Home Prepárate Prácticas profesionales Estudiar o trabajar. ¿Qué es mejor?

Estudiar o trabajar. ¿Qué es mejor?

Visto 3,710
0
SHARE
estudiar o trabajar

Aunque ahorita no lo veas así, adquirir nuevas competencias a través de la experiencia que te da un trabajo puede ser una recompensa súper gratificante.

El estudio “Educación Superior en México. Perspectiva de los Mexicanos sobre los estudios profesionales”, realizado por el Centro de Opinión Pública de la Universidad del Valle de México con el apoyo de Data Opinión Pública y Mercados S.C., encontró que el 60% de los entrevistados opinan que estudiar y trabajar al mismo tiempo es mejor para los profesionistas.

Ya lo han señalado diversos organismos nacionales e internacionales con datos sobre la importancia e impacto que tiene la educación en el desarrollo de un país. Según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), “contar con nivel educativo elevado no sólo contribuye a tener mayores oportunidades de ser empleado, sino también a tener mayores ingresos; situación que es claramente percibida por la población”.

Así que independientemente de lo que estés estudiando o de la ciudad en la que vivas siempre puedes encontrar la oportunidad de combinar tu vida académica con la laboral.

Contar con experiencia laboral previa a que salgas de la Universidad aumentará la probabilidad de que encuentres un empleo mucho mejor pagado cuando egreses. Suena bastante lógico, ¿no?

¿Cuáles son las ventajas de estudiar y trabajar al mismo tiempo?

  • Ganar dinero. Empezar a generar dinero por tu cuenta te hará sentir productivo. Además, ese dinero “extra” te dará oportunidad de tener un estilo de vida un poco más cómodo e incluso podrías gastar algo de eso en darte “tus gustitos”.
  • Aprender a manejar un presupuesto. Los estudiantes que ganan su propio dinero, son más conscientes del esfuerzo que implica obtenerlo y tienden a ser más cautelosos a la hora de gastar.
  • Organizar mejor tu tiempo. El tiempo libre se ve reducido cuando estudias y trabajas. Por lo que esto te predispone a planificar mejor tu tiempo, organizarte y aprender a priorizar tus responsabilidades cumpliendo con todo al mismo tiempo.
  • Menos aburrimiento. Si eres de esos que se aburren porque no tienen en qué ocupar su tiempo, esta es la solución. Combinar el estudio con el trabajo hará que tengas menos tiempo para aburrirte o para estar pensando en nada.
  • Experiencia en el área de tu interés. Tener un trabajo de tiempo parcial puede ser una gran manera de aumentar tu CV, de esta manera no serás el clásico egresado que no puede hacer su CV porque ¡no ha hecho nada!.
  • Networking. Hacer una red profesional de contactos en esta etapa te ayudará a colocarte mejor en un futuro. Saldrás de la Universidad con varios conocidos en tu rubro y no contarás únicamente con tus amistades de la escuela.
  • Generar competencias transferibles. Una queja muy común de la gente de recursos humanos es que no pueden contratar recién egresados porque no traen las competencias necesarias para la vida laboral. Al trabajar desde esta etapa podrás ir generándolas: trabajo en equipo, comunicación, iniciativa, etc., de tal forma que esa experiencia hará que te distingas como candidato en la siguiente vacante a la que te presentes.

¿Cómo estudiar y trabajar al mismo tiempo?

Si ya lo decidiste y quieres empezar a trabajar cuanto antes necesitarás:

  • Buscar un trabajo de medio tiempo. Puedes acercarte a la bolsa de trabajo de tu Universidad o puedes buscarlo en línea en sitios como OCC o Lucas5. Platícalo con tus familiares y amigos para que estén pendientes de cualquier oportunidad que crean conveniente para ti.
  • Acércate directamente a dónde quieres trabajar. Si más bien ya tienes una idea de dónde te gustaría empezar a trabajar, no hay nada como ir directamente ahí y preguntar si tienen posibilidades de trabajo para un estudiante como tú. Puedes llamar y preguntar por el departamento de Recursos Humanos y comentar tu interés.
  • Checa opciones como ser Becario o Voluntario o hacer Prácticas profesionales. La mayoría de las empresas están abriendo espacios para jóvenes estudiantes universitarios. La ventaja de estos programas es que tienden a ser flexibles con tus horarios y ocupaciones y así no descuidas la escuela. Puedes checar opciones en sitios como Pro Meritum.
  • Trabajo en temporadas de vacaciones. Muchas empresas solicitan gente temporal para vacaciones. Diciembre es un gran mes para estas oportunidades. No necesita ser una chamba súper sofisticada: cualquier lugar que elijas te servirá para ir generando experiencia profesional (incluso si es el negocio familiar o una tienda de ropa).

Trabajar sin descuidar tus estudios es un gran reto, pero te dará un crecimiento profesional enorme. Avísanos si te atoras con algo, podemos ayudarte. ¡Suerte!

Comentarios