Compartir
que-es-la-poligamia-laboral

¿Has cambiado más de tres veces de trabajo?

Va quedando atrás la época en la que nuestros papás o abuelos tenían un solo trabajo de por vida. Escuchar historias como la de la tía que lleva 40 años trabajando en la misma oficina son cada vez más escasas. La lealtad hacia la empresa en la que trabajabas por primera vez va desapareciendo y van surgiendo los trabajadores nómadas que practican la poligamia laboral.

¿Qué es?

En la forma más propia, es el actuación múltiple y simultánea del ejercicio laboral en más de un escenario. La poligamia laboral busca satisfacer la visión y misión personal, por lo que para ti como trabajador es mucho más importante estar en un lugar donde te sientas apreciado y valorado. Así que si en donde trabajas no obtienes esas necesidades afectivas, nada te va a detener para buscar otro trabajo donde sí las recibas y cambiarte.

Anteriormente en un CV era “mal visto” tener varios trabajos en un periodo corto de tiempo pues era sinónimo de que la persona no era un “buen trabajador” y como reclutador necesitabas estar muy al pendiente de eso. Actualmente, la mayoría de los CV de alguien entre 30 y 35 años puede traer en promedio cuatro o cinco posiciones laborales desempeñadas. Y eso no tiene nada de malo si lo has hecho estratégicamente.

Si ya estás decidido y no aguantas más tiempo en la empresa en el que estás, considera estos puntos que PageGroup, líderes en vacantes y reclutamiento, recomiendan antes de cambiar de trabajo:

1.Evita que las emociones decidan por ti. Muchas veces la decisión de cambiar de trabajo va involucrada con las emociones, ya sea porque hay desacuerdos en las opiniones o frustración con colaboradores y superiores.

Antes de tomar una decisión analiza el peso que le das a ciertos problemas que suceden en la oficina, y si tu empresa aún te atrae por otras razones puedes tomar vacaciones que te servirán para traer de vuelta tu energía para continuar.

2. Evalúa tu satisfacción. Analiza no sólo el cargo que asumes, las actividades que ejecutas diariamente y los beneficios. Pregúntate si tu trabajo te brinda satisfacción, al responder esto sabrás si a pesar de la ambición en cambiar, tu trabajo actual te puede proporcionar una satisfacción intangible que no es fácil de replicar.

3. Analiza tus perspectivas de crecimiento. Evalúa si tu trabajo actual puede brindarte opciones a futuro, con base en tu experiencia, tamaño de la organización y niveles jerárquicos. Si aún ves posibilidades de movimiento, considera el crecimiento interno.

4. Oportunidades de desarrollo de carrera. Reflexiona si un mejor puesto con mayor nivel jerárquico o sueldo en otra compañía realmente te proporcionará un mejor desarrollo de carrera, pues ésta puede ser difícil de encontrar en otro entorno laboral.

5. Enfrenta el miedo al cambio. Es importante estar preparado para realizar cualquier cambio profesional y sobre todo, no atarse a una ambiente laboral que no te ofrezca más oportunidades de crecimiento.

¡Mucho éxito!

Comentarios