Compartir
aprender a ahorrar

No subestimes tu edad, puede que pienses que eres muy joven y el único ahorro que necesitas es para tus próximas vacaciones o para cambiar de outfit, sin embargo, comenzar a formar un capital económico para el futuro es una excelente idea ya que en caso de alguna emergencia estarás respaldado o bien, si en el futuro deseas realizar un viaje, comprar un automóvil, independizarte o simplemente solventar los gastos de tus estudios ese capital te será de mucha ayuda.

Para comenzar a ahorrar no es necesario que tengas un gran sueldo, es más, ni siquiera necesitas tener un empleo formal para iniciar, bastará poner en orden tus finanzas y un poco de sacrificio que a la larga se verá muy bien recompensado. Por ejemplo si aún eres estudiante sigue estos sencillos pasos y más pronto de lo que puedas imaginar te habrás hecho de un ahorro considerable:  

  • Puedes guardar hasta un 30% del dinero que recibes de tus papás o del sueldo en caso de que tengas un trabajo de medio tiempo. Tal vez eso signifique no salir con tus amigos un fin de semana pero después podrás salir de vacaciones o viajar.
  • Planifica, piensa en algo que desees lograr con ese ahorro, así siempre estarás motivado.
  • Gasta sólo en lo necesario, no derroches el dinero en cosas que realmente no necesitarás.
  • Si hoy caminas, mañana conducirás. Caminar en lugar de gastar en transporte es una buena forma de ahorrar, además de que te ejercitas y te desestresas.
  • Si continúas estudiando tienes la oportunidad de generar un ingreso extra al ocupar tu tiempo libre en alguna actividad que te dé alguna remuneración económica.
  • Revisa cuáles son los gastos no primordiales y los gastos hormiga que pueda significar un problema para tu ahorro.
  • Come en casa o lleva tu comida a la escuela para que no gastes en eso, además siempre comerás más sano.
  • Si trabajas y estudias, seguramente tendrás un ingreso fijo, puedes abrir una cuenta de ahorros y comenzar a crear tu capital financiero.

Ahora bien, si terminaste tu estudias y ya comenzaste a trabajar es un buen momento para crear el hábito del ahorro. En muchas ocasiones cuando recibes tu primer sueldo lo que sucede es que lo gastes todo, generalmente en cosas que realmente no necesitas, por eso antes de que suceda lleva a cabo las siguientes recomendaciones y verás cómo tu dinero se multiplica:

    • Busca invertir. Acércate a los expertos para que te asesoren e invierte una parte de tu salario, esto a corto, mediano y largo plazo te dará grandes beneficios.

 

  • No a las tarjetas de crédito. Cuando comienzas a trabajar no es recomendable que adquieras una tarjeta de crédito, es mejor que esperes y evites crear deudas. Cuando tengas tus gastos definidos, un plan financiero y un pequeño capital será el mejor momento de adquirir algún producto que un Banco te ofrezca.  

 

  • Todo con medida. El dinero que recibes a cambio de tu trabajo te lo mereces y es bueno que te premies por ello, tal vez con alguna comida de tu preferencia, una salida con amigos o realizar alguna compra, la clave es no excederse y gastar hasta el último peso, siempre reserva algo para ahorrar.

Espero que estos consejos sean de utilidad y comiences a ahorrar para tu futuro ¡ya! y veas que es más sencillo y satisfactorio de lo que puedas imaginar.

Comentarios