Compartir
estrategia digital

¿Te encargaron hacer una estrategia digital y no sabes por dónde empezar? Chécate los cuatro pasos básicos

A mayor alcance y desarrollo del Internet, mayor es la cantidad de contenidos y de acceso a la información. Investigar o conocer algo ha dejado de ser una tarea que consistía en clavarte en una enciclopedia o en un periódico. Ahora simplemente googleas lo que estás interesado en conocer y de inmediato tienes miles de fuentes de información a tu alcance.

Ofrecer contenido de calidad, junto con información seria y datos, es una manera de llegar a la gente o a tus posibles clientes y consumidores. Para poder ofrecer estos contenidos de calidad es necesario que hagas una pequeña investigación junto con una buena estrategia digital de marketing de contenidos. ¿Cómo hacerla?

El marketing de contenidos es un conjunto de estrategias que van orientadas a buscar, desarrollar y entregar contenidos a los usuarios y seguidores de una marca con el fin no sólo de generar tráfico, sino de crear empatía y discusiones alrededor de las propuestas de la marca o dicho en otras palabras: generar confianza y credibilidad en nuestra marca.

Si eres principiante en este tema o en tu trabajo te están pidiendo generar esta estrategia digital, toma en cuenta los siguientes cuatro pasos:

  1. Define tus objetivos. Pregúntate ¿qué es lo que quieres conseguir a través de tu estrategia de marketing?. Mientras más clara tengas esta respuesta, será más fácil conseguir los resultados. Muchas veces creemos que lanzar una estrategia de este tipo nos va a solucionar todos nuestros problemas en el negocio. Y puede ser que sí, pero si no tienes claro hacia dónde quieres ir y qué es lo que quieres conseguir ese resultado será más difícil de conseguir. Algunas respuestas que tal vez te ayuden a pensar: quieres generar prospectos o posibles clientes, quieres posicionar mejor la marca con tu público, quieres llegar a nuevos mercados, quieres vender más, quieres tener una comunidad de usuarios, etc. Una respuesta no es mejor que la otra, simplemente es tener claridad para poder trabajar con miras a esos objetivos.

Una vez que tengas esa respuesta, cuantifícala. Es decir, ponle números y objetivos para poder medir tu estrategia y saber si la manera en cómo estás haciendo las cosas funciona o no. Por ejemplo, si tu objetivo fuera conseguir prospectos para tus ventas, puedes ser mucho más específico cuantificando eso. ¿Cómo? Diciendo algo así: “Quiero conseguir mínimo 50 nuevos prospectos de clientes para que en la época navideña pueda hacer que por lo menos 5 de esos 50 me compren productos”.

  1. Define tu target. La palabra inglesa “target” aplicada al marketing se refiere al público objetivo que va a tener tu estrategia. ¿A quién te estás dirigiendo?, ¿cuáles son sus gustos?, ¿cuáles son sus costumbres?, ¿cuál es su estilo de vida?, ¿dónde están ubicados?, ¿qué otros rasgos demográficos son importantes?, ¿cuál es la relación de tu público con el Internet o los medios digitales? El conocimiento de tu mercado y de tu público es fundamental y eso debe guiar tus decisiones en cuanto a la estrategia.

Una vez que tengas claro quién es tu target necesitas a) decidir qué formato de contenido se adapta mejor a sus características. ¿Qué formatos vas a usar para hacerles llegar tu estrategia? Artículos, un blog, videos, infografías, memes, etc. Y b) decidir cuál es el medio por donde vas a distribuir estos contenidos. ¿Por Facebook, por una página web, por una app?

  1. Define un calendario. Una vez que tienes tus objetivos y conoces a tu público, es momento de planificar los contenidos que vas a utilizar y sobretodo ¡ponerle fecha!, o sea, cuándo los vas a estar publicando. Lo ideal es tener un calendario para ponerlo todo ahí y que sea fácil de seguir y cumplir. Si trabajas con varias personas, es una buena idea que este calendario lo tengan en un lugar visible y de fácil acceso. En él pondrán todos los detalles de la planificación: tipo de publicación, tema, título, fecha y hora de publicación, a quién le toca realizarla, canales por donde lo van a publicar y cualquier otro dato que sea importante. Trata de utilizar todos los canales que tengas a tu alance y que sean adecuados para el mensaje que quieres compartir.

4. Mide los resultados. Toda estrategia necesita ser cuantificable a través de indicadores de éxito o métricas.

  • Métricas de consumo y alcance: indican si el target está teniendo contacto con el contenido que creaste y qué alcance tiene a través de la campaña. Por ejemplo: visitas a un sitio web, tráfico en el sitio web, clics que da el usuario en el sitio web, tiempo que permanece en él, número de veces que se comparte algo en redes, interacción, etc.
  • Métricas de negocio: son las que cuantifican el número de acciones o conversiones que generaste a través de la estrategia. Por ejemplo: número de prospectos, número de clientes nuevos, impacto en las ventas, etc.

Si no haces esto y no le das seguimiento a tu estrategia, nunca sabrás si te acercaste bastante o quedaste muy lejos de cumplir tus objetivos. En esta etapa podrías tener dos resultados de manera general: darte cuenta de que tu estrategia SI dio resultados o darte cuenta de que tu estrategia NO está siendo efectiva. Con los datos que obtengas, sabrás qué es lo que puedes hacer para redefinirla y ¡volverlo a intentar!

No pierdas la paciencia, una estrategia digital a veces no realiza cambios de la noche a la mañana. Es importante que le des seguimiento y que trabajes en ella. ¡Mucha suerte!

Comentarios