el  futuro y, en general, obtener experiencia de trabajo. Igualmente, el dinero que obtengas durante ese periodo puede ser ahorrado la misma Universidad.

Así que ya lo sabes, un año sabático siempre es una buena opción. Ya sea que quieras conocer el mundo o escribir el próximo best seller, lo seguro es que regresarás a la realidad con la mente tranquila y la energía renovada.

Comentarios