Home Trabaja Etiqueta ¿Qué hago en el primer día de trabajo?

¿Qué hago en el primer día de trabajo?

Visto 3,008
0
SHARE
primer día de trabajo

La buena noticia es que ¡ya tienes trabajo! La mala noticia: una imagen vale más que mil palabras. Después de que hiciste un buen CV, pasaste todas las entrevistas y cerraste tu contratación; estás ante tu primer día de trabajo. ¿Qué hacer ese primer día para que la gente no crea que cometió un error al contratarte? ¿cómo empezar con el pie derecho? He tenido la oportunidad de recibir a muchas personas en su primer día de trabajo en distintas organizaciones y quiero compartirte una brevísima guía de aquello que he visto que funciona.

–  Antes del primer día: una vez que ya cerraste tu contratación y te dijeron el día en que te debes presentar, asegúrate de preguntarle a la persona de recursos humanos o tu nuevo jefe (o quien sea que esté en el área de contrataciones) algunos datos útiles que te podrían servir: ¿cuál es el horario? ¿existe un código de vestimenta que deba conocer?

Investiga las rutas para llegar a tu trabajo, ya sea que vayas en transporte público, caminando, en bici o en tu propio coche, practícalas anticipadamente y ve cuál es la que mejor te conviene. Ojo: trata de hacer estas prácticas en días hábiles y lo más parecido al horario en el que trabajarás (muchas veces hacemos esto en pleno domingo sin tráfico y descubrimos que el lunes a la hora pico esa es la peor ruta). Al tiempo total del recorrido agrega diez minutos para asegurarte que llegarás a tiempo el primer día. Y ¡ten un plan b a la mano por cualquier cosa!

Haz tu tarea (si no la hiciste previamente para la entrevista): investiga bien a la empresa, sus competidores, revisa su sitio de internet, sus redes sociales, etc. Si eres súper geek incluso puedes programar alertas en Google con el nombre de la empresa o el nombre de tu jefe.

– El primer día en tu trabajo. Controla un poco tu carácter, ya sea que seas súper extrovertido o súper introvertido, trata de llevar esto (por lo menos el primer día) a un punto medio. También ¡pregunta, pregunta, pregunta! Pregunta si existen manuales de inducción o reglamentos que debas conocer. Investiga cómo se hacen los registros de asistencia (o de horas) y asegúrate de alguien te ayude a registrarte para tener acceso a la oficina. Hay muchas oficinas que tienen códigos súper específicos para todo: vestimenta, papelería, impresiones, uso de espacios y hasta celebraciones de cumpleaños. Pregunta sobre lo que se acostumbra para la hora de comer y sobre si hay un lugar específico para hacerlo (hay algunas oficinas donde no puedes comer en tu lugar). Pregunta si existe un directorio de personas, cargos, teléfonos, mails, etc. y de igual forma si tienen un organigrama que puedas ver. Pregunta por la ruta de evacuación y qué se hace en caso de alguna contingencia.

Asegúrate de que la oficina tenga toda tu documentación y cosas necesarias para tu debido registro (y que todo esté en orden para que después recibas ¡tu primer pago!).

– Durante los próximos días. Conoce a todos con los que estarás involucrado en tu trabajo y a todos tus compañeros de equipo. Intenta tener una reunión en privado con tu jefe y de conocer su manera de liderazgo y de comunicación. Evitarás malentendidos si le preguntas cuál es su estilo para trabajar y averiguas cómo le gusta que se entreguen las cosas.

Enfócate en tus nuevas tareas, (la organización no espera que resuelvas de la noche a la mañana aquello por lo que fuiste contratado), pero ir alcanzando pequeñas metas te harán avanzar firmemente en tu carrera. Si te asignan una tarea pregunta por la fecha de entrega y asegúrate de cumplirlo cabalmente. Pregunta con quién te puedes apoyar si tienes dudas (muy probablemente no quieras molestar a tu jefe con cosas que alguien más sabe, conoce y domina).

Ten un poquito de iniciativa. Después de terminar o de cumplir tu primer objetivo, no te recluyas en tu lugar a esperar que tu jefe venga y te diga qué es lo siguiente que tienes que hacer. Si cometes algún error durante la primera semana, asegúrate de disculparte y enmendar tu falla con quien sea necesario.

Recuerda que nadie espera que sepas todo durante el primer día o semana. Todo inicio de ciclo conlleva nervios, ten en cuenta que no eres ni el primero ni el último en pasar por esa situación. ¡Mucho éxito!

Comentarios