Compartir
emprendimiento social

De unos años para acá en todos lados se habla de emprendimiento: universidades, medios de comunicación, gobierno federal, publicidad; pareciera que hasta en la sopa se nos habla de ello, quizá el mensaje subliminal es animar a los jóvenes a crear empresas para generar más empleo, donde incluso hay facilidades de financiamiento para las StartUps,  y en general, la idea no es tan mala pues, ante la difícil situación que viven los millenials para encontrar buenos empleos bien remunerados, emprender podría ser la opción.  De acuerdo a la Encuesta Nacional de Egresados, el 28% de los profesionistas mexicanos, son independientes ¿Quién no sueña con tener su propio negocio que sea el siguiente Uber o Airbnb?. Sin embargo, para aquellos jóvenes que no están tan contentos con el capitalismo voraz y buscan una transformación desde las mismas empresas, existe el emprendimiento social.

Lucrar o no lucrar, he ahí el dilema.

Hay una importante pero sutil línea que divide a las Organizaciones No Lucrativas del Emprendimiento Social, pues éste último, si bien, busca obtener ganancias a través de los servicios o productos que proporcione, tiene como prioridades diversos principios éticos, morales o incluso medioambientales. Después de todo, el emprendedor necesita algo de lo que subsistir ¿No es así? De esa manera, el emprendimiento social busca un impacto positivo en la humanidad que se traduzca en resolver una problemática social en específico: salud, movilidad, educación, inclusión laboral y muchos otros.

Así pues, el ecosistema del emprendimiento social en México se compone por seis tipos de actores: aceleradoras e incubadoras, como Socialab; financiadores, como Donadora o AdobeCapital; creadores de redes, como Ashoka; el gobierno, a traés del Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM); y por supuesto, las principales empresas sociales del país, como ¡Échale! A tu casa, que busca que familias sin hogar puedan construir casas a través de la autocosntrucción; Inclúyeme, una bolsa de trabajo para personas con discapacidad o; SalaUno, clínicas de salud visual a bajo costo. Es claro que el ecosistema del emprendimiento social en México está creciendo a pasos gigantes.

¿RSC? ¿O Empresa Social?

Así como hay una sutil diferencia entre las organizaciones sin fines de lucro y las empresas sociales, también existe tal diferencia con las empresas que tienen una Responsabilidad Social Corporativa (RSC). Seguramente has escuchado en algún anuncio sobre empresas con RSC, y en esencia son aquellas que, cuya visión y actuar para generar un impacto positivo en la sociedad se limita a una o varias líneas de acción dentro de sus propios mecanismos de producción y con ello ganan ventaja competitiva frente a otras empresas como en su imagen frente a los consumidores, algunos ejemplos de Empresas con RSC son: Coca-Cola, Cemex, Telmex y Bimbo. En cambio, una empresa social, todas sus líneas de acción giran en torno al cumplimiento de una misión social y sostenible.

Por ejemplo, es ilógico que una empresa con RSC construya escuelas en comunidades rurales, cuando también, sus fábricas contaminan el suelo, aire y agua del campo. O aquellas empresas que hagan donaciones a ONG’s que se dedican a combatir la pobreza cuando los empleados ganan apenas el salario mínimo ¿Entiendes la diferencia?

El área de oportunidad para el emprendimiento social es muy amplio, y cada vez más, los consumidores se preocupan porque los productos o servicios que obtengan de las empresas, sean amigables con el medio ambiente o provengan de una iniciativa social (el lado bueno del legado que dejaron los hípsters), por ello, si deseas más información, seguro que este mapa del ecosistema de emprendimiento social en México te será de mucha utilidad para hacer networking y este breve glosario te ayudará a familiarizarte con algunos términos que se usan mucho en el argot del emprendimiento social.

¡Puedes poner una cadena de comedores comunitarios! ¡Hasta recolectores de agua de lluvia! Sólo hace falta que observes a tu alrededor alguna problemática de la sociedad y encuentres la forma de resolverla. No olvides contestar la Encuesta Nacional de Egresados 2017 y podrás obtener un 2×1 en Cinemex y hasta participar por algún gadget.

Comentarios