Compartir
knowmads

Obtener un título universitario para después trabajar ocho horas diarias frente a un escritorio por el resto de la vida, era el esquema de “realización profesional” en la generación de nuestros padres pero, todo eso ha cambiado. Ahora, un título no es garantía de conseguir un empleo y muchos jóvenes consideran que el trabajo por ocho horas diarias es cuasi-esclavitud. Alrededor del mundo, sobre todo en los países desarrollados, está ocurriendo una revolución laboral que rompe de manera fulminante con el paradigma corporativo del capitalismo del siglo pasado y que no tiene a todos contentos: los Knowmads.

Éste término fue acuñado por John Maroveck al combinar las palabras en inglés “Know” y “Nomad”; en español, un nómada del conocimiento que, literalmente viene siendo una versión 2.0 del freelancer. En esencia, un Knowmad puede ser toda persona sin restricción de edad que, no está sujeta a una relación jerárquica pues, no trabaja sino, colabora en varios proyectos simultáneos que le apasionan; ofreciendo sus conocimientos y creatividad para la resolución de problemas. Los knowmads, tienen una extraordinaria capacidad de adaptación y aprendizaje permanente; son tecnológicamente alfabetizados, intuitivos, trabajan en equipo y no le temen al fracaso. Su medio de organización es la horizontalidad; nunca trabajan para alguien sino con alguien. Y lo más importante de todo: ellos serán los más buscados por las empresas dentro de pocos años.

La tendencia actual es llevada por la palabra “innovación” y liderada por empresas como Facebook, Apple, Microsoft, Google; pues buscan cada vez más a los knowmads para integrarlos en sus proyectos. De acuerdo a Raquel Roca, autora del libro “Knowmads, los trabajadores del futuro”, en 2020 los nómadas del conocimiento serán el 45% de la fuerza laboral ¿La clave? Los robots tomarán muchos empleos en las próximas décadas pues, son expertos en análisis y recolección de datos pero, serán los humanos quienes aporten la creatividad e innovación gracias a esos datos recolectados por robots.

Sin embargo, pareciera que en países en desarrollo, apenas inicia la lucha cultural para integrar a los Knowmads en ambientes acostumbrados al corporativismo, y en el caso especial de México, la actual falta de cobertura para los derechos de los trabajadores como la seguridad social, es decir, seguros médicos, seguros por incapacidad o seguros de desempleo; el acceso a créditos hipotecarios y a esquemas de retiro y jubilación reales, se verán acrecentados en esta época hiperconectada e hiperdigitalizada pues, los knowmads al no contar con un patrón que coopere con la cuota al IMSS o que cotice ante el INFONAVIT, no tendrán acceso a dichos beneficios.

Las actitudes resistentes hacia la aceptación de la denominada “economía uber” no hacen más que retrasar lo inevitable afectando el futuro de millones de profesionistas. El chequeo de salida y entrada bajo la subordinación laboral en opuesto a la colaboración horizontal para la solución de problemas, se preparan para confrontarse en un campo de batalla llamado México en donde, la revolución de 1917 no tiene lugar para la revolución tecnológica del siglo XXI.

Bajo este supuesto, es necesario pedir la creación de políticas públicas que nos integren a todos los profesionsitas que decidamos trabajar bajo este esquema de manera que, se pueda incluir a una gran cantidad de personas para ofrecerles soluciones en cuanto a vivienda, salud y retiro, porque si nuestra vocación es la colaboración horizontal debemos poder hacerlo con los mismos derechos y obligaciones que los trabajadores corporativos, ¿O tú qué dices?

Comentarios