Compartir

Ya sea por la necesidad de empezar a generar ingresos, cuestiones de salud, los nuevos estilos de vida o simplemente porque en ese momento no tienes como meta principal obtener tu título universitario es que tomamos la decisión de dejar la carrera a medias, y siempre que pensamos en retomarla, encontramos algún pretexto para no palomear esa opción de nuestra lista de pendientes.

El ritmo de vida que llevamos como sociedad nos ha hecho creer que después de algún tiempo de abandonar los estudios se nos hará más complicado regresar. Y la verdad es que con más madurez y conciencia de la realidad siempre es un buen momento para finalizar lo que en algún momento comenzamos. Seguro conoces a alguien que por una u otra cosa dejó inconclusos sus estudios. ¿Razones? Hay muchas, pero normalmente estas son las que escuchamos:

  • “Me cuesta mucho trabajo estudiar, yo no nací para el estudio”.
  • “No me gustan los profesores, me fastidian la vida”.
  • “Odio esta materia _________”.
  • “No se me dan las matemáticas”.
  • “Lo he intentado varias veces y ya no estoy como para tratarlo otra vez”.
  • “Prefiero mil veces trabajar en lugar de estudiar”.

Antes tal vez era más difícil, pero ahora, la tecnología ha puesto más al alcance de nuestras manos el poder concluir de una vez por todas la carrera. Universidades como la Universidad del Valle de México (UVM) preocupada por los índices de deserción en este nivel educativo y dándose cuenta del problema que este representa para el futuro del país ha proporcionado planes de estudio y modalidades para no morir en el intento.

Además de contar con diversos campus a lo largo de la República Mexicana, para realizar la revalidación de materias cuenta con un sistema de equivalencia, lo que hace que valga la pena lo que ya has cursado en alguna otra Universidad. Y por si esto fuera poco, cuenta con licenciaturas en línea para los que de plano no tienen tiempo de asistir o se encuentren lejos de cualquiera de los campus. Para los que se sienten muy desconectados de los trámites y requisitos cuentan con consejeros que resolverán tus dudas y te ayudarán con todo el papeleo. Así que ánimo que ¡la decisión final sólo esta en ti!.

¿Tienes dudas o te la estás pensando? te compartimos estos pensamientos que tal vez podrían motivarte a regresar a clases:

  • Piensa en cuánto te gusta saber y estar enterado de todo. Aprender te hace descubrir un mundo más grande, conocer más personas. Puedes ser más independiente y no depender tanto de las opiniones de otros, porque tú tienes las tuyas.
  • Las cosas que valen la pena, lo valioso, lo que deseas, no siempre es fácil. Esforzarte es el camino para llegar a conseguir lo que quieres (lograr ser un buen músico, ser un excelente jugador de fútbol, ser una persona más preparada).
  • Tener buenos profesores siempre anima. Sin embargo, también de los peores profesores se aprende lo que no quieres llegar a ser.
  • No te desanimes si no sabes estudiar. Si aprendes a organizarte, a hacer buenos resúmenes, subrayar lo necesario, etc. todo será más fácil y, claro, sacarás mejores calificaciones.
  • Piensa porqué aprobabas o reprobabas las materias. Aprender de tus errores cuesta pero es cierto que si te planificas y organizas tu tiempo, estudias y acudes a tus asesores en caso de dudas, tienes mayor probabilidad de éxito.
  • Mientras más preparación y formación tengas, mayores oportunidades de trabajar en aquello que te guste.

¡Es hora de terminar lo que empezaste!

 

 

Comentarios