Compartir
cómo pedir un aumento

Seguro ha pasado alguna vez por tu cabeza pedir un aumento. Sabemos que no es nada fácil; quieres más dinero pero no sabes cómo pedirlo. Todo es cuestión de saber negociar. Antes de solicitarlo debes saber claramente qué quieres y cómo será la manera de plantearlo. Mucha gente difiere en si el momento correcto es tras una evaluación o antes de esta.

Más que buscar el momento idóneo, aquí van 6 consejos sobre cómo lograr que esta conversación no se vuelva un tormento:

 1. Tira alto

Pide más de lo que la gente está dispuesta a aceptar. Aunque tu jefe tenga un número en mente, es probable que ponga las dos cifras en la mesa, las piense, haga cálculos, y tal vez deje un numero resultado del promedio. A mucha gente le da pena verse ambiciosa con lo que pide, pero está claro que al momento de negociar, la contraparte siempre se baja un poco de la oferta inicial.

2. Deja fuera lo personal

Tu salario debería estar determinado por la eficiencia, no en cuánto dinero necesitas para cuestiones personales. Si estás atravesando momentos difíciles financieramente, te recomiendo no mezclar este discurso con las razones del aumento. Habla de manera profesional sobre tus logros y el valor que brindas a la empresa.

 3. Trabaja luego pide

No es buena idea pedir un aumento si no has demostrado buenos resultados. Haz una lista de todos los pendientes que tienes, mails por responder, proyectos que no sacaste adelante y cosas olvidadas. Será mejor que los termines antes de que tu jefe te recuerde que los hagas. Se trata de tener el expediente impecable al momento de solicitarlo.

4. Vende no ruegues

Enfócate en vender, no en rogar. No hay nadie mejor para enlistar cada contribución que has hecho en la empresa que tú. Tu jefe no puede recordar cada cosa que hace la gente de su equipo, así que, recuérdaselo. Crea una lista con lo más importante que lograste y sácalo a relucir para crear el mayor impacto posible. La gente adquiere aumentos salariales por agregar valor, así que en vez de rogar un aumento porque lo necesitas, explica por qué lo mereces.

5. Investiga cuánto vales

No puedes pedir lo que no sabes. Si no sabes lo que mereces terminarás pidiendo algo o muy bajo, o bastante excesivo. Investiga cómo está el mercado, los sueldos, habla con algunos amigos en compañías distintas. Haz tu estudio de mercado para demostrar que no percibes el sueldo de los que están en la industria y en tu posición. Investiga el rango de salarios para tu puesto dados los años de estudio, nivel educacional, carrera y aptitudes requeridas para el puesto.

6. ¿Son ellos más que yo?

Esto es negativo y poco ético. Hablar del sueldo de tus compañeros te hace ver mal. Ya sea que te lo hayan contado o lo hayas descubierto, quedarías fatal. Es una manera no muy elegante de compararte con tus compañeros, y darás a entender que tu métrica es lo que otros hacen, y no lo que puedes demostrar.

Mucha suerte y ¡cuéntanos si lo lograste!

Comentarios