Compartir
empresas

Si un estudiante universitario nos preguntara ¿cuáles son las habilidades más cotizadas por las empresas?, ¿qué es lo que buscan las empresas para contratar?, nuestra respuesta sería la siguiente lista:

1. La “Comunicación oral en inglés” a diferencia del inglés escrito, es lo que las empresas reportaron tener dificultades para encontrarlo en los candidatos jóvenes. Se refieren a aquellos profesionistas capaces de no solo hacer llamadas telefónicas en ese idioma, sino también de viajar al extranjero y poder desenvolverse –e incluso prospectar ventas, alianzas y oportunidades– fluidamente. Lo mismo va para la capacidad de hacer networking en inglés en eventos internacionales (congresos y expos, por ejemplo). Se refieren también a personas capaces de recibir a visitantes extranjeros –socios, inversionistas o clientes– y ser anfitriones exitosos. También te recomendamos leer: “La importancia de saber inglés”.

2. “Generación de nuevas ideas”, no se trata de que los jóvenes puedan llegar a una empresa y generar ideas geniales de la nada. Se trata, más bien, de que posean herramientas y técnicas –las hay muchas, aunque pocas universidades las incluyen en sus planes de estudio– para facilitar procesos creativos y de generación de ideas con el resto de los integrantes de la empresa. En otras palabras, que sean detonadores de la creatividad. ¿La escuela mata la creatividad

3. La importancia de la competencia “Detección de oportunidades de mejora” explica mucho del éxito de los ingenieros en el mercado laboral mexicano. Hoy no es extraño encontrar a egresados de este tipo de carrera en áreas “no ingenieriles” como marketing, recursos humanos y finanzas. Lo que ocurre es que las habilidades de análisis cuantititvo y de pensamiento de sistemas de los ingenieros son útiles en cualquier área de una organización. En esa medida, un joven que sepa tomar los procesos de una compañía y ver sus eficiencias y cuellos de botella en cada etapa, identificar posibles ahorros y cómo agregar valor a la cadena de producción, será muy bien recibido en la actualidad por el mercado laboral.

4. Algo parecido ocurre con “Análisis y toma de decisiones”: nadie espera, o quiere, que un joven recién graduado de la universidad llegue a una empresa a decir qué es lo que debe hacerse. Sin embargo, sí hay una enorme necesidad de profesionistas que posean herramientas y modelos para el análisis y toma de decisiones, y que con ellas sean capaces de ayudar a sus supervisores a elegir qué es lo mejor para el departamento, proyecto o empresa. ¿Cómo tomar mejores decisiones?

5. Por último está “Administración de proyectos”. Esta competencia comprende: saber plantear metas medibles y pasos intermedios, calendarizar procesos, administrar un pequeño presupuesto, saber delegar tareas y poder presentar reportes de avance claros y oportunos. Es, en general, una capacidad para la planeación y la organización de recursos al interior de un proyecto. Y de ella dependerá eventualmente que el profesionista pueda ascender a puestos superiores, pues no hay jefe o supervisor de quien no se espere un correcto manejo de metas, tiempos y recursos.

Muchas carreras enseñan algunas de estas habilidades y sino, asegúrate de conseguirlas o fortalecerlas por tu propia cuenta. #Ocúpate

 

Comentarios