indispensable_en_el_trabajo

La competencia laboral va en aumento, cada vez más las empresas exigen perfiles más complejos con diversas competencias, actitudes y habilidades que hagan más productivos a sus empleados. Por esa razón no basta con que cumplas con tu horario de trabajo, necesitas ser propositivo e innovador, además de actualizar tus conocimientos constantemente para asegurar tu puesto, posteriormente crecer profesionalmente y volverte indispensable.

Ocúpate en asegurar tu futuro en el trabajo y obtener alguna promoción, pon en práctica los siguientes tips que te ayudarán no sólo a asegurar tu lugar en la empresa, sino también a desarrollarte como profesional.

  • Una actitud positiva es primordial para el éxito. Tu actitud afecta todos los aspectos de tu vida y ayuda a ver oportunidades que antes no conocíamos. Mantener una actitud positiva favorecerá a que disfrutes el trabajo y des mejores resultados.
  • Sé perceptivo a las necesidades de la empresa. No se trata de que trabajes más duro o más horas a la semana, es un tema de compromiso e iniciativa enfocada a las necesidades de la organización. No solamente ofrezcas una solución, debes ser la solución.
  • Adaptación. Las personas que dicen “esa no es mi responsabilidad”, o “no es parte de mi trabajo” sólo muestran poco empatía y disposición de colaborar. En el momento que sea necesario actuar, deberás hacerlo aunque esté fuera de lo que estás acostumbrado.
  • Supera las expectativas. ¿Estás cómodo con las tareas que realizas? Bueno, es tiempo de desafiarte un poco. Seguramente podrás encontrar alguna actividad o tarea que sabes hacer porque la realizaste en otro trabajo, pasantía o en la universidad. Puedes conversar con tu superior y proponerle ayudarlo en eso. Los jefes se fijan en la disposición de sus empleados, así ellos se darán cuenta de que eres una persona que resuelve.
  • Mantente al día, especialmente con la tecnología y últimas tendencias en tu área. Ambas siempre están en constante cambio, por lo que, si estás continuamente aprendiendo, seguirás siendo muy valioso en la empresa.
  • Hacer que el trabajo de tu jefe sea más fácil. Piensa en formas de ayudarle. Esto no solo construye una relación de confianza, también contribuye a incrementar tu valor en la empresa.
  • Demuestra interés por tu formación. Casi todas las empresas tienen programas de capacitación para sus empleados. Toma la iniciativa de ir al área de Recursos Humanos y preguntar qué cursos tienen disponibles para contribuir con tu formación profesional.
  • Sé amable, dispuesto a ayudar a los demás. Busca ser una persona clave, orienta a los demás cuando lo necesiten, a pesar de que ésta no sea tu función. No pierdas la humildad, tu jefe lo apreciará como una contribución al equipo.
  • Estar comprometido. Parecería obvio, pero lo que demuestra si una persona es indispensable o no, es la ética de trabajo y el compromiso con la calidad. Debes ser el mejor en lo que haces.

Nadie es imprescindible, pero si quieres conseguir que tu jefe y la empresa piense dos veces antes de prescindir de tu trabajo, puedes poner en práctica estos consejos y compartirnos tu experiencia.

Comentarios

Artículo anteriorNo te empolves, sigue capacitándote
Artículo siguienteCómo solucionar conflictos laborales
Daniel Gutierrez Larotta
Psicólogo por la Universidad Veracruzana, Maestro en psicología por la UNAM. Líder de opinión y conferencista en temas como: Evaluación del talento, Psicometría, Liderazgo transformacional, Gestión por competencias, Diagnóstico de valores organizacionales, y toma de decisiones estratégicas en RRHH. Director del área de Consultoría de Grupo Human, teniendo bajo su responsabilidad la implementación del modelo de gestión de talento integral KHOR en organizaciones de clase mundial.