Honestidad en una entrevista de trabajo

Honestidad en una entrevista de trabajo

“El secreto de la vida es la honestidad y el juego limpio. Si puedes simular eso, lo has conseguido.” Groucho Marx.

COMPARTIR

Parece obvio, pero de pronto se olvida, la honestidad en una entrevista de trabajo es crucial, desde que se abre una posición hasta que se cierra el contrato, tanto para el reclutador como para el candidato.

Para empezar, debemos partir de que el objetivo de ambas partes es el mismo: concluir el proceso de manera exitosa. Para el reclutador representa cubrir la posición vacante con la persona más adecuada y para el candidato encontrar un trabajo que se adecue a su formación y motivaciones. Tanto un reclutador como un candidato tienen que tener claro qué es lo que pueden ofrecer  y no comprometerse en  algo que no sean capaces de cumplir. El incumplimiento por ambas partes genera mucha frustración: desde la perspectiva del candidato porque ha arriesgado a cambiar un trabajo por otro y; por parte del reclutador porque deja fuera del proceso de selección a candidatos potenciales con un interés real.

La deshonestidad también es reflejo de irresponsabilidad ya que genera situaciones de riesgo e impacta negativamente en un tercer key player que también forma parte del proceso de selección: el negocio. Una mala decisión puede interrumpir el funcionamiento normal del mismo por no tener al candidato idóneo ocupando la posición dentro del tiempo establecido.

¿Cómo podemos evitar estas situaciones de riesgo? En este caso lo ideal sería tomar una estrategia preventiva y para esto sería importante, en un primer momento, entender algunos de los beneficios profesionales que conlleva el ser honesto para ambas partes:

  • –        Agilidad en el proceso de selección.
  • –        Evitar conflictos.
  • –        Incremento de las probabilidades de éxito en el cierre de la vacante.
  • –        Satisfacción y motivación.
  • –        Buenas relaciones profesionales.

La deshonestidad eventualmente sale a la luz y puede perseguir a la empresa o candidato a lo largo de su desarrollo, por eso lo más inteligente es tomar conciencia de los beneficios de decir la verdad y no buscar atajos para conseguir un empleo.

Para concluir me gustaría mencionar que la honestidad no solamente es importante en un ámbito profesional sino en todos los planos de nuestra vida. Tal y como he expuesto anteriormente la honestidad siempre reportará beneficios, así que los animo a proyectarla e integrarla en todas sus relaciones interpersonales.

Comentarios