Home Prepárate Comunicación no verbal ¡Domínala!

Comunicación no verbal ¡Domínala!

Visto 1,654
0
SHARE
comunicación no verbal

¿Tus gestos dicen más que mil palabras?

La comunicación deficiente es una de las múltiples fuentes de conflictos entre las personas. ¿Cuántas veces no te has topado con que la manera en la que te comunicaste no fue la adecuada?, ¿malinterpretaron lo que querías decir?, ¿no sabes expresarte correctamente?. Contar con buenas habilidades en el área de la comunicación es fundamental para conseguir éxito como profesionista.

Para cada uno de nosotros la comunicación cumple distintas funciones: permite la transmisión de mensajes, la expresión emocional, ayuda a establecer metas, motiva, etc.

La comunicación puede darse de forma oral, escrita y no verbal. Hoy haremos énfasis en la comunicación no verbal.

La comunicación interpersonal va mucho más allá de la transmisión de un mensaje. Esta incluye mensajes implícitos (a veces intencionalmente y otras no tanto) los cuales son expresados a través de comportamientos no verbales. Entonces, la comunicación que no es expresada verbalmente (a través de las palabras) se le reconoce como comunicación no verbal.

La comunicación no verbal incluye:

  • Los movimientos corporales (cinestesia). Se refiere a la posición y equilibrio de las distintas partes del cuerpo. Por ejemplo los gestos que haces con tus manos al hablar, la forma en que mueves tu cabeza, la manera en que te sientas y cruzas las piernas, etc.
  • La postura y el espacio personal. Cómo te levantas o te sientas, si estás derecho o jorobado, si tus brazos están cruzados o tienes las manos entrelazadas, etc. La cercanía o el espacio personal determina el nivel de intimidad; por ejemplo, mientras más cerca estás de una persona al momento de hablarle, mayor es el nivel de confianza que tienes con ella.
  • Mirada. El contacto con los ojos, mirar firmemente a la otra persona o el tiempo en que dejas tu mirada en ella determina en nivel de confianza y la fiabilidad.
  • Voz. La calidad, el timbre, la intensidad, la velocidad de tus palabras.
  • Las expresiones faciales. Incluyen la sonrisa, el ceño fruncido, la forma en que mueves tus ojos, la manera en que pestañeas.
  • Cambios fisiológicos. Se dan por la combinación del estado físico y anímico. Por ejemplo, te pones nervioso y empiezas a sudar. O te da pena ver a alguien y te pones “rojo de la cara”.

La comunicación no verbal permite:

  • Reforzar o modificar lo que estás diciendo con las palabras. Por ejemplo, a la hora de decir “Si” puedes acompañarlo con el movimiento de tu cabeza para enfatizar que estás de acuerdo con eso. O como cuando le preguntas a alguien cómo está y te contesta “Bien” pero eso lo acompaña con un tono de voz bajo y encogiendo los hombros, está modificando lo que dijo con palabras.
  • Transmitir información acerca de tu estado emocional. Por ejemplo, es probable que cuando te enojas al hablar con alguien dejes de mirarlo a los ojos como símbolo de que ¡estás muy enojado! Y que lo estás ignorando de tal forma que ni siquiera lo volteas a ver.
  • Definir o reforzar la relación entre las personas. El clásico ejemplo de la fila que se hace en el súper o en un banco donde no “te pegas” a las personas que están delante de ti porque no las conoces y no tienes relación con ellas.

¿Cómo mejorar tu comunicación no verbal?

Empieza por poner atención en la comunicación no verbal de las personas con las que convives a diario. Checa esas señales que envías y que recibes y estúdialas para mejorar. Te compartimos esta guía para empezar.

Cuando estés platicando con alguien pon atención en:

Movimientos corporales ¿Su cuerpo está en una posición relajada o más bien se ve como congelado e inmóvil?, ¿sus hombros están relajados o se ven tensos?
Postura y espacio personal ¿Está parado o sentado?, ¿está frente a ti o de lado?, ¿cómo tiene las manos?, ¿está cerca de ti o más bien lejos?
Mirada ¿Te está viendo a los ojos? ¿Te mira a los ojos constantemente cuando habla o su mirada es intensa y todo el tiempo la tiene sobre ti?
Voz ¿Su voz proyecta calidez, confianza e interés?, ¿cómo es el volumen que utiliza al hablar?, ¿es monótono o hace énfasis en lo que dice?
Expresiones faciales ¿Cómo está su cara?, ¿sonríe o más bien es como inexpresivo?. ¿Sus gestos demuestran interés en lo que están hablando?
Cambios fisiológicos ¿Cuál es el tono de su piel al hablar?, ¿hay modificaciones?, ¿se pone rojo en algún momento?, ¿está sudando?, ¿pestañea muchísimo?

Intenta hacer esta evaluación contigo mismo y pon atención en toda tu comunicación no verbal.

 

Comentarios