Compartir
jefes de terror

Peor que el Metro Pantitlán a las 7 de la mañana o cuando se cae el internet en la oficina, el mes del miedo tiene un oscuro y profundo as bajo la manga capaz de producir pesadillas hasta el día de navidad. Si crees haber sobrevivido al viernes 13, prepárate, porque lo único peor que Jason persiguiéndote con un machete, sería llegar el lunes al trabajo y encontrarte con que has sido asignado a un nuevo jefe: el peor miedo de cualquier oficinista. Por ello, esta lista de jefes de terror sacada de las mentes de maestros del miedo como Stephen King o George A. Romero, hará que se te erice la piel.

Drácula

Lo podrás reconocer cuando te llame a su oficina y la única iluminación sea una pequeña lámpara de pie; de inmediato comenzará a pedirte más y más cosas, mandarte correos sin cesar y pedirte que te quedes tiempo extra diariamente. No solamente succionará tu energía, sino también tu vida social y familiar pues para él, sino cumples con todo lo que te pide, no estás realmente comprometido con la visión de la empresa. ¡Y cuidado con llevar tus tuppers de comida condimentada con ajo!

La momia

Tantas arrugas y demasiada colonia de Sanborns delatarán la presencia de que tu jefe es una momia, el peor enemigo de los millenials. No solamente se reusará a usar nuevas tecnologías y desechará cualquier idea que quieras aportar, sino que también comenzará a derribar los beneficios como el internet en la oficina o la tolerancia de 15 minutos para conservar el bono de productividad. Podría llegar también a reemplazar las computadoras con máquinas de escribir y si te cacha usando el celular en el baño serás despedido.

El hombre lobo

Una paradoja andante que, por lo general, se disfraza de buena persona y chance hasta se vuelve tu amigo. Como norteño, es aficionado a la carne asada y acérrimo rival de las ensaladas; peludamente atractivo que roba suspiros por toda la oficina con sus ojos que te verán mejor y profundamente. Pero sólo estará esperando el momento en que cometas un error y se convertirá en una bestia dispuesta a destruirte. Lo mejor será que no te quedes trabajando hasta tarde durante la luna llena o podrías convertirte en la abuelita.

La cosa del otro mundo

Una forma de vida extraterrestre y uno de los jefes más peligrosos de la lista. Aparece en forma de un antiguo compañero de trabajo tuyo que acaban de ascender, puede que lo pienses inofensivo y buena onda, pero cuando menos te lo esperes, mostrará sus fauces trilladoras y devorará tu ser. No te fíes de él y aléjate lo más que puedas, cualquiera de tus compañeros puede ser la cosa del otro mundo…disfrazado.

Chucky

No solamente tiene cara de niño, sino que hasta podría ser más joven que tú. Fue ascendido sólo porque tiene 5 minutos más de experiencia que tú, además de que su papá es el director o gerente de la empresa, pero no te confíes, este muñeco diabólico no dudará al tratar de perseguirte por los pasillos de la oficina con un cuchillo, esperando el momento perfecto para asesinarte. Y no importa lo que hagas, podrás correr, pero no esconderte. Las baterías no están incluidas, no las necesita de cualquier manera.

El payaso bailarín

Emparentado con el payaso más famoso de todos y proveniente de alguna coladera en el poblado de Derry, si éste individuo se convierte en tu nuevo jefe entonces prepárate porque utilizará tus peores pesadillas para aterrorizarte y luego acabar contigo: enviar correos el viernes por la noche; mandarte mensajes los sábados por la mañana; desaparecer el bono de productividad y cancelar la cena de fin de año y no hay nada que ni tu ni tus compañeros de oficina puedan hacer ¿O sí? Por lo menos tendrás que fingir que sus chistes son graciosos ¡Tú también vas a flotar, querido profesionista!

El asesino en serie

Clásico que cuando llega un nuevo jefe, los quiere matar a todos. Típica escena de película de terror con los personajes estereotipados de tus compañeros, pero evidentemente tú eres el protagonista de la película, entonces tu sobrevivirás, bueno más o menos. Después de la masacre, su cuchillo ya te ha pasado factura y estás desangrándote y luchando por sobrevivir, mientras tanto, él te persigue con una sonrisa en su rostro, muy seguro de que consumará su lista de asesinatos, pero entonces juntas todo el valor que puedes, te levantas y lo miras a los ojos, llenas todo tu bronco pecho aunque sabes que será inútil, pero no te puedes quedar con las ganas y con el último aliento de vida le dices: “Nos vemos en la junta de conciliación”.

¿Has sobrevivido a algún otro jefe de terror? ¿Cuál fue y cómo le hiciste? Déjanos tu comentario.

Comentarios