Compartir
universidad

Cada año miles de estudiantes se quedan fuera de las universidades públicas. ¿Es tu caso?

Antes de empezar, necesitas entender que en nuestro país el número de estudiantes que demandan espacios en las universidades públicas supera por mucho la capacidad que tienen las instituciones. Esa es la realidad y no es un tema personal, ni es la “mala suerte” que tienes, ni es que la tengan “en tu contra”.

Es muy fácil instalarse en el drama, hacer berrinches y tomar una actitud de “pues ahora no hago nada”. Y está bien, esa puede ser tu elección.

Pero si eres de los que no quieren quedarse esperando en sus casas todo un año a que haya una nueva oportunidad para ingresar a esa universidad, existen algunas opciones alternativas a la educación pública que podrías considerar.

Dejar que pase un año sin ir a la escuela no significa que tu carrera esté en riesgo o que vas a ser un looser de por vida. El único hecho es que tardarás un poco más en terminar tus estudios de licenciatura, pero tener un año disponible puede ser una gran oportunidad para hacer otras cosas que igual pueden abonar a tu éxito.

¿Cómo sacarle partido a esta situación?

1. Estudia algo más

La Universidad no es la única opción que tienes para prepararte a nivel profesional. Puedes sacar ventaja de los miles de cursos, diplomados y certificaciones relacionadas a tu  área de tu interés. Puede ser en línea o presencial, los hay gratuitos como en Coursera (los imparten en México la UNAM y el TEC de Monterrey). Estudiar algo más puede brindarte conocimientos valiosos y ayudarte a ir formando tu CV.

2. Trabaja y obtén experiencia

Una de las principales razones por las que los reclutadores de recursos humanos no contratan a jóvenes es por la falta de experiencia profesional que tienen. Al trabajar (en lugar de estar en tu casa) estarás atacando la falta de experiencia así como fomentarás el desarrollo de competencias profesionales claves. Iniciar tu vida laboral a temprana edad es un factor clave para tu éxito profesional. No necesita ser un gran puesto en una gran empresa (obvio ese no es el que vas a conseguir), pero cualquier puesto que de preferencia se relacione a tu área de interés, te agregará valor. Puedes generar tu perfil en alguna bolsa de trabajo en línea y fijarte en aquellas vacantes que no necesiten experiencia o algo de medio tiempo.

3. Aprende un idioma

El idioma que necesitas dominar para ser un mejor candidato es el inglés. La mayoría de las vacantes que encontrarás a lo largo de tu carrera profesional verás que involucran algún grado de conocimiento de inglés. El saber otro idioma siempre te abrirá las puertas a oportunidades de empleo. De nuevo, hay opciones en línea y presenciales. Clases particulares o en grupo, será una excelente inversión. ¿Ya dominas el inglés?, evalúa la opción de aprender un tercer idioma como el alemán o el chino. ¿No lo puedes pagar? Busca un empleo (punto 2) que te de los recursos suficientes para pagar tu curso.

4. Sé un voluntario

Ayudar a otros sin recibir nada a cambio es una gran experiencia en la vida que también te dotará de otras competencias profesionales y que le agregarán valor a tu perfil. Una búsqueda exprés en Internet te arrojará cientos de resultados sobre programas de voluntariado en México. Por solo mencionar un ejemplo http://voluntariosmexico.org/

Sin duda, cualquier actividad voluntaria que realices traerá beneficios y satisfacción personal. Pero para asegurarte que el tiempo dedicado a estas actividades traiga beneficios en tu carrera profesional debes elegir bien qué tipo de voluntariado realizarás.

5. Prepárate de nuevo para tu examen de admisión. Si no fuiste aceptado en la primera ronda, necesitarás prepararte mejor para aplicar de nuevo. Así que infórmate bien de las fechas, repasa todo y vuélvete a preparar para presentarlo.

No te desanimes y ¡cuéntanos cómo te va!

 

 

Comentarios