Estudiar veterinaria

Estudiar veterinaria

Ahora las personas optan por una mascota que les acompañe, pasan más tiempo con ésta e, incluso, están dispuestos a pagar más por su bienestar.

COMPARTIR
Estudiar veterinaria

He tenido perros toda la vida y he visto cómo el mercado de productos y servicios para el cuidado de las mascotas se ha trasformado completamente en los últimos años. De acuerdo con la consultora Euromonitor International, para 2011 el gasto en alimento y juguetes para mascotas en América Latina había alcanzado los 11 mil millones de dólares. Para el caso de México, la misma consultora ha documentado un crecimiento dinámico en las ventas de alimento, la incorporación de nuevas marcas al mercado, la ampliación de las líneas de producto y una expansión significativa de tiendas especializadas en productos para mascotas.

La explicación del crecimiento de esta industria está en diversos cambios sociales y en el estilo de vida de las personas: más gente joven está viviendo sola y posponiendo la decisión de casarse o tener hijos; los espacios habitacionales tienden a ser más pequeños; hay una mayor consciencia respecto a la protección de los animales y; el ingreso promedio por hogar se ha incrementado. Todos estos elementos han incidido en que las personas opten por una mascota que les acompañe, pasen más tiempo con ésta e, incluso, estén dispuestos a pagar más por su bienestar.

Este escenario parece ideal para quienes se dedican a proveer servicios de salud para mascotas: un mercado en crecimiento, con compradores emocionalmente comprometidos, demandando servicios complementarios y con capacidad de pago muy diferenciada. Un ejemplo de ello es el Hospital Veterinario UNAM-Banfield en la Ciudad de México. Nace de la alianza entre la UNAM y la red de hospitales Banfield PET HOSPITAL y ofrece atención médica primaria a perros y gatos (los estudiantes de la universidad participan como practicantes). Además, venden planes de atención para tu mascota que puedes pagar anual o mensualmente. Actualmente atienden a 20 mil pacientes al año y también venden alimento y medicamentos. Cómo puedes ver se trata de una oferta muy completa de productos y servicios que busca facilitarle la vida al dueño de la mascota y que vislumbra una oportunidad de negocio en el ámbito de la veterinaria.

Ahora bien, que exista la oportunidad no quiere decir que ya por ser veterinario tienes el éxito asegurado. De acuerdo al sitio Compara Carreras, los veterinarios ganan en promedio $9,847 mensuales (un poco menos de los $9,981 que en promedio ganan los profesionistas de todas las carreras) y poco más de 20 mil personas estudian actualmente esta carrera. Estas cifras obligan a pensar que si vas a ser veterinario es importante agregar valor a tu carrera de modo que: estés a la vanguardia en la prevención, diagnóstico y tratamiento de enfermedades; que integres conocimiento de áreas como terapia y rehabilitación; que tengas conocimientos administrativos y de gestión de un hospital y; que seas capaz de desarrollar nuevas ofertas de servicios o productos con este conocimiento.

Para el Doctor José Luis Payró, Director Nacional de la Escuela de Medicina, Veterinaria y Zootecnia de la UVM, el futuro del aprendizaje clínico está en un modelo basado en competencias, simuladores de alta tecnología, anatomía viva, body painting, body projection y realidad aumentada. “En UVM sabemos que no es barato enseñar con robots, es un sistema nuevo, moderno, pero tarde o temprano todas las universidades van a implementar este sistema de enseñanza porque va a ser una obligación. Ya no se van a poder utilizar animales para practicar, matarlos y aprender como el caso de los conejos o ranas, se van a utilizar modelos anatómicos como los que ya tiene UVM”.

Otro elemento fundamental en la formación de un veterinario es que además del conocimiento clínico aprendan a administrar un negocio. “Nuestra programa busca formar extraordinarios veterinarios que también tengan un enfoque empresarial de atención al cliente, de administración de un hospital y de desarrollo y venta de nuevos productos”, menciona el Doctor Payró.

La propia UVM cuenta con un Hospital Veterinario UVM abierto al público con servicios de medicina preventiva, hospitalización, farmacia, estética y tienda, en el que los alumnos comienzan sus prácticas profesionales guiados por Médicos Veterinarios titulados, quienes se encargan de manejar directamente a los pacientes. Una muestra más de que la atención médica para mascotas y el desarrollo de servicios paralelos presenta una gran oportunidad, tanto de desarrollo profesional como de negocio.

Si te interesa conocer más sobre Medicina Veterinaria antes de elegirla como carrera, o ya eres veterinario y quieres seguir capacitándote, del 24 al 26 de junio puedes asistir al 6to Congreso Internacional de Medicina Veterinaria y Zootecnia que organiza la Federación Canófila Mexicana. Estudiantes con credencial pueden entrar sin costo.

invitacion-vets

Mientras tanto les comparto un par de videos de cómo se trabaja en el Hospital Veterinario UNAM-Banfield y el Hospital Veterinario UVM.

Comentarios