Home Trabaja Comunicación Cómo recibir feedback y no morir en el intento

Cómo recibir feedback y no morir en el intento

Visto 5,604
0
SHARE
feedback

Siempre da miedo escuchar lo que la gente piensa de nosotros, por lo que es común que en el área laboral huyamos de ese incómodo momento en el que nos dicen para qué somos buenos (y no tanto). Pero pedir retroalimentación no solo es un paso que todos deberíamos dar, es una muestra de que estamos interesados en mejorar nuestro trabajo y corregir ciertas fallas que tal vez no estábamos enterados que existían. Pero a veces no solo es cuestión de pedir feedback, si no saber qué hacer después de que nos dicen nuestras verdades.

En este post te damos una breve guía para saber cuándo pedir retroalimentación, cómo tomarla y qué hacer con ella.

1. No tengo idea si lo estoy haciendo bien

Si has llegado a este punto, probablemente tus jefes tampoco han tomado cartas en el asunto (cualquiera que sea la razón). Este es el momento de ser proactivo. Si no hay reuniones para ello, pide una. Puedes decir algo como “Quisiera tomar un rato de tu tiempo para que me des retroalimentación sobre el trabajo de los últimos meses” o “Quisiera saber cuál es tu opinión sobre los resultado que estamos teniendo en este proyecto”. Recuerda, en este caso, ya tienes puntos positivos por iniciativa.

Te sugerimos que el espacio de retroalimentación sea cerca del fin de semana. Así podrás absorber las críticas durante tu tiempo libre y empezar con energías renovadas el lunes. Si tu jefe prefiere hacerlo el lunes, entonces es bueno estar preparado mentalmente, y saber que después de esta junta, habrá que hacer cambios inmediatos.

Como freelance, solicitar feedback es algo básico y que debe ser constante. Busca la manera de integrarlo a todas tus reuniones.

2. Ante todo, la calma

Llegó el momento…respira profundo. Ten presente lo siguiente: la empresa u organización siempre querrá que utilicemos todo nuestro potencial, esto significa que siempre encontrarán (sí, eso que te imaginas) “áreas de oportunidad” en las cuales podemos trabajar.

Cuando escuches las críticas correspondientes, o estés leyendo los resultados de tu evaluación, no recibas las palabras como un juicio que reafirma lo bueno o malo que ya pensabas acerca de ti mismo. Al contrario, mantén una mente abierta y una actitud de crecimiento profesional. Aunque es imposible eliminar nuestras emociones, mejor procura pensar en cómo realizarás cambios.

Por ejemplo, imaginemos que te dicen: “Falta generar contenido más variado, está empezando a parecer lo mismo”. Si tú eres el creador de dicho contenido, debes saber que tu jefe está ahí para denotar los aspectos que quizá tú has dejado pasar desapercibidos al estar tan metido en lo que haces. Vuelve sobre tus pasos.

Antes de terminar, es tu turno de hablar. Lo que te digan podría ser muy vago. Algunas preguntas válidas de acuerdo a Fast Company son:

–        ¿A qué te refieres exactamente con este punto?

–        ¿Qué te llevó a decir o pensar eso?

–        ¿Qué consideras que debería hacer diferente?

–        ¿Qué acción de mi parte haría la diferencia?

Enfócalas en el trabajo y no en ti. Así, al final podrás decidir si el mensaje fue útil o si lo puedes desechar. Por cierto, siempre da las gracias al terminar. Del otro lado, los jefes o clientes están buscando la mejor manera transmitir sus ideas.

3. Manos a la obra

Si prestamos atención, la parte más difícil no es escuchar las críticas (a menos que hayan sido excesivamente duras y en frente de todo el equipo, lo que no es muy profesional). Es saber qué hacer con ellas. ¿Te ha pasado que después de un mes de haber recibido retroalimentación las cosas se sienten igual?

Si te quedaron dudas, o te sentías muy abrumado durante la junta de feedback, siempre puedes solicitar otra reunión donde platiquen a fondo sobre específicos. A mi me sirve darme un tiempo (breve) para pensar, y luego regresar con alguna propuesta que solucione ese particular tema que no está funcionando. De esta manera, sé si entendí dónde estaba el problema, y si mi idea está bien encaminada.

Para ahondar más en esto, te recomendamos el libro de Sheila Heen. Thanks for the feedback: the Science and Arte of Receiving Feedback http://www.amazon.com/Thanks-Feedback-Science-Receiving-Well/dp/0670014664

Comentarios