Extracurriculares

Extracurriculares

¿Qué es la programación neurolingüística? (PNL)

programación neurolingüística
Fuente de la imagen: Shutterstock www.shutterstock.com

¿Quieres conocerte más a ti mismo y a los demás? ¿Quisieras tomar decisiones más efectivamente? ¿Te gustaría mejorar tus relaciones familiares y laborales? ¿Hay actitudes tuyas que te molestan o te gustaría cambiar? Todo esto lo puedes hacerlo a través de la práctica de la programación neurolingüística (PNL).

¿Qué es la PNL?

Es una estrategia de comunicación, desarrollo personal y psicoterapia, creada por Richard Bandler y John Grinder en California (Estados Unidos), en la década de 1970. La PNL sostiene que nuestros patrones de comportamiento aprendidos a través de la experiencia (programación) están relacionados con nuestros procesos neurológicos (neuro) y el lenguaje (lingüística).

En pocas palabras, a través del el lenguaje podemos reprogramarnos, es decir cambiar nuestros patrones de comportamiento.

Pero, ¿para qué nos sirve reprogramarnos?

Si cambiamos nuestras actitudes repetitivas nocivas por unas mejores, evitaremos por ejemplo (si fuese el caso), reaccionar de forma agresiva o demasiado sentimental en algún tipo de crisis económica o personal, vencer el miedo a tomar decisiones importantes o de riesgo o cambiar los pensamientos que te bajan el autoestima o te hacen creer que eres incapaz de lograr un objetivo, por decir algunos.

Casi cualquier limitación propia, desde el punto de vista de la PNL, se puede vencer. Sólo basta seguir una serie de pasos sencillos. La clave está en ser disciplinado y practicarlos hasta comenzar a ver resultados.

El siguiente ejercicio, es un probadita de la PNL en acción. Es sencillo, útil y efectivo. Te hará sentir muy bien. ¡Practícalo todas las veces que quieras!

Desarrollo de la Autoestima

1. Haz una imagen mental de ti mismo. ¿Cómo es la imagen? (Fuerte, débil, grande, pequeña, con o sin movimiento, brillante, obscura, etc.) En resumen: ¿es positiva o negativa?

2. Elimina lo negativo. Por ejemplo, si ves una imagen de ti mismo como una persona que no logra metas, cámbiala. Si tu imagen física no es la que tú quieres, ajústala y así sucesivamente de tal manera que la imagen represente tus puntos fuertes y tus mejores habilidades. Visualízate como cuando has logrado una meta que habías deseado mucho.

3. Hazle cambios a la imagen que sean muy atractivos y motivadores para ti. Hazla grande, brillante, con movimiento. Agrega todo aquello que la haga más atractiva y que te estimule a actuar. Puedes probar e ir haciendo ajustes, hasta que te sientas satisfecho.

4. Ahora visualiza esa imagen fuerte y poderosa de ti mismo y ponla en un contexto en el que te sientas temeroso o en una situación que te cause conflicto emocional. Con esa sensación de poder, de seguridad y fortaleza, enfrenta la situación crítica y redúcela a su mínima expresión hasta desaparecerla. ¡Tú sigues siendo quien tiene el control!

Con este ejercicio, lograrás algo que en PNL se conoce como “colapso de anclas”, es decir, dejar caer o deshacerte de aquellas cosas que te generan conflicto. Te recomendamos que practiques este ejercicio y en poco tiempo podrás ver resultados positivos. Lo importante es ser constante.

Puede ser que el cambio que buscas esté a la vuelta de la esquina. Todo depende de ti. ¡Cuéntanos cómo te va!

 

Cómo evitar ser un NiNi

nini

Según el INEGI, el término NiNi es una traducción de la voz NEET o Neet (Not in Employment Education or Training) utilizado por primera vez en 1999 en Gran Bretaña. Reemplazó a partir de ese momento al término Status Zer0 que, en realidad, tenía la misma connotación. De acuerdo con la UNAM, en México hay 7 millones de jóvenes que no estudian ni trabajan. Está demostrado, según la OCDE, que si una persona se mantiene desempleada por un cierto tiempo y tampoco se redirige hacia la educación corre el riesgo de caer no sólo en desempleo crónico, sino que las competencias que habrá adquirido en la educación tienden a perderse.

Consejos para tu futuro profesional

  1. Muchos jóvenes comienzan a buscar trabajo hasta que salen de la universidad. Algo muy importante es comenzar pronto. Es decir, ya sea remunerado o no, la opción es que comiences a experimentar. Puede ser desde organizar fiestas de la escuela o trabajar en la empresa de tu papá o dando servicio al cliente aunque sea en una empresa pequeña. Esto te ayudará a podrás (1) desarrollar habilidades “duras” y “suaves”; (2) obtener conocimientos de la industria; (3) hacer contactos y relaciones y (4) adquirir experiencia.
  2. Encuentra un nicho. Si ya saliste de la carrera y estás experimentando en tu primer empleo, es mejor que comiences a enfocarte en identificar una necesidad no cubierta en el mercado. ¿Qué está buscando el mercado? ¿Cuáles son las habilidades más difíciles de encontrar y las que más necesitan las empresas?
  3. Busca un trabajo que te guste. Experimenta en la universidad. Toma cursos, talleres, haz deporte, forma equipos y métete a todo tipo de clases complementarias. Así podrás saber si algo realmente te gusta, si eres bueno para eso, o si de plano no te late.
  4. Sigue aprendiendo. Nunca dejes de tomar cursos. Aprende o perfecciona un idioma. Toma cursos en línea. Capacítate en nuevas tendencias según tu carrera. Toma clases de foto, cursos de redacción o corrección de estilo, clases de cocina o pintura. Aunque no lo creas, inclusive los cursos que parecen hobby pueden servirte para una lluvia de ideas o algún proyecto.
  5. Trabaja en equipo. Los reclutadores afirman que pueden descartar a un candidato en la etapa final de una entrevista si éste no sabe trabajar en equipo. Ser engreído o no tener habilidades sociales puede complicarte mucho el obtener empleo. Por eso es importante saber trabajar con los demás.

Primero que nada, ¿vale la pena estudiar una carrera?

Sí, a pesar de que el desempleo es más alto para quienes alcanzan este nivel educativo respecto a niveles inferiores (4.6% para educación superior y 3.5% para educación media superior), en promedio un profesionista gana 75% más que una persona con estudios de preparatoria. El sueldo promedio de un profesionista en México es de $10 mil pesos. Ahora, de entre todos los profesionistas es importante decir que aquellos entre 25 y 34 años son los más afectados por el desempleo, con una tasa de 6.7%.

¿Por qué los jóvenes profesionistas no consiguen empleo?

El aumento de la matrícula universitaria ha sido significativo en los últimos años, pero no así la calidad educativa de la misma, ni su vinculación con lo que las empresas requieren de un joven profesionista. En la Encuesta de Competencias Profesionales nos dimos cuenta que el 26% de las empresas han dejado vacantes para jóvenes profesionistas sin cubrir. En 9 de cada 10 ocasiones esto es porque los candidatos carecen de las competencias que se requieren para el puesto. Es decir, ya no es sólo el título o grado que tengas, hoy el mundo te va a premiar profesionalmente por lo que sabes hacer. Claramente no hay un sólo camino, pero para tomar las mejores decisiones en momentos trascendentales necesitas información confiable.

¿Cuáles serán las competencias más importantes para un profesionista en el futuro?

Si bien eso varía de acuerdo al área profesional y es difícil asegurar qué habilidades nuevas se requerirán, hay estudios que a partir de las condiciones esperadas de vida en el futuro asumen que las personas deberán desarrollar ciertas competencias para mantenerse competitivos laboralmente. De acuerdo al reporte Future Work Skills 2020 algunas de ellas para los próximos cinco años son:

-Capacidad de sintetizar y analizar información

-Inteligencia social

-Pensamiento adaptativo

-Competencias interculturales

-Alfabetización en nuevos medios

-Mentalidad de diseño

-Colaboración virtual.

¿Por qué te rechazan las empresas?

Según la Encuesta de Competencias Profesionales 2014, las razones por las que los jóvenes son rechazados por las empresa son:

  1. Falta de experiencia laboral (27.6%)
  2. No se sabe vender (14.03%)
  3. Bajos niveles de escolaridad (13.83%)
  4. Aspiraciones salariales muy altas (13.03%)
  5. Falta de habilidades sociales (11.02%)
  6. Falta de conocimientos técnicos específicos ( 9.02%)
  7. Mala imagen (6.01%)
  8. Falta de cultura general (4.41%)
  9. Adaptación al trabajo (0.8%)
  10. Irresponsabilidad (0.2)

#ocúpate y anímate a no ser un NiNi



Seis cosas que te conviene hacer en la Universidad

Seis cosas que te conviene hacer en la Universidad
Fuente de la imagen: Shutterstock www.shutterstock.com

Los años que pasarás en una institución de educación superior te podrán dar muchas cosas, tales como aprendizaje, amigos, experiencias de vida, oportunidades de desarrollo y más. Sin embargo, porque uno de los objetivos más importantes de tu formación será el ingreso exitoso al mercado laboral, en Profesionistas creemos que tu estancia en la universidad debe darte una de las mejores experiencias de tu vida. Te compartimos seis cosas que te conviene hacer en la Universidad para conseguir el trabajo de tus sueños o crear el tuyo.

  1. Iniciativa. Existe muy poca vinculación entre las universidades y las empresas. Por lo tanto, tendrás que mostrar mucha iniciativa en contactar empresas (o sitios de trabajo que te atraigan), directivos y profesionistas “allá afuera”, y en conseguir tus propias prácticas profesionales. No puedes dejar esto nada más en manos de tu universidad.
  2. Recomendaciones. Las recomendaciones sigue siendo muy importantes para que los universitarios consigan trabajo. Pueden venir no sólo de amigos o familiares, sino también de profesores. ¡Procúralos!
  3. Experiencia. Sabemos que es un “círculo vicioso”, pero para las empresas, la principal razón por la que no contratan jóvenes es su falta de experiencia. ¡Más armas para que busques prácticas profesionales y oportunidades de empleo tan temprano como puedas en tu carrera!
  4. Administración. Asegúrate de llevar una o varias materias que te den conocimientos básicos de administración si quieres una carrera distinta a administración y contabilidad. No importa si tu área es tecnológica, jurídica o cualquiera otra; nociones básicas de gestión se requieren en todo tipo de empresas y áreas.
  5. Síntesis, redacción e idioma. Para todas las carreras, técnicas y no-técnicas, desarrolla habilidades fuertes en síntesis de información y redacción. La correcta comunicación en español e inglés es también -¡aunque no lo creas!- una competencia escasa e importante.
  6. Liderazgo y emprendedurismo. Dos competencias muy cotizadas son liderazgo y emprendedurismo (poder detectar oportunidades e iniciar proyectos, aunque sea al interior de una empresa). Desarróllalas mediante actividades extracurriculares y trabajo en equipo, sobre todo.

#ocúpate y ¡no pierdas el tiempo! ¡Cuéntanos cómo te va!

 

Ser voluntario en TECHO

Ya hemos escrito antes sobre cómo hacer voluntariado puede ser útil para adquirir habilidades e, incluso, para conseguir empleo. Así que en esta ocasión nos pondremos prácticos y te compartiremos cómo es ser voluntario en TECHO, una organización fundada en Chile y que actualmente opera en 19 países de Latinoamérica y el Caribe, incluido México, con el objetivo de superar la pobreza en asentamientos irregulares a través del desarrollo comunitario. Sí, son famosos por guiar la construcción de viviendas de emergencia entre voluntarios y pobladores, pero su modelo de intervención es en realidad más amplio que eso. Aquí un video con su explicación.

Decidí escribir sobre el voluntariado en TECHO porque en el último año escuché a un par de voluntarios genuinamente contentos de haber participado. La razón principal es que, a diferencia de otros lugares, en TECHO sienten que están participando, haciendo algo útil y no sólo realizando actividades para pasar el tiempo. En resumen, están ayudando, pero al mismo tiempo están aprendiendo y hasta pasándola bien.

Queda claro que en un programa de esta naturaleza ambas partes ganan. La institución porque logra llevar a cabo su misión gracias a un grupo de jóvenes súper participativos e involucrados con la causa. Y, por otro lado, los voluntarios desarrollan toda clase de habilidades útiles para su vida estudiantil y profesional: empatía, entendimiento de otras culturas, resolución de problemas, trabajo en equipo y sentido de responsabilidad.

TECHO tiene dos tipos de voluntariado: por proyecto, dirigido a estudiantes de últimos semestres que desempeñan actividades por un tiempo determinado en las oficinas de la organización, ejemplo, ahorita están buscando diseñadores y community manager, es decir, algo muy cercano a una práctica profesional o un internship (gran forma de adquirir experiencia profesional); y por actividad única, dirigido a personas que se quieren comprometer a ayudar por sólo un evento, como la construcción de un hogar, escuchar en una comunidad, hacer colectas o apoyar en foros. Aquí te puedes inscribir a las siguientes construcciones.

Si bien invitan a que cualquier se inscriba como voluntario, el perfil que buscan son personas menores de 30 años. Es importante que lo consideres ya que, para muchos, participar en actividades de voluntariado es una extraordinaria oportunidad de conocer personas nuevas, en el caso de TECHO estarías conociendo personas fundamentalmente jóvenes. Si quieres conocer más de ellos, aquí la página web de México y su canal de YouTube. Y te dejó aquí un video sobre una de las comunidades que apoyan.

Lo Más Leído

Construye tu futuro

Desde que eras pequeño seguro todo el mundo te decía qué hacer, qué estudiar, a qué dedicarte para ser exitoso en la vida, sin...

Redes Sociales

9,068SeguidoresSeguir