17 errores al buscar trabajo sin estrategia

17 errores al buscar trabajo sin estrategia

Cuando las personas no definen una estrategia real de búsqueda de empleo cometen muchos de los siguientes errores.

COMPARTIR

Buscar empleo tal vez sea una actividad común y recurrente para algunas personas, pero generalmente no se realiza mediante una estrategia, sino como acciones aisladas que no conducen al mejor resultado.

El ser humano elige considerar a ésta búsqueda como algo estresante (negativo) o como un reto (positivo). ¿Qué hay de diferencia entre estar en el punto negativo y en el positivo? Varios autores y reclutadores aseguran que esto radica en tener o no una estrategia de colocación laboral. Tener una estrategia permite a las personas colocarse en un empleo que les apasiona y que les reditúa no sólo en lo económico, sino también que complementa todas sus demás esferas de lo humano (espiritual, familia, amistad, profesional, etc).

Cuando las personas no definen una estrategia real de búsqueda de empleo cometen muchos de los siguientes errores:

1. Tomar cualquier empleo que se ponga enfrente- La desesperación muchas ocasiones controla a la persona y sobre todo por cuestiones económicas toma la primer actividad que se le presenta.

2. No definir búsqueda con base en su perfil- Para ser el mejor en algo, debemos tener esas competencias y habilidades, la pasión que te lleve a ese punto. Buscar empleo sin ligarlo a quién eres o qué buscas, es un gran error.

3. Tener un Currículum tradicional- Recuerda que tu currículum es tu carta de presentación.. Presentar un CV de formato convencional te hace ver como uno más de los que envían, recuerda que el CV puede ser tu llave o tu candado a ese empleo. Sugiero no utilizar formatos que ya la mayoría utiliza, sino que tu mismo logres destacar lo mejor de ti en tu redacción, o en tu acomodo, etc. Por lo general los currículos tradicionales no incluyen puntos relevantes como: Manejo de redes, software que manejas, competencias desarrolladas, valores, etc.

4. Considerar que únicamente puedes trabajar en algo en lo que tienes experiencia: El mercado laboral está cambiando, por lo que la experiencia e incluso los estudios no lo serán todo, serán primordiales los valores y las competencias, por lo que puedes definir tu perfil a partir de competencias, no sólo de experiencia o estudios.

5. No generar relaciones públicas- El networking es una estrategia que te permite ser visto o conocido por otros en tus múltiples facetas de vida, no sólo lo laboral, por lo que las relaciones públicas serán fundamentales para que logres una colocación satisfactoria.

6. Creer que empleo sólo existe en las vacantes que se publican en diversos medios- Muchas personas basan sus búsquedas de empleo a partir de la información que las empresas lanzan al exterior a través de bolsas de trabajo, clasificados, etc. Sugiero incluso, si tienes ubicado un lugar donde te gustaría laborar, seguirlo por redes, hacerte presente en eventos y en algún momento mostrar tu interés para integrarte. ¡Aunque no haya vacante!

7. Creer que el tiempo de desempleo es sólo para descansar- El tiempo de desempleo si bien puede ser tomado para descansar un poco, también deberás utilizarlo para invertirlo y prepararte para ese puesto que deseas. Imagina que buscas empleo en el que por lo general te solicitan alto nivel de inglés y no lo estudias, y además comentas que “no tienes suerte porque nunca te contratan”.

8. Olvidar teléfono, correo, redes, etc- Los medios serán de vital importancia para que, después de haber enviado tu CV, los reclutadores se pongan en contacto contigo, pero si no lees correos, ni contestas teléfonos o mensajes en redes, posiblemente se te escaparán varias oportunidades.

9. Agendar cita para entrevista y no presentarte- Entre reclutadores comentamos esta recurrente práctica. Agendas cita para que te entrevisten en una empresa y al final eliges no ir. Es válido retractarse, pero también es válido llamar para cancelar.

10. Tener un bajo nivel de autoconocimiento- En entrevista no sólo los reclutadores revisarán tu currículum, también desearán saber tus capacidades y áreas de oportunidad. Recuerda que es un momento crucial para que “te vendas”, si no tienes ese material denominado autoconocimiento, será imposible venderte o incluso, terminarás vendiendo una persona que no eres tú.

11. Creer que el entrevistador es quien únicamente pregunta- Es una realidad que en las entrevistas de trabajo será necesario que tú también hagas preguntas sobre horarios, sueldo, prestaciones, actividades y demás puntos que consideres importantes para tomar la decisión. Recuerda que no sólo ellos eligen a su candidato ideal, tú también eliges a tu empresa ideal.

12. Vístete para el empleo que deseas- La imagen es algo útil en la cuestión laboral, pero en este punto no hablaré de ello, sino de estar listo en esos días de búsqueda, para que, en caso de que te marquen para alguna entrevista puedas estar casi listo al momento, es decir, bañarte temprano, tener tu ropa limpia y dispuesta, tener agenda que permita hacer algunos movimientos en caso de ser necesario.

13. Creer que tus redes sociales sólo son para cuestiones personales– Cada vez más reclutadores realizan búsquedas en redes sociales por múltiples cuestiones: Identificar algún perfil interesante, contactar a alguna persona, valorar el comportamiento social que tienen los candidatos, etc.

14. No saber escuchar o leer: En este proceso de comunicación entre tú y el entrevistador, debes, además de saber expresarte tanto verbal como no verbal, saber leer y escuchar. Si te mandan algún correo, procura leerlo con calma, y si te queda alguna duda, ponte en contacto y aclara. Así mismo, cuando recibas llamada o estés en entrevista, no interrumpas y permítete escuchar al otro, también tiene información que puede ser de utilidad.

 

15. Hablar mal de tu jefe o trabajo anterior: Recuerda que es válido comentar que no llevabas una buena relación o que el ambiente ya no te era grato, eso es ser asertivo, en caso de que así te hayas sentido. Pero eso no es lo mismo a llegar a hablar mal de tus anteriores experiencias, recuerda que el que habla mal de el otro, puede hablar mal de cualquiera.

16. Renunciar a tu trabajo anterior sin anticipación: Dependiendo del tipo de puesto los días para hacer entrega y por ende, para renunciar, pueden variar, pero generalmente no debería ser menor a una semana laboral. Negocia con la nueva contratante para que te permita hacer las entregas correctas, esto también dará una buena imagen de ti.

17. Mentir para agradar: Si mientes con la intención de “encajar” en el puesto, posiblemente logres entrar, pero a la larga, tú serías el más afectado, tanto porque tu reputación en cuestión de honestidad quedaría mal y porque estás forzando tener un puesto que posiblemente al final del día no será de tu agrado, ya que no tienes el perfil o experiencia necesaria.

Si evitas estos errores, podrás tener mejores resultados en tu proceso de búsqueda laboral.



SIN COMENTARIOS