Me quedé sin trabajo ¿y ahora?

Me quedé sin trabajo ¿y ahora?

COMPARTIR
sin trabajo

Se acerca el fin de año y no es raro que en muchas empresas se comiencen a escuchar rumores como “se realizarán paros técnicos” o “habrá recorte de personal”. Si bien sabemos que todos somos necesarios e importantes en el trabajo, queda claro que nadie es indispensable y todos estamos expuestos a quedarnos sin empleo en cualquier momento (además de que diciembre es una época difícil para buscar).

Si estás pasando por esto, es el momento preciso para mejorar tus competencias profesionales, incrementarlas o desarrollar alguna que falte en tu perfil. A continuación te sugiero algunas opciones.

1. Termina tu carrera o el trámite de titulación:

En muchos casos uno comienza a trabajar antes de salir de la universidad. La carga de trabajo se vuelve demasiada y debes tomar la decisión de seguir estudiando o continuar con el trabajo. Sin darte cuenta te llenas de responsabilidades laborales y cuando ves, ya han pasado varios años desde que saliste de la escuela.

O peor aún, terminas la escuela pero la tesis se retrasa durante varios años. Es importante concluir con esta etapa de nuestra vida. Datos del portal de estadística universitaria de la UNAM (www.estadistica.unam.mx) registra que el 35% de los egresados en el periodo 2012-2013 no han obtenido su título de grado a nivel licenciatura o ingeniería. Esto significa que de cada diez candidatos para una vacante, tres de ellos no están titulados. Esto aumenta la posibilidad de no ser el elegido para una vacante. Enfócate y convierte esto en tu propósito de año nuevo, o sigue nuestros tips para poder terminar la tesis.

2. Invierte en una especialidad o un diplomado.

Es indispensable que después de asimilar este duelo laboral y tras haber tomado unas vacaciones (recomiendo no más de una semana) estudies una especialidad o un diplomado acorde a tu perfil. Esto te ayudará a no dejar espacios en blanco en tu CV. Los reclutadores podrán ver que te gusta seguir preparándote, además de que reafirma tu confianza, amplías tu networking e inclusive puedes encontrar nuevas oportunidades laborales.

3. Comienza a estudiar una Maestría.

Otra opción para ampliar tus competencias laborales es estudiar una maestría. Hay muchas opciones. Puedes enfocarte en alta dirección, administración, organizaciones, liderazgo, management, planeación, entre muchas más opciones.

Debes considerar que una maestría es una inversión de al menos dos años de estudio más el tiempo que tardes para titularte, además de ser demandante y absorbente. Muchas veces querrás rendirte antes de concluirla, pero recuerda que el gusto por terminar y titularte es altamente satisfactorio y remunerable. Antes de tomar una decisión, lee nuestro post sobre cuándo sí y cuándo no estudiar un posgrado.

4. Aprende un nuevo idioma. 

Hoy en día es indispensable la comprensión y comunicación en otro idioma y en el ámbito profesional es básico el idioma inglés. Hay muchas opciones de lugares donde puedes aprender. Desde tutoriales en YouTube, apps para tu teléfono, cursos online y clases presenciales. En caso de que el inglés no sea tu problema, otro idioma no está de más. Te recomiendo el chino mandarín, portugués, japonés o alemán, pues además de incrementar tus competencias en idiomas, están entre los 10 más hablados en el mundo a consecuencia de la globalización.

Recuerda, es altamente recomendable iniciar una actividad productiva inmediatamente después de quedarte sin empleo.

Comentarios

COMPARTIR
AnteriorAprende a delegar como Santa Claus
SiguienteLos 5 más populares de profesionistas
Estudió Administración y realizó la Master en Administración de Organizaciones en la UNAM, especialista en Administración por competencias, se ha desarrollado en el departamento de recursos humanos tanto en la administración pública como privada. Actualmente, Co-fundador de Medina & CIA con una amplia cartera de servicios para recursos humanos en la industria privada principalmente.