Porque sí o porque no estudiar en línea

Porque sí o porque no estudiar en línea

COMPARTIR
estudiar en línea
Fuente de la imagen: Shutterstock www.shutterstock.com

Antes de emprender tus estudios de posgrado, es recomendable que tengas claro qué es lo que quieres lograr y hacia dónde te diriges.

Entonces después de pensarlo mucho te  decides por estudiar un posgrado. Pero entre tu trabajo, tus ocupaciones, tu vida personal, tu situación financiera -y hasta tus miedos- cada vez lo ves más y más difícil regresar a la Universidad. ¿Por qué no considerar un plan B? ¿Por qué no optar por hacerlo en línea?

Y es que, la tecnología  y el Internet han invadido nuestras vidas y el campo del estudio no se queda atrás. La educación en línea es una excelente opción para continuar con tu formación profesional.

Actualmente las principales Universidades en México –y en el mundo- como la UNAM, la UNITEC, el IPN, el ITESM,  entre muchas otras han adaptado algunos de sus programas para ser impartidos en línea, online, de manera virtual, “a distancia” o “por Internet”.

¿Cuáles son las ventajas de esta modalidad?

  1. No es de tiempo completo. La educación en línea es ideal para quienes poseen responsabilidades como trabajos, familia, hijos y les resulta complicado acercarse físicamente a una Universidad. Tienen un deseo de superarse profesionalmente. (Una persona con estudios de posgrado gana más en promedio que una persona con estudios de licenciatura).
  2. Menor costo. Estudiar un posgrado o maestría en línea es más barato que hacerlo de manera presencial. Las clases impartidas de manera online tienen la ventaja de reducir los costos de materiales, libros y de transporte para el estudiante.
  3. Variedad. Las opciones en cuanto a Universidades y programas es enorme, hay miles de programas y niveles, por lo que puedes elegir aquel que se ajusta mejor a tu perfil y necesidades.
  4. Sin fronteras. Al estudiar en línea no existen fronteras geográficas, por lo que puedes elegir estudiar una carrera que no se imparta en tu país y puedes tener acceso a miles de Universidades alejadas de donde vives.
  5. 100% virtual. Todos los materiales se descargan en línea, las asesorías, los chats grupales, las discusiones y hasta las entregas de trabajos y proyectos finales se hace en línea. La mayoría de ellas tienen un sistema de “mesa de ayuda” o helpdesk 24 horas donde un especialista te asesora en caso de algún problema.
  6. Mejor uso de tu tiempo. Al no ser presencial, no te tienes que trasladar a ningún lado y ajustarte a horarios específicos de impartición de clases. Dispones de tu tiempo, tu te organizas de acuerdo a tus otras actividades y esto te permite tener una mejor calidad de vida. Tu elijes a qué hora y en qué momento estudiar. Además puedes volver a tomar las clases cuantas veces quieras si es que no entendiste algo.
  7. #SonLasCompetencias. Estudiar en línea te ayuda a desarrollar ciertas competencias como: administración del tiempo, trabajo en ambientes virtuales, autogestión y desarrollo de habilidades de investigación, entre otras.
  8. No se atrasan. En la modalidad en línea no hay cosas como que “no llegó el maestro”, o “no había salón” o no tienes que soportar personajes como el clásico cuate que no para de interrumpir al maestro o de lucirse con sus comentarios.
  9. Tecnología. Los programas están diseñados para que sean dinámicos y que faciliten el aprendizaje. Las plataformas usadas como el  blackboard te permite ingresar a tus contenidos y programar tus sesiones.
  10. Reconocidas y validadas. Actualmente no hay diferencia curricular entre un programa presencial y un programa estudiado en línea. La mayoría de los posgrados o Maestrías cuentan con el reconocimiento oficial de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

No es para ti si:

  1. Si eres de los que piensa que estudiar en esta modalidad va a ser más fácil. Como nos comentó Raúl Cicero, VP de Educación Online de Laureate México: “La educación en línea te de más facilidades para que estudies. Pero esto no significa que sea más fácil”.
  2. Si no cuentas con habilidades de organización y no estableces rutinas de estudio. Si piensas que vas a poder hacer esto en tus “ratos libres” o “con el tiempo que te sobre”. (Necesitarás dedicarle más tiempo en promedio unas 3 o 4 diarias).
  3. Si necesitas un maestro/tirano que esté como policía atrás de ti para obligarte a hacer las cosas. O si por el contrario, necesitas alguien que te ponga una “estrellita” en la frente cada vez que dices algo en clase o que entregas una buena tarea.
  4. Si eres una persona que se desmotiva pronto y que le encanta procrastinar.
  5. Si la interacción presencial es muy importante para ti y necesitas “ver a tus compañeros y al Profe” este modelo no es para ti.

Nos encantaría conocer tu experiencia si ya estudiaste en línea o si estás por hacerlo. Nosotros estamos #ocupados en eso.

Comentarios